| 4/3/2014 12:04:00 PM

Adiós al hombre de Familia

Se fue John Gómez, creador de un emporio empresarial que cuenta con varias de las marcas más queridas por los consumidores colombianos.

Comunista, viajero y empresario exitoso. Así es como se podría definir a John Gómez Restrepo, uno de los más importantes líderes industriales antioqueños, quien acaba de fallecer a los 96 años.

Su legado es un grupo de más de 30 empresas que incluye el poderoso grupo Familia, Cartón de Colombia, Productos Químicos Panamericanos (PQP), Brinsa -que tiene entre sus marcas Refisal y Blancox- y Espumas Plásticas, entre otros.

La historia de infancia de Gómez estuvo rodeada de tragedia. Cuando apenas tenía cuatro años, su padre murió de paludismo y 10 años después su hermano mayor falleció en un desafortunado accidente en el río Porce. Así las cosas, según recuerda Álvaro Gómez, uno de sus hijos y quien preside la junta directiva del Grupo Familia, tuvo que echarse al hombro todas las responsabilidades de la casa. Trabajó desde muy pequeño y se hizo cargo de los ingresos de una familia conformada por sus cinco hermanas y su mamá.

Pero si tuvo que esforzarse desde muy joven, también los éxitos empezaron a llegar pronto. Apenas cuando acababa de cumplir 20 años, se convirtió en representante para Colombia de marcas internacionales de la época como Rohm & Hass, una firma química, Allied Chemical y Uniroyal. Esto lo hizo a través de la firma Uribe Gómez y Compañía. Antes de completar los 25 años ya era un gran comerciante, lo que le dio para crear su primera empresa industrial: Cartón de Colombia.

Nace Familia
Gómez importaba papel higiénico de la marca Scott, que fue la que representó la llegada de este producto de manera masiva al mercado colombiano durante la década de los 40. “En esa época, en Colombia no se usaba masivamente el papel higiénico”, recuerda su hijo Álvaro. Ese era un lujo de los grandes hoteles y algunas familias que lo importaban directamente. Al ver la oportunidad de negocio, Gómez pensó en producir el papel higiénico localmente, dando así la partida de bautizo al Grupo Familia, que ofrece productos de aseo personal e higiene femenina.

Gómez fue militante del partido comunista, pues aunque provenía de una familia pudiente, las muertes de su padre y su hermano pusieron a su círculo íntimo en duras condiciones. “En cierta forma era un desheredado también”, recuerda Álvaro, quien explica así, por qué su padre terminó en esa militancia.

Por la necesidad de dedicarse prematuramente a los negocios, tuvo que aplazar los estudios en la universidad. Eso solo lo pudo concretar a los 40 años cuando ya era un próspero hombre de negocios, estaba casado y tenía hijos; en ese momento viajó a Estados Unidos para estudiar Economía en la Universidad de Miami.

Dentro de su hoja de vida figuran igualmente las representaciones diplomáticas de Colombia en Rusia y Suiza y varios cargos públicos como concejal y senador.

Según Álvaro, su hijo, Gómez tenía tres principios fundamentales que marcaron toda su historia empresarial: primero, respetaba la dignidad de todas las personas con las que trabajaba y, por eso, tenía como costumbre convertir a sus trabajadores en sus socios empresariales; segundo, consideraba que el orden era indispensable para desarrollar cualquier actividad y, tercero, se preocupaba porque todas las personas que lo rodeaban lograran recibir educación.

Con el adiós a John Gómez termina una época de este gran emporio empresarial, creado prácticamente de cero. Su gran olfato para encontrar oportunidades, y los resultados de su esfuerzo, le abrieron un campo en el olimpo empresarial de Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?