| 10/1/1997 12:00:00 AM

Mucho más que una venta

La lista de los beneficios potenciales de la capitalización de la EEEB es larga. Hará falta gente responsable en los puestos de decisión para hacerlos realidad.

La capitalización de la EEEB tiene numerosas implicaciones, de corto y largo plazo, en áreas que no son evidentes para la opinón general. Los precios al consumidor de la energía eléctrica (no sólo en la capital, sino también en el resto del país), la calidad de la educación pública en Bogotá, el futuro de los feudos políticos en la Costa Atlántica, la tasa de cambio del dólar frente al peso, el escenario económico que recibirá el presidente que sea elegido en 1998, la fortaleza de los sindicatos en la escena política, el manejo del déficit fiscal y la proyección de las inversiones colombianas en el exterior son sólo algunas de las áreas en las que el impacto de la operación será decisivo.



Un breve examen permite hacerse a la dimensión del tema.



Tarifas bajas, mejor servicio

Contrario a lo que se ha especulado en algunos círculos, los inversionistas no pueden elevar las tarifas. Ellas están determinadas por un esquema que se deriva de la Ley Eléctrica y que controla la Comisión Reguladora de Energía y Gas (CREG). De hecho, la entrada de los inversionistas extranjeros mejora las probabilidades de que las tarifas bajen. La CREG establece las tarifas buscando que ningún operador pueda transferir sus ineficiencias a los consumidores. En la medida en que los nuevos operadores en Bogotá eleven los estándares nacionales de eficiencia, los parámetros de la CREG se harán más exigentes para todas las empresas y los beneficiados van a ser los usuarios. Advertencia: este escenario sólo se materializará si la CREG consolida su autonomía, la cual está en serio peligro como consecuencia del reciente fallo del Consejo de Estado que determina que la regulación de los servicios públicos corresponde al Presidente de la República y es indelegable.



Los nuevos inversionistas tienen todas las motivaciones y la capacidad para ser más eficientes. Cuando los precios al consumidor son regulados, la única forma de obtener utilidades es reducir costos. Y eso es precisamente lo que saben hacer. En Argentina, los inversionistas de Endesa lograron reducir las pérdidas negras de 26% a 13% en tres años. Las pérdidas negras de la EEEB son en este momento del 19% y no tendría nada de extraño que los nuevos administradores las llevaran a niveles cercanos al 12%. Cada punto de reducción en pérdidas negras genera $7 mil millones para la distribuidora, es decir, entre $40 mil y $50 mil millones al año. Estas ganancias en eficiencia se aplican directamente a los resultados de la empresa.



Precio del dólar

La primera pregunta es qué se va a hacer con los US$2.177 millones que se pagarán 23 de octubre. Si el Banco de la República no ofrece una salida para que los inversionistas puedan pagar sin registrar pérdidas en el cambio, ellos comenzarán a buscar opciones para manejar sus recursos, con lo que podrían introducir una fuerte volatilidad al dólar en las próximas semanas.



Más allá del muy corto plazo, ¿qué harán los inversionistas de la generadora y la distribuidora con los recursos de estas empresas sobrecapitalizadas? Tienen tres opciones: dejar el capital en el país, sacarlo y desplazarlo gradualmente. Su decisión dependerá de la forma como evalúen tanto las oportunidades de inversión en Colombia, como la volatilidad del dólar en un horizonte de mediano plazo.



Juan Carlos Rodríguez, secretario del comité de Transformación"motor del comité organizador

Carlos Tavera, asesor de gerencia,"eficiencia silenciosa"

Jaime Ardila, "experto en funciones y adquisiciones"



Crisis fiscal

Desde el punto de vista del equilibrio macroeconómico, los ingresos de la capitalización de la EEEB le caen al gobierno como anillo al dedo, pues le permitirán cerrar el año con un déficit consolidado cercano a cero. Este es un desenlace que jamás fue previsto por la Comisión del Gasto y que, entre otras cosas, le va a restar impacto a su informe definitivo. Pero ésta puede ser una auténtica amenaza disfrazada de bendición, pues con toda probabilidad contribuirá a que el gobierno relaje la presión por un ajuste fiscal en el año electoral. Por lo demás, al desaparecer la deuda de la EEEB y con ella la garantía de la Nación, esta última gana espacio para endeudarse adicionalmente en el exterior si lo considera conveniente. Todo esto podría llevar a que el ajuste fiscal de 1999 sea aún más drástico que el pronosticado.



