| 3/2/2017 12:00:00 AM

Las mujeres que manejan los fondos de inversión

En el país hay 54 personas que se dedican a gestionar fondos de inversión colectiva, pero de ellos solo 11 son mujeres. En el mundo, únicamente 1 de cada cinco fondos son operados por ellas.

La creencia popular y algunos estudios serios afirman que en promedio las mujeres son mejores para manejar el dinero que los hombres. Sin embargo, son pocas las que se dedican a administrar recursos de terceros en el sistema financiero.

Si bien en Colombia el sector financiero es uno de los pocos que emplea más mujeres que hombres y allí muchas ocupan cargos en diferentes rangos de mando, en el área específica de gestión de Fondos de Inversión Colectiva (FIC) las mujeres son minoría.

Un análisis del portal Carteras Colectivas, especializado en proveer información sobre los FIC, muestra que en el país operan 350 fondos, gestionados por 54 personas, de las cuales solo 11 son mujeres.

A diferencia de quienes trabajan en el sector financiero captando o colocando recursos, los gestores de FIC son quienes toman el dinero de los ahorradores y lo invierten; es decir, tienen la enorme responsabilidad de saber cuáles activos deben vender o comprar y en qué momento para obtener la mejor rentabilidad posible.

Para algunas de las mujeres que administran fondos, la baja participación femenina puede ser explicada por el nivel de estrés que manejan por las decisiones que deben tomar y, tal vez, porque en algunos casos los horarios de trabajo son más largos, lo que no es atractivo para aquellas que también son ‘gerentes o cogerentes’ de sus hogares. Otras lo atribuyen al machismo de algunos inversionistas, que a veces parecen sentirse más tranquilos si es un hombre quien les administra su dinero.

Puede interesarle: ¿Qué pasará con las acciones en 2017?

Unas más consideran que la poca presencia femenina se explica porque la industria de FIC apenas se está desarrollando en el país y aún son pocas las personas que los usan como mecanismo de ahorro (al cierre del año pasado 300.000 personas naturales invertían en FIC), pero creen que habrá más mujeres a medida que crezca este negocio.

No obstante, la baja presencia femenina en los fondos de inversión es un tema global. Un estudio de la firma de investigaciones financieras Morningstar, citado por Bloomberg, señala que en el mundo solo uno de cada cinco fondos es administrado por mujeres.

Polonia y la India tienen los datos más bajos, con una presencia femenina inferior a 7%, mientras en Singapur y Portugal es donde hay más mujeres administrando fondos, con más de 27%.

Paradójicamente, en Estados Unidos, sede de los mercados financieros más desarrollados, la equidad de género en los fondos de inversión no solo es inferior a la de Colombia (acá es de 20% frente a 9,7% allá), sino que ha venido empeorando. Antes de la crisis financiera de 2008, se estimaba que 11,4% de los fondos estadounidenses eran gestionados por mujeres.

El mismo estudio de Morningstar sostiene que las mujeres son más propensas a administrar fondos pasivos (que son los que persiguen un índice como el Colcap o el Dow Jones) que los activos, así como a supervisar los llamados fondo de fondos (los que no invierten directamente en activos financieros, sino que compran participaciones de otros fondos).

Pese a esta caracterización, las colombianas que administran FIC no están a cargo de los más pequeños y, por el contrario, varias tienen a su cargo carteras de $1 billón o más. Entre ellas hay administradoras de empresas, contadoras, ingenieras financieras e industriales, así como profesionales en finanzas. Varias casadas, con hijos y con la expectativa de seguir creciendo los recursos que están en sus manos.

Yohana Buitrago Murcia 

Credicorp

Administra 3 carteras valoradas en $2,02 billones. Es contadora y considera su trabajo un reto y una responsabilidad, “al tener el compromiso de maximizar recursos de terceros junto a un equipo”. Cree que los retos profesionales no son distintos para las mujeres.

Diana Carolina Rodríguez

Fiduciaria Corficolombiana

Maneja 8 carteras por $2 billones. Estudió finanzas y empezó en el área de riesgo y luego pasó a la mesa dinero, primero como trader y luego gerenciando el fondo. Dice que si lee mal el mercado lo corrige pronto y vuelve a empezar para poder mantener la rentabilidad.


Ángela Buitrago 

 Fiduagraria

Administra 7 carteras que suman $1 billón. Es ingeniera financiera y comenzó como analista de renta fija. Admite que hay días tensos, sobre todo si sus estrategias no se dan como lo esperaba, pero queda satisfecha cuando puede ayudar a rendir el ahorro de otros.

Diana Carolina Ortegón 

 Old Mutual

Maneja 3 carteras por $345.024 millones. Estudió Finanzas y relaciones internacionales y le apasiona su trabajo, pues allí tiene un reto diario. Su labor es multiplicar los beneficios para los inversionistas, usando la información de mercado y la experiencia acumulada.

María I. Chaparro

Fiduciaria Colpatria de Scotia Bank

Gestiona 2 carteras valoradas en $582.219 millones. Es administradora de empresas y empezó muy joven a trabajar en Corfivalle. Su mayor activo es haber capoteado varias crisis en los mercados, lo que le permite tomar mejores decisiones a la hora de invertir.

Sandra Lara Ospina 

Alianza

Tiene a su cargo una cartera de $1 billón. Es administradora de empresas y maneja el FIC más grande del país que invierte en documentos de contenido económico (pagarés, flujos futuros, etc.). Lleva 11 años en el cargo y cuando asumió el fondo valía $7.000 millones.

Ángela María Fina 

Credicorp

Gestiona 9 carteras por $48.087 millones y es ingeniera industrial. Considera que lo más gratificante es hacer que los fondos beneficien a sus inversionistas. Dice que su actividad requiere conocimiento de los mercados y estar al día en el acontecer macroeconómico y político.

Recomendado: Estos son los fondos de inversión más rentables

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.