| 3/6/2014 7:23:00 AM

Fútbol hasta en la sopa

Carvajal, Corona, Sempertex, Adidas, Tissot, Café Devotion y la confeccionista Sutex son algunas de las empresas que licenciaron productos para sacarle jugo al Mundial. Esperan ventas millonarias.

Si usted es de los que piensa que el fútbol y la Selección Colombia llenarían los espacios mediáticos, publicitarios y sociales del país de aquí hasta que termine el Mundial de Brasil, está en lo cierto.

Nadie puede subestimar el poder del ‘deporte rey’, protagonista de las conversaciones diarias y que estará presente en artículos cotidianos que van desde chanclas, ropa de cama, audífonos y café, pasando por relojes de lujo y globos decorativos. Mejor dicho, habrá fútbol hasta en la sopa.

La Copa Mundo es una oportunidad de negocios para muchas industrias, comenzando por la de televisores y distintas marcas que venden balones, camisetas y viajes a la sede del campeonato. Sin embargo, este año la fiebre mundialista va a ser más intensa dado que tendrá dos nuevos ingredientes: más pasión, pues Colombia llevaba 16 años sin clasificar al evento, y el estreno de una masiva estrategia de mercadeo de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), que registró y licenció su marca.

El cambio en términos de mercadeo comenzó cuando se amplió el número de los patrocinadores de la Selección. Antes el onceno colombiano solo estaba auspiciado por Cerveza Águila, ahora también está apadrinado por Homecenter, Movistar, Pacific, Procter & Gamble, así como por el Canal Caracol, Adidas, Efecty, Allianz y Golty. En la FCF se abstienen de revelar los aportes de este grupo de patrocinadores, pero según un cálculo del diario La República, estos han invertido en conjunto unos US$21 millones desde que se aliaron con la Selección.

Y aunque los patrocinadores adquieren el derecho de explotar comercialmente a la Selección, otras empresas también entraron por un pedazo del pastel al licenciar sus productos, fabricarlos y comercializarlos con la marca de la FCF y los jugadores.

La primera prueba de fuego la pasó Carvajal Educación, con sus cuadernos de la Selección, de Norma, de los cuales vendió más de 600.000 unidades en la presente temporada escolar.

También entró Corona con la licencia para vajillas. Desde septiembre está vendiendo mugs con fotos de los jugadores y el escudo de la FCF y, aunque no revelan cifras de ventas, dicen que los mugs de la Selección venden tanto como los de Angry Birds o los de los Simpson. Su expectativa es triplicar la facturación entre abril, mayo y junio, aprovechando la cercanía del Mundial y el día del padre.

Está planeado además lanzar también bowls y sets de desayunos. En la empresa explican que buscaron esta licencia porque querían mensajes que atrajeran a los adultos y que además generaran pasión, pues la compra de vajillas es un físico antojo.

Enfocados en los adultos y, en particular, en los que aprecian el café de alta calidad, también la FCF licenció con Café Devotion el café ‘Mi Selección’. La idea se originó en los regalos de las diferentes selecciones de fútbol en los encuentros internacionales. Los franceses llevan champaña y los argentinos vino. La meta es vender más de 200.000 bolsas de media libra.

Trampa a la piratería

También enfocado en un segmento premium la relojera suiza Tissot decidió estrenarse con una licencia de una federación de fútbol, fabricando 2.014 unidades (por el año del Mundial), cada una con un precio de $3’190.000. Ya se han vendido 1.200 relojes. Para protegerse de la piratería cada reloj tiene un número de serial y además la FCF fabricó unos logos de seguridad que les pone a todos sus productos licenciados.

“Nos hemos asociado con empresas de mucha calidad porque el fútbol es una pasión por la que la gente está dispuesta a pagar y la idea es poder ir más allá del Mundial, aprovechando que permanentemente hay competencias. En 2015 viene la Copa América”, explica Rodrigo Toro, gerente de mercadeo de la Federación, quien ya tiene licenciadas 15 categorías de productos, algunos de los cuales parecerían no tener mucho que ver con el fútbol, como lo es la ropa de cama y las chanclas, pero también están negociando con empresas de tecnología.

Las regalías que se pagan por cada producto licenciado van entre 10% y 12% de su valor, razón por la cual la FCF se ha preocupado por buscar alternativas antipiratería, como los hologramas.

En el segmento de confecciones, la licencia la tiene Sutex, una comercializadora de telas que lleva 35 años en el mercado y que tiene experiencia en mercadeo deportivo, pues comenzó haciendo cojines con insignias y colores de los equipos de fútbol profesional y luego se alió con la FCF. Tan solo en Colombiamoda vendieron 3.500 cojines en 2 días y hasta el cierre de esta edición llevaban 9.000, con precios que van de los $30.000 a los $50.000. Su público principal son los niños, que decoran sus cuartos con objetos relacionados con el fútbol, por eso también alistan cubrelechos y sábanas. Sutex además tiene la licencia para audífonos de la Selección, protectores de celular y chanclas.

La barranquillera Sempertex también está haciendo fiestas con el fútbol. Tiene listo un kit completo para celebración que incluye desechables, bombas, servilletas y carteles a todo color, que rezan ¡vamos mi selección! Su gran ventaja es que los colombianos son muy fiesteros y sin duda el Mundial no será la excepción.

Otra firma ganadora con el fútbol es Adidas, que pese a ser duramente golpeada por la piratería, está en pleno auge con la venta de camisetas oficiales, con todo y que su precio supera los $150.000. Además del impulso que traen desde el año pasado durante las eliminatorias, están enfocados en el estreno del nuevo uniforme en el partido amistoso del 5 de marzo.

Con este agresivo mercadeo, si usted es fanático del balompié, literalmente podrá dormir, vestir y comer fútbol.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?