| 4/16/2010 12:00:00 PM

Momento negro para Rio Tinto en China

Cuatro empleados de la minera australiana Rio Tinto, sindicados de corrupción y espionaje industrial, fueron condenados con penas consideradas "severas" por el gobierno de Australia.

Con condenas hasta por 14 años para cuatro directivos de la firma australiana Rio Tinto en China, concluyó el proceso por sobornos, corrupción y espionaje industrial iniciado en julio de 2009 y que afectó aún más la negociación de los precios del hierro, que se encontraba estancada, entre las acererías chinas y los gigantes mineros.

Aunque las sentencias de los tribunales dejaron conformes a funcionarios de China, en Australia se cuestionan varios procedimientos. Entre otras quejas, se cita el hecho de que ningún representante consular de Australia pudo asistir a las audiencias, situación prohibida en el gigante asiático desde 1995, cuando se obligó a los tribunales a aceptar la presencia consular, incluso en juicios sin público.

Al final, Stern Hu, quien era el responsable de la oficina de Rio Tinto en Shanghái, y sus colaboradores chinos Wang Yong, Ge Minqiang y Liu Caikui, fueron condenados respectivamente a 10, 14, 8 y 7 años de prisión.

El ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Stephen Smith, señaló que había sido una decisión muy dura. "Desde cualquier punto de vista, las condenas muestran que fue un juicio muy severo", dijo y aclaró que este problema no tendrá ninguna repercusión sobre las relaciones diplomáticas y comerciales con China.

Al desenlace final se llegó cuando Hu decidió colaborar con la justicia y se declaró culpable por corrupción, al reconocer que había cobrado US$900.000 en sobornos. Por su parte, los otros tres acusados también reconocieron su culpa, aunque no admitieron haber recibido dinero.

Tras la confesión, el tribunal estableció que los principales corruptores fueron grandes grupos chinos como Sinochem Internacional, Laigang y Shougang, aunque también participaron pequeñas sociedades que querían asegurarse el suministro de minerales a precios ventajosos.

Por su parte, Rio Tinto, uno de los conglomerados mineros más importantes del mundo, no tuvo más opción que retractarse, pues durante las audiencias había defendido la inocencia de sus empleados y calificó como 'deplorable' el comportamiento de los trabajadores destituidos.

Entre los secretos comerciales filtrados figuraban las actas de las reuniones de Cisa, la Asociación China del Hierro y el Acero, además de informaciones relativas a una reducción de la producción de la empresa metalúrgica Shougang, por las cuales esta habría perdido unos 1.000 millones de yuanes (US$147 millones).

Entre tanto, el fallo fue recibido con cierto recelo por algunos inversionistas del mundo occidental, ya que aumenta la sensación entre las mineras de Estados Unidos y Canadá de que está dejando de ser ventajoso realizar negocios en China, la tercera mayor economía mundial, debido a las costosas trabas burocráticas que están imponiendo a las empresas foráneas y al trato preferencial que reciben las compañías locales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?