| 8/8/2013 4:00:00 PM

“Nadie invierte en el caos”

Adele Gulfo, presidente de Pfizer para América Latina, habla sobre la reforma a la salud del gobierno Santos. Dice que la falta de claridad sobre lo que va a pasar está frenando los negocios.

Con casi un año al mando de Pfizer en América Latina, Adele Gulfo, quien antes dirigió las operaciones en Estados Unidos, no duda en asegurar que Colombia es uno de los mercados que más crece en la región, con una tasa de 9% anual. No obstante, le preocupa que su negocio está en transformación, por la reforma a la salud que tramita el Gobierno.

“Apoyamos esta iniciativa, en la medida en que se puede mejorar lo que no está funcionando y queremos asociarnos con el Gobierno para trabajar por el bienestar de la población y de los pacientes. Lo que no nos gusta es la incertidumbre. Para nosotros es necesario tener más claridad sobre lo que va a pasar. Llevamos 60 años en Colombia y queremos estar más tiempo, pero una de las cosas que espanta los negocios es la incertidumbre. Nadie invierte en el caos”, enfatiza.

La propuesta de Pfizer, que pese a no tener plantas en Colombia emplea más de 500 personas, es que la reforma no solo mire los precios de los medicamentos, sino también su calidad. “Si una medicina reduce las visitas al médico o a urgencias, representa un ahorro para el sistema de salud. Hay que enfocarse más en la prevención de enfermedades y en el manejo de riesgos”, insiste, al tiempo que usa este argumento para explicar que el costo de las medicinas está asociado al valor que le generan al paciente.

Admite que en Colombia hay unos medicamentos costosos, pero también hay otros baratos, lo que compensa. Además, como resultado de unos 20 decretos expedidos en los últimos dos años, los precios han bajado. Otro factor que afecta es la tasa de cambio, pues al tener un peso revaluado los medicamentos se vuelven más caros al compararlos con otros mercados. “Lo importante es que los precios bajen. En Pfizer llevamos dos años y medio sin subir precios y en algunos productos hemos bajado para volverlos más asequibles a más gente, como es el caso de nuestra línea de antidepresivos, que está ajustada a la política nacional farmacéutica”, explica.

De hecho, atribuye a los menores precios el crecimiento de sus ventas. De acuerdo con las cifras reportadas a la Supersociedades, Pfizer SAS facturó el año pasado $670.000 millones, ubicándose como la tercera farmacéutica en ventas del país.

En vista de los buenos resultados, Gulfo no descarta la apertura de una planta en Colombia y dice que es posible, siempre y cuando haya negocio y se genere valor para la comunidad, los accionistas de Pfizer y los pacientes.

Eso sí, aclara que abren nuevas locaciones para obtener economías de escala. “Es curioso que a veces a la gente le interesen más los ladrillos y el cemento, que otro tipo de inversiones como las que hacemos en educación e investigación –a la cual destinamos $7.000 millones el año pasado–, factores que lo penetran todo y que verdaderamente implican una transferencia de conocimiento y de tecnología”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?