| 2/19/2010 12:00:00 AM

Mucha aprobación, poco desarrollo

La aprobación de nuevas zonas francas coincidió con un momento difícil para la economía internacional que ha llevado a muchos empresarios a frenar por ahora sus proyectos de desarrollo.

En una verdadera encrucijada se encuentran las Zonas Francas Permanentes aprobadas por el gobierno bajo el régimen que opera desde 2007. Aunque cuentan con un atractivo paquete de beneficios económicos y tributarios para las empresas que allí se instalen, la crisis financiera internacional que se desató desde el segundo semestre de 2008 no les ha permitido alcanzar los niveles de desarrollo y comercialización propuestos y ha llevado a muchas empresas a congelar o posponer sus proyectos.

A esto se suma el aumento en la oferta de áreas, que prácticamente se ha duplicado y también está jugando en contra de su consolidación. De las 14 Zonas Francas Permanentes autorizadas en los últimos tres años, solo cuatro están en construcción y operación, con un número reducido de empresas instaladas para aprovechar las atractivas condiciones creadas por el Gobierno con el fin de generar nuevas inversiones y empleo en el país. ¿Qué tan prolongada puede ser esta situación y cuál es la expectativa frente a un aumento de la oferta?

El boom que generó el nuevo régimen ha propiciado la declaración de 60 nuevas Zonas Francas en el país entre finales de 2007 y el pasado 12 de febrero, que aportan una oferta de más de 1.800 hectáreas de terreno para las empresas que quieran gozar de los beneficios fiscales y se instalen allí. Se estima que de aquí a agosto otras 18 podrían quedar aprobadas.

Entre 1990 y 2007 y bajo el anterior régimen franco, se desarrollaron en el país 11 proyectos con una oferta de terrenos cercana a las 600 hectáreas, que solo en el último lustro alcanzaron una ocupación superior al 90%. Algunas incluso todavía tienen terrenos disponibles.

De acuerdo con datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, los 60 proyectos aprobados exigirán inversiones por US$5.988 millones y generarán cerca de 45.000 nuevos empleos. A cambio, el Gobierno les otorga condiciones tributarias especiales como la exención del Iva para la importación de maquinaria y equipos destinados a la producción, así como una tarifa especial de impuesto a la renta de 15%, frente a 33% que deben pagar las empresas colombianas que no están ubicadas en zonas francas.

De las nuevas aprobadas, cerca de 75% corresponde a Zonas Francas Especiales, en las que una única empresa desarrolla el proyecto, genera los empleos y las inversiones y obtiene los beneficios. En este grupo ya operan la Cervecería del Valle, Sociedad Portuaria de Santa Marta, Vidrio Andino, Acerías Paz del Río, Reficar, Siemens y Gyplac, entre otras.

El porcentaje restante opera bajo el formato de Zonas Francas Permanentes, en las que hay un promotor encargado de la operación, y es quien se compromete a desarrollar el terreno pero debe tener como mínimo cinco empresas operando antes de cinco años. Edgar Martínez, director de la Cámara de Zonas Francas de la Andi, reconoce que la mayor parte de los proyectos que todavía no han arrancado corresponde a este último grupo. Pero, explica que esto ocurre porque "el esfuerzo de desarrollo de estos parques es mucho más grande en terreno, en infraestructura y en valor que el de las Zonas Francas Especiales". En su opinión, mientras una Zona Especial puede entrar a operar luego del primer año de su autorización, las Permanentes son proyectos cuyo desarrollo puede tardar entre 10 y 20 años.

Para Leonardo Sicard Abad, consultor de la firma de comercio exterior Araújo Ibarra y Asociados, el formato de Zona Especial ha tenido un mayor desarrollo "porque quien lo desarrolla es una empresa que ya tiene apropiados los recursos para hacer la inversión y naturalmente se pone al frente de ella porque tiene unos compromisos de empleo".

Sicard Abad cree que la crisis internacional podría estar generado un estancamiento en el desarrollo de estos proyectos, pero hacia el futuro ve perspectivas muy buenas, pues en todo caso los beneficios contemplados por la ley siguen siendo muy atractivos, especialmente en momentos en que muchos países están compitiendo muy agresivamente por atraer inversión extranjera. "Prueba de ello es la reforma que acaba de sacar Costa Rica para hacer mucho más atractivas sus zonas francas", explica.

Este es el caso de la Zona Franca Especial Porto Azul, que tras la aprobación obtenida en diciembre del año pasado, en marzo arranca las obras de construcción de una clínica en Barranquilla en un área de 23.000 m2 que requerirá inversiones por unos $80.000 millones, generará 450 empleos nuevos y estará funcionando a finales del próximo año para atender exclusivamente seguros complementarios y medicina prepagada, según Juan Carlos Madriñán, gerente del proyecto.

Alex Lewis, de Zona Franca Las Américas, explica que "algunos inversionistas que tenían puestos sus ojos en este formato han postergado sus decisiones por temor a las continuas modificaciones al régimen franco o por la crisis".

La Zona Franca La Cayena, en Barranquilla, es una de las que ya comenzó a operar y cuenta con cuatro empresas que construyeron o están terminando sus plantas: Alfacer del Caribe, Sigma Steel, IGP y Steel Pipe Internacional. Yasmín Medina Sierra, funcionaria de esta zona franca, explica que el segundo semestre del año pasado "estuvo muy quieto" pero que desde comienzos de este año se ha reactivado el interés de los inversionistas por buscar opciones para desarrollar sus proyectos bajo el esquema franco. "Hemos visto un aumento en el número de empresarios interesados en conocer La Cayena, y particularmente venezolanos, que ven en este modelo una buena oportunidad para desarrollar sus negocios en Colombia", explica.

El traspiés que ha representado para este formato la crisis financiera internacional podría ser un buen momento para revisar si se deben seguir aprobando indefinidamente nuevas Zonas Francas Permanentes sin reparar en el exceso de oferta, o si ya es hora de comenzar a evaluar qué tanta demanda están generando, para no desgastar la figura, que ha sido exitosa para atraer inversión y generar empleo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?