| 4/11/2017 6:00:00 PM

¿Cuáles son los desafíos del gerente de Coca-Cola en la Región Andina?

Consolidar la operación de Coca-Cola y fortalecer su portafolio en momentos en que los hábitos de los consumidores han cambiado es uno de los mayores retos del gerente de la multinacional de bebidas para la Región Andina, Louis Balat. Así lo hará.

Este año Coca-Cola cumple 90 años en el país y el mexicano Louis Balat tiene la responsabilidad de continuar consolidando la operación de esta multinacional que junto con sus embotelladores genera en el mercado local cerca de 11.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

Ingeniero industrial y de sistemas del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey en México, el gerente de Coca-Cola para la Región Andina –quien se posesionó a finales de 2016– inició su trayectoria profesional en esta misma compañía hace 19 años, en el programa de jóvenes profesionales. Después fue coordinador de campo y luego se desempeñó como director de gestión de ingresos en su país.

De sus casi dos décadas en la multinacional, ha estado vinculado cinco años a la Unidad de Negocios Latinoamérica Centro (de la cual forma parte Colombia), en donde, entre muchas otras responsabilidades, tuvo a cargo la integración de Jugos del Valle al sistema Coca-Cola.

Recomendado: ¿Se acerca el fin del reinado de la Coca-Cola?

A finales del año pasado regresó al territorio nacional, en donde dice sentirse cómodo y a gusto. Su primera experiencia en Colombia fue en 2011, cuando lo nombraron director de operaciones, cargo desde el cual logró un crecimiento sostenible para la compañía. Luego, en julio de 2014, viajó a Ecuador para liderar la operación de la empresa de bebidas en el vecino país.

Ahora no solo es responsable de los negocios en Colombia, también lidera la franquicia en Venezuela y Ecuador, y en su agenda, particularmente en Colombia, está la consolidación de la compañía, lo cual –dice– ha sido posible gracias a la innovación y ampliación del portafolio de productos, que está compuesto por 32 variantes que atienden las necesidades de hidratación de los consumidores en segmentos como gaseosas, jugos, aguas, tés, bebidas isotónicas y cafés.

Tiene claro que este objetivo lo logrará con el fortalecimiento de las marcas, una comunicación activa con el consumidor y la oferta de un portafolio más amplio, sustentado en la entrega de bebidas baja en calorías o sin ellas. Esto en línea con las necesidades y gustos del consumidor y de la mano de sus socios embotelladores.

Esa responsabilidad no es menor. En la Unidad de Negocios de Latinoamérica Centro, Colombia es el mercado número uno, a la vez que se ubica dentro de los 20 principales en el mundo. Por eso no es en vano que la compañía haya invertido alrededor de US$800 millones durante los últimos cinco años en el país, en asocio con su embotellador Coca-Cola Femsa.

Lea también: Las marcas más populares del mundo no siempre son las más consumidas

Casado y con tres hijos, este amante de los deportes considera que una de las mayores apuestas es que la empresa siga siendo relevante en todas las ocasiones de consumo y por ello este año continuará ofreciendo alternativas, bien sea en marcas, variedades, empaques o tamaños. “Somos una empresa de bebidas y queremos afianzar todas las marcas que representan esta realidad”.

Con un MBA en Finanzas y Marketing del Instituto de Monterrey, a Balat le gusta trabajar de la mano de su equipo y llevar su trabajo a un siguiente nivel; es decir, buscar de manera permanente oportunidades de crecimiento y hacer cada día mejor lo que –considera– ya hacen bien.

Hincha de Los Pumas de México, este ejecutivo tiene gran fe en el futuro de Colombia y asegura que una de las grandes apuestas es la plataforma de sostenibilidad que trabaja en acciones relacionadas con el cuidado del agua y el medio ambiente, la promoción de estilos de vida saludables y el empoderamiento de la mujer en un contexto de reconciliación.

Para el ingeniero mexicano, a quien le apasiona su trabajo y no es amigo del conformismo, el momento que vive la empresa en el país es clave y por ello quiere aprovechar el aniversario para renovar su compromiso en el mercado local. Una de las fórmulas serán los programas de responsabilidad social a los que destinará más de US$1 millón a través de iniciativas de reabastecimiento de agua, generación de oportunidades para mujeres rurales y víctimas de la violencia y la promoción de hábitos de vida saludable en el entorno escolar.

De regreso en el país, Balat apuesta por lograr un mayor desarrollo de la empresa aprovechando la estabilidad económica y jurídica del país que, a su juicio, es ejemplo en la región. El bajo consumo per cápita de bebidas es otro factor a favor para el crecimiento en distintos segmentos del portafolio de la marca Coca- Cola.

En Dinero lo invitamos a leer: La planta "más moderna del mundo" de Coca-Cola está en un pequeño municipio colombiano

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.