| 1/23/2015 10:40:00 AM

Tiempo para el lujo

El creciente interés por el mercado colombiano tiene a varias marcas de lujo barajando su ingreso al país. La relojera suiza Greubel Forsey es una de ellas.

Una visita a Bogotá en octubre pasado para participar en la segunda versión de WatchBO, la feria de relojería de lujo, convenció al británico Stephen Forsey del amplio potencial que tiene el país para las marcas de alta gama.

Durante el viaje, Forsey confirmó el interés de los colombianos por conocer más de la cultura relojera y, en particular, la existencia de coleccionistas de piezas sofisticadas.

Forsey, junto a francés Robert Greubel, creó en 2004 la firma de lujo Greubel Forsey, que en una década ha cosechado grandes éxitos. Uno de los premios más importantes lo obtuvo en 2011 en el Concurso Internacional de la Chronométrie, cuando su técnica de doble Tourbillon ganó con la puntuación más alta: 915 sobre 1.000. Forsey le contó a Dinero de los orígenes de la compañía y sus expectativas.

¿Cómo surgió la marca?

A finales de los 90, Robert Greubel y yo escuchamos decir que todo ya había sido inventado en la relojería, pero no podíamos aceptarlo. Por el contrario, estábamos convencidos que podíamos ir más lejos, con investigación para aumentar el rendimiento. Nos propusimos crear nuestra propia marca y desarrollar mecanismos complejos para equipos de alta gama y con un nivel de excelencia que no se puede encontrar en otros relojes.

Desde su creación en 2004, ¿cuáles han sido los principales hitos?

En esta década hemos obtenido importantes logros técnicos: desarrollamos 17 calibres, 7 invenciones y hemos presentado más de 50 patentes. Y la aventura continúa todos los días. Para Robert y para mí, como relojeros, un reconocimiento excepcional fue el que obtuvimos por nuestra técnica de Tourbillon en 2011.

¿Cuáles son los resultados?

Para Greubel Forsey los últimos años han sido testigos de avances y desafíos significativos, sin embargo, nuestra empresa nunca tuvo como principal impulso el económico; por tanto, uno de los resultados que más nos satisfacen es el seguir siendo independientes, pues esto nos permite tomar decisiones acordes con nuestros valores. Nuestra gestión empresarial no tiene un enfoque financiero sino más bien se centra en la inventiva y singularidad de nuestros relojes.

¿Cómo ha sido la expansión de la marca?

Desde que lanzamos Greubel Forsey queríamos llegar a un pequeño número de coleccionistas, pero llegar a cada región del mundo, por eso, durante los cinco primeros años construimos alianzas con minoristas especializados en diferentes regiones.

¿Cómo fue el ingreso a América Latina?

Hemos tenido socios y coleccionistas que confían en nuestra marca y están aquí en Latinoamérica. Todo comenzó en México, y ahora también tenemos representaciones en Venezuela y Argentina, y lo que podemos decir es que los coleccionistas latinos son muy apasionados y generalmente aprecian y se emocionan mucho con la relojería de alta gama.

¿Cuándo planean entrar al mercado colombiano?

Asistimos en octubre al WatchBO de Bogotá y eso fue muy importante para nosotros porque era la primera vez que mostrábamos nuestra cultura relojera en el país, y creo que hay mucho por hacer en este mercado pues la gente está interesada en conocer de relojería. Hay coleccionistas que viajan mucho y son muy entusiastas por encontrar alta relojería en el país.

¿Qué expectativas tienen en Colombia?

Creemos que hay un potencial real en Colombia y, por supuesto, unos coleccionistas que van a apreciar nuestras creaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?