| 2/1/1994 12:00:00 AM

Navidad tributaria

Regalos surtidos trajo Papá Noel a fin de año.

Para que los colombianos tuvieran unas festividades completas, el gobierno preparó una verdadera novena tributaria a través de leyes, decretos, resoluciones y cambio de formularios, con los siguientes aguinaldos:

1 Se modificaron los formularios de declaración de renta para el año gravable 1993, con el objeto de que los contribuyentes liquiden la contribución especial del 25% sobre el impuesto de renta antes de descuentos tributarios, y no sobre el impuesto "neto" de renta, como lo establece la Ley 6a. de 1992. Para el gobierno nacional, la noción de Impuesto Neto de Renta es equivalente a la de Impuesto Bruto de Renta, desechando así la posición oficial del propio gobierno, plasmada en los formularios de los últimos 15 años y en las liquidaciones oficiales del mismo período, según la cual el impuesto neto es el que se obtiene después de aplicar los descuentos tributarios. Esta noción, que ahora el gobierno pretende cambiar, se basa en la definición que cualquier diccionario da a la palabra "neto". Por ejemplo, el diccionario Pequeño Larousse llustrado define "neto" como el valor "después de deducir los gastos o descuentos".

El cambio efectuado en los formularios persigue aumentar la tributación, en una cuantía equivalente al 25% de los descuentos tributarios, según se puede apreciar en el siguiente ejemplo:

En relación con este tema, ya se oye hablar de una demanda a los formularios, así como de la posición de muchos contribuyentes que no piensan acatar el formulario oficial. Si la tributación se continúa manejando de esta manera en el país, se puede esperar para el año entrante otra ilurninante idea del gobierno: eliminar en los formularios el renglón de costos y deducciones, con lo que se lograría que los contribuyentes liquiden el impuesto de renta sobre sus ingresos brutos.

2 Para efectos del sistema de ajustes por inflación, se precisa en el Decreto 2591 de 1993, que la base para aplicar el ajuste es el costo fiscal de los bienes a 31 de diciembre del año anterior y no su valor patrimonial. Esta norma establece un tratamiento asimétrico para el ajuste de los activos frente al tratamiento dado para el ajuste del patrimonio, ya que los primeros se ajustan sobre su costo fiscal, al paso que el ajuste del segundo se aplica sobre un patrimonio que esta conformado por el valor patrimonial de los bienes. En pocas palabras esto significa lo siguiente:

a. Aquellos contribuyentes que posean acciones, aportes en sociedades e inmuebles, cuyo costo fiscal sea inferior a su valor de cotización en bolsa, a su valor intrínseco o a su avalúo catastral, según el caso, tendrán un menor ajuste por inflación del que tales activos generan al ajustar el patrimonio. Con esta norma, el mejor negocio tributario que existe es poseer activos cuyo costo fiscal sea inferior a su valor patrimonial, ya que para ajustarlos se parte de su costo fiscal, al paso que para computarlos dentro del patrimonio se registran por su valor patrimonial, lo que conduce a un ajuste por inflación del patrimonio superior al ajuste de los activos. Gracias a este aguinaldo tributario del gobierno muchas de las principales empresas del país quedarán sin tributación en 1993.

b. Aquellos contribuyentes que posean acciones o aportes en sociedades, cuyo costo fiscal sea superior a su valor de cotización en bolsa, o a su valor intrínseco, según el caso, tendrán un mayor ajuste por inflación del que tales activos generan al ajustar el patrimonio. Con esta norma, el peor negocio tributario que existe es poseer activos cuyo costo fiscal sea superior a su valor patrimonial, ya que para ajustarlos se parte de su costo fiscal, al paso que para computarlos dentro del patrimonio se registran por su valor patrimonial, lo que conduce a un ajuste por inflación del patrimonio inferior al ajuste de los activos.

3 Se eliminó una norma que permitía deducir la desvalorización de las acciones y aportes poseídos por sociedades en otras sociedades, lo que implica que las acciones y aportes deben ser objeto de ajuste, aun cuando se tenga evidencia a través de su valor de cotización en bolsa o de su valor intrínseco, de que el valor ajustado de la acción o aporte excede su valor comercial. La norma eliminada por el gobierno, que había sido copiada de la legislación chilena de ajustes por inflación, coloca a las empresas que tengan acciones o aportes en empresas de baja rentabilidad, en la necesidad de evaluar la conveniencia de vender tales inversiones, o trasladarlas a personas naturales no sometidas al sistema de ajustes por inflación (Decreto 2591 de 1993).

4 Contrariando el artículo 354 del Estatuto Tributario, se eliminó el ajuste por inflación de las compras de la base de cálculo de la deducción teórica. De esta forma, las empresas que hayan aumentado sus inventarios de un año a otro no tendrán deducción teórica por este concepto. En este mismo terreno se eliminó la deducción teórica para los cargos diferidos y para los intangibles, siendo la industria petrolera la principal afectada (Decreto 2591 de 1993).

5 Como si los colombianos no tuvieran suficiente trabajo con los trámites que se surten ante infinidad de instancias oficiales, se estableció que todas las personas, naturales y jurídicas, contribuyentes y no contribuyentes, que hayan poseído un patrimonio bruto a 31 de diciembre de 1992 superior a $853 millones, o cuyos ingresos en 1992 hayan sido superiores a $1.708 millones, deben presentar antes del 31 de mayo de 1994, en medios magnéticos, una relación de todos los pagos o abonos efectuados en 1993, cuya cuantía sea igual o superior a $1 millón. Hasta el año pasado esta información era solicitada únicamente a los grandes contribuyentes. A partir de este año deben presentarla las sociedades y personas naturales que cumplan los requisitos antes previstos, así se trate de entidades sin ánimo de lucro.

6 De conformidad con la Ley de Seguridad Social, todos los aportes efectuados por los trabajadores al sistema general de pensiones, a los fondos de pensiones o a los seguros individuales de pensiones, cualquiera que sea su cuantía, son un ingreso exento para el trabajador, deducible de la base para aplicar la retención en la fuente. De otra parte, los aportes que en cualquier cuantía efectúen los empleadores son deducibles de su renta. Finalmente, se estableció una exención total para las pensiones y se eliminó la retención en la fuente para las cesantías.

Como puede apreciarse, el gobierno ofreció aguinaldos para todos los gustos: para los que están en mala situación económica, más impuestos; para los que están en buena situación, menos impuestos; para los que no tienen oficio, informaciones para reportar a la DIAN, y para los asesores tributarios, un buen año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?