| 2/6/2009 12:00:00 AM

Manuelita se refuerza en Biocombustibles

En marzo comienza a funcionar una nueva planta en Villavicencio para la producción de biodiesel. La empresa evalúa inversiones en cogeneración energética.

Bajo el convencimiento de que los sectores de energía, biocombustibles y alimentos serán los más rentables en el futuro, Manuelita decidió acelerar sus inversiones en estos segmentos y mirar con cautela otros negocios con oportunidades a más a largo plazo.

A comienzos de marzo, la empresa pondrá en funcionamiento una nueva planta de biodiesel cerca a Villavicencio, en la cual ha invertido alrededor de US$40 millones, con la idea de entrar a atender parte de la demanda mundial en los próximos años, no solo por el interés de los gobiernos en buscar alternativas para frenar el cambio climático, sino porque los fabricantes de vehículos están aumentando la oferta de autos con motores flex; es decir, los que funcionan con mezclas de alcohol y gasolina.

En Brasil, este tipo de vehículos tiene cada vez mayor aceptación y se calcula que hay más de un millón de ellos en circulación. En Europa también hay una creciente oportunidad para exportar biocombustibles y en Colombia ya se están haciendo pruebas preliminares para que el transporte masivo funcione con biocombustibles, dice Harold Eder, presidente de Manuelita.

La posición del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desde que era candidato, refuerza la teoría de Manuelita de que en los biocombustibles hay un negocio con alto potencial. Obama es partidario de la incorporación de más biocombustibles, incluyendo el etanol, en el abastecimiento de su país.

La mirada de la familia Eder está puesta en el negocio de cogeneración de energía a base de bagazo de caña de azúcar, para lo cual evalúa posibilidades en Brasil, Perú y Colombia. Manuelita se mantiene firme en su decisión de convertirse en una multinacional cuyas ventas superen los US$2.000 millones para el año 2020.

Este grupo se ha caracterizado por buscar negocios que se complementen unos a otros. Muestra de ello es la plantación de aceite de palma que acaba de iniciar en el Casanare, encaminada no solo a atender el mercado de alimentos sino a fortalecer la planta de biodiesel en Villavicencio para que se puedan cumplir las metas previstas en todos los negocios.

En los mercados internacionales, Manuelita también seguirá fortaleciendo sus actividades. Hace cinco meses inició la operación de un ingenio azucarero en Brasil, en sociedad con inversionistas brasileños y guatemaltecos, convirtiéndose en la primera empresa colombiana en apostarle a este tipo de negocios en el país carioca. Igualmente, está revisando sus inversiones en mejillones en Chile y de siembra de uvas en Perú, con la idea de ajustarlos a la demanda de los mercados y hacerlas mucho más eficientes.

Harold Eder, presidente de la compañía, no descarta la posibilidad de hacer nuevas apuestas en mercados internacionales, pues considera que en medio de la crisis económica van a surgir posibilidades para evaluar.

Es claro que la prudencia seguirá siendo clave a la hora de decidir nuevas inversiones. Sin embargo, sólo quienes sepan aprovechar las oportunidades podrán beneficiarse de los buenos resultados que surjan después de la crisis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?