| 11/14/2014 9:00:00 AM

El brillo de Mineros

A pesar del mal momento que viven los commodities por cuenta de los bajos precios en el mercado internacional, la firma colombiana Mineros no frena sus planes de expansión.

La caída en los precios internacionales de los commodities tiene a varios empresarios de la minería recordando el viejo adagio popular de que “no todo lo que brilla es oro”.

En lo corrido del año la cotización internacional del oro ha estado a la baja y noviembre se ha convertido en el peor mes de todo el año para este metal, cuyo precio se sitúa en promedio en US$1.150 la onza, una cifra significativamente inferior a la registrada en el mismo periodo de 2012, cuando alcanzó US$1.700.

Esta situación ha impactado de forma directa el desempeño de la compañía paisa Mineros, que al cierre de 2013 registró ingresos por $287.000 millones y para este año prevé una cifra cercana a los $320.000 millones, apoyada en la mejoría de la tasa de cambio. A pesar de la difìcil situación, no ha frenado sus planes de expansión y de crecimiento.

Para este año la empresa –cuyo socio mayoritario es el Grupo Colpatria, con una participación de 35%– proyecta un volumen de producción de 120.000 onzas de oro en Colombia y 80.000 en Nicaragua, donde también tiene operaciones a través de su filial Hemco. Esta última cifra incluye tanto la producción propia como la compra que la firma realiza a los mineros artesanales.

Al cierre del tercer trimestre, la organización tenía acumuladas unas 133.000 onzas, dato que indica que va en camino de alcanzar sus pronósticos iniciales, señala su presidente Beatriz Uribe, para quien aunque las circunstancias del mercado son adversas, la compañía “pasará el año”.

Nicaragua, la gran apuesta

En medio de este panorama de bajos precios, una de las opciones para compensarlos es ampliar la producción. Nicaragua –un país al que muy pocas empresas colombianas le apuestan por razones de orden político y jurídico– se ha convertido en una de las grandes apuestas para Mineros. Paradójicamente, la firma tiene centradas allí sus mayores expectativas.

En el país centroamericano la compañía planea potenciar su operación para incrementar su producción y llevarla a representar –en un periodo de tres años– 50% de sus negocios totales. En este momento representa 36%. Para cumplir con este objetivo, destinará US$20 millones. para modernizar la planta y mejorar los procesos.

Los ajustes incluyen el crecimiento de la planta de tratamiento y el objetivo es que antes de que finalice el año alcance una capacidad de 1.200 toneladas en el manejo de material al día, y 1.500 toneladas en 2015.

La inversión también apuntará a nuevas labores de exploración para aumentar las reservas. Pero si bien el plan busca el fortalecimiento en Centroamérica, Mineros no descarta otras posibilidades de negocios en Perú, Brasil, Ecuador y Panamá. Sin embargo, hasta el momento no ha encontrado un proyecto que sea viable para sus intereses en esos mercados.

Los planes en Colombia

Además de fortalecer su presencia en el exterior, en el mercado colombiano la compañía busca fortalecer su operación y alcanzar mayores eficiencias: avanza en la ampliación de su hidroeléctrica, la cual genera 9,5 megavatios. Con el ensanche, la generación de energía alcanzará 19,9 megavatios que entrarán en operación en febrero del próximo año.

La actual demanda de energía de la compañía, dice Beatriz Uribe, es de 13,5 megavatios y el objetivo es vender el excedente al sistema interconectado. Para desarrollar este proyecto, Mineros destinó recursos por $110.000 millones. Los cálculos de Uribe indican que en periodos de flujo de agua normal, la hidroeléctrica podrá comercializar alrededor de 4 megas de energía al sistema.

Hay nubarrones que opacan el panorama en el mercado local y están relacionados con temas de licenciamiento y permisos que cada día son más difíciles. La producción de oro en el país alcanza 70 toneladas al año, cifra de la cual las empresas legales solo representan 10%, debido al alto componente de informalidad que afecta al sector.

Así las cosas, la empresa espera que los precios internacionales mejoren y el país cuente con mayor estabilidad jurídica para desarrollar esta actividad, y así lograr una recuperación del negocio.


***
Sin endeudarse
El volumen de caja le permite a la empresa trabajar con recursos propios.

La compañía no tendrá que endeudarse para cumplir con sus planes de inversión, pues cuenta con recursos propios. “Salvo que se encuentre una posibilidad de inversión grande, se tendría que recurrir a créditos bancarios y financiación, pero por ahora no es necesario”, dice Beatriz Uribe, presidente de la compañía, quien precisa que las empresas que desarrollan este tipo de actividad –siempre y cuando sean rentables– manejan volúmenes importantes en caja gracias a que no tienen que financiar inventarios, ni cartera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?