Ola de capitalizaciones

El éxito del procedimiento que permitió salvar la EEEB les abrirá los ojos a los alcaldes sobre la posibilidad de capitalizar empresas, como alternativa para no privatizarlas ni dejarlas como elefantes blancos. La capitalización permite que la ciudad reciba recursos, que se pueden invertir en la solución de problemas urgentes, sin perder los activos (como sí ocurre en el caso de una venta) y, además, mejorar sustancialmente el servicio.



Hay amplias posibilidades de incrementar la eficiencia en las empresas de distribución de energía. Cuanto más politizadas e ineficientes sean en el presente, mayor potencial hay de obtener rápidas mejoras para un inversionista nuevo, siempre y cuando sea posible sacarlas de la esfera de influencia de los políticos. Los alcaldes cívicos, en particular, estarán muy atentos a las posibilidades de arreglarlas y mejorar el nivel de vida en sus ciudades. Podría haber un revolcón en la Costa.



Nuevo inversionista internacional

Para los inversionistas, uno de los principales atractivos de la generadora y la distribuidora es la posibilidad de utilizarlas como base de apalancamiento y plataforma de inversión para nuevos proyectos. Esta es la lógica tras las inversiones internacionales de Endesa. Todo está dado para que la EEEB, como empresa holding, liberada de su deuda y convertida en una entidad moderna y eficiente, pase a ser un gran inversionista en proyectos de infraestructura, incluso más allá del sector eléctrico. Nada le impide entrar en negocios como el de las telecomunicaciones por fibra óptica. Si se quiere que el enorme potencial de esta empresa se concentre en desarrollar proyectos en Colombia (como empresas de distribución) y no en otros países, sería bueno que el gobierno se apresurara a resolver temas claves de regulación en el área de los subsidios.



Gonzalo Gutiérrez, "asesor de los principales proyectos del sector eléctrico Bogotá tendrá ventajas competitivas

La EEEB (holding de Endesa y Codensa) queda sobrecapitalizada y su principal accionista es Bogotá. Esta es una mina de oportunidades para la ciudad. Puede sacar una parte del capital y crear un fondo con destino a cubrir el pasivo pensional, las necesidades de educación y salud para todos sus habitantes. O puede dejar la plata en la EEEB, apoyarla en su expansión internacional y adelantar proyectos con base en los dividendos. Lo importante es que la plata está ahí.

or otro lado, Bogotá se ha quitado de encima la amenaza que representaba la incapacidad de cubrir las necesidades de energía eléctrica que impone el ritmo de crecimiento de la población. Ha hecho aún más sólida su posición financiera ante los ojos de la banca internacionalP. Y, sin darse cuenta, ha valorizado los otros activos que tiene para ofrecer.



Tanto el atractivo de Bogotá para la inversión, como la calidad de vida de sus habitantes, podrían mejorar sustancialmente. La advertencia indispensable: todo depende del juicio con que se comporte el próximo alcalde.



Mercado de capitales

Es posible, incluso probable, que aquí se esté iniciando el despegue del mercado de capitales en el país. Hasta ahora, la gran limitante para su desarrollo ha sido la carencia de una oferta abundante que genere liquidez bursátil. Inteconexión Eléctrica S.A., ISA, hará una oferta de acciones el público próximamente. Lo mismo hará la EEEB, convertida en una holding con ventas superiores casi en un 50% a las de Bavaria, la mayor empresa industrial del país. Si el proceso se extiende, la expansión del mercado de capitales vendría por añadidura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?