| 11/24/2016 12:00:00 AM

¿Se avecina un revolcón en el mercado de la distribución de combustibles?

El negocio entre Copec y ExxonMobil abre las puertas a un inminente revolcón en el segmento de la distribución de combustibles y aditivos para carros. ¿Hasta dónde llegará la movida?

La noticia sobre la venta de los negocios de distribución de combustibles de ExxonMobil en el país estaba cantada. El data room para el negocio llevaba abierto 4 o 5 meses y desde entonces se planeaba una negociación integral, que finalmente se dio con la chilena Copec –máxima accionista de Terpel, que tiene cerca de la mitad del mercado en Colombia–. Así que en el sector la noticia no resultó sorpresiva.

Lo que sí parece inminente es un revolcón adicional en este mercado que durante los últimos años ha sufrido cambios radicales, pues muchas compañías se han venido consolidando. Si bien Copec solo se quedará con el negocio de lubricantes, pues por razones de competencia y posición de mercado necesitará vender las más de 800 estaciones a través de las cuales ExxonMobil realizaba la distribución minorista de combustibles, es claro que el negocio será una de las movidas más grandes de los últimos años, pues justamente lo que queda pendiente es vender casi 16% de las estaciones de servicio en todo el país.

¿Cuáles son las implicaciones de esta movida? Lo primero que hay que decir es que la decisión de ExxonMobil de salir, tanto de su negocio de lubricantes como del de distribución de combustibles tiene sentido con la tendencia mundial de reestructuración en la industria petrolera. La caída en los precios de los combustibles ha llevado a las grandes petroleras a concentrarse en su core de negocios; esto es, la producción de crudo. Las grandes compañías han sufrido un golpe en su flujo de caja por cuenta de la caída en los precios del petróleo. Así que la decisión que han adoptado es vender activos para fortalecer su posición de caja.

Lea también: Los combustibles agudizaron la caída de las importaciones colombianas

En el caso de Exxonmobil y Copec, la venta incluye las operaciones en Colombia, Ecuador y Perú y la operación y comercialización de combustibles para el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, en Lima, la operación vale US$747 millones.

Copec informó a través de un comunicado que con esta negociación busca ampliar sus redes de distribución de lubricantes para aprovechar las buenas opciones que hay en mercados como los de Chile, Colombia, Perú y Ecuador.

Según el comunicado emitido, Lorenzo Gazmuri, gerente general de Copec, explicó que la empresa “ha desarrollado una relación de negocios de casi 60 años con ExxonMobil en Chile, la que hoy se renueva y se hace extensiva a estos tres nuevos mercados. Se trata de un vínculo en el cual la confianza se ha convertido en el mayor de los activos y es lo que nos impulsa a dar este nuevo paso”.

Esta movida coincide con el reacomodo que se ha venido dando en el negocio de distribución de combustibles en Colombia. Recientemente, una pequeña distribuidora, Gulf, fue adquirida por Biomax –que antes se había quedado con Brío– y se ha venido especulando sobre el futuro de las estaciones de Petrobras. Biomax ya es uno de los principales actores del negocio, con cerca de 15% de la capacidad de distribución, representada en más de 700 estaciones de servicio.

Lea también: La dura batalla que revivieron los distribuidores de combustibles

De hecho, uno de los rumores más fuertes en el mercado en los últimos meses es que Biomax estaría en el radar de un inversionista extranjero y el nombre que ha tomado fuerza es el de la compañía holandesa Vitol.

Estas movidas han empezado a preocupar a los otros actores, pues en consideración de varios gremios del sector, existe la amenaza de una consolidación de un único gran actor en el mercado local. La polémica ha llevado a los pequeños distribuidores a quejarse por las actuaciones de mercado de Terpel y, según lo han relatado varios medios, el tema ya llegó a los estrados judiciales.

Esto explica que dentro del anuncio sobre la adquisición por parte de Copec (principal accionista de Terpel) de los negocios de ExxonMobil se haya explicado que lo primero que hará Copec es vender las cerca de 800 estaciones que hoy operan bajo la marca Mobil en el país.

El asunto es que justamente esa decisión va a significar una movida importante, pues se trata ni más ni menos que de casi 16% del mercado de distribución minorista, algo así como 33.000 barriles de gasolina por día.

Actualmente quienes dominan este negocio son Terpel, Biomax y ExxonMobil, que cuentan con 70% del total de estaciones de servicio en todo el país. Cabe recordar que el modelo de negocio para la distribución de combustibles implica dos formas de operación: una, como estación propia de las marcas, en la que las principales distribuidoras asumen todos los costos y beneficios de la operación, y otra bajo el modelo de arrendamiento, en la que pequeños operadores pueden prestar el servicio bajo la bandera de una marca, pero pagando por ese derecho.

La nueva situación daría para que otro gran actor en el mundo de los combustibles llegue al país. Se ha especulado que sería Puma, la gran compañía de distribución de combustibles en Centroamérica, que ya distribuye gasolina en la Costa Caribe y además tiene un negocio importante en la distribución mayorista con la compra de Save Combustibles. Puma es parte del portafolio del Fondo Trafigura, dueño también de Impala, otra compañía que opera en Colombia.

Las movidas se pueden seguir dando, pues hay otras multinacionales petroleras que todavía siguen, como Chevron, que tiene el 8% de las estaciones minoristas y algunos señalan que podrían estar considerando una salida del negocio de distribución.

Es claro que el anuncio sobre la venta de las estaciones de servicio de ExxonMobil le impone otra dinámica al negocio. Claramente, esta industria va a tener un 2017 lleno de movidas y consolidaciones.

Lea también: Combustibles agudizaron la caída de las importaciones en julio

El negocio de lubricantes

La otra gran movida se dio en el segmento de lubricantes, que es tras el cual va Terpel. El año pasado, esta firma registró una venta de 8 millones de galones de lubricantes con un incremento de 21,67%. Esto significa, en términos de utilidad bruta, que este segmento le aportó a Terpel 7,12% del total, lo que corresponde a $65.000 millones, según reportó la firma. En este negocio, la firma Mobil es la más grande del mundo y domina el segmento de marcas premium, donde compite fuertemente con Shell, Gulf, Petrobras y Chevron.

En Colombia, Mobil también es líder, pues sus marcas representan las mayores ventas de este segmento. Se estima que esta firma tiene hoy 36% del mercado que vende al año alrededor de 1,5 millones de barriles, por un valor cercano a los $2 billones. Hay otras compañías locales que compiten produciendo lubricantes en el mercado local, como Coéxito. La adquisición por parte de Terpel le abre más espacio en un mercado que sigue siendo pequeño frente al de los combustibles, pero cuyos márgenes son más amplios.

ExxonMobil tiene su planta de producción de lubricantes en Cartagena, donde elabora la mayor parte del portafolio de sus productos. Esta planta igualmente pasará a manos de Copec.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.