| 9/26/2012 6:00:00 PM

Los secretos de Branson

El libro Like a Virgin, del magnate británico Richard Branson, está causando furor en el mundo de los negocios. Dinero presenta apartes.

Cuando apenas tenía 16 años, el británico Richard Branson decidió convertirse en millonario. Una meta que a esa edad usualmente muchos se trazan, pero que al final tan solo unos pocos pueden alcanzar. Hoy, sin embargo, 46 años después de habérselo propuesto, Branson puede decir sin mayores reparos que es uno de los hombres más ricos del mundo y que maneja las riendas del Virgin Group, un conglomerado empresarial que agrupa más de 300 compañías y mueve al año varios billones de dólares.

Pero, ¿cómo un adolescente soñador que nunca obtuvo un título universitario pudo hacer realidad su ambicioso anhelo? La respuesta está en Like a Virgin –Como una Virgen–, su más reciente libro, en el que Branson revela las 18 claves que lo llevaron al éxito y le permitieron convertirse en uno de los referentes empresariales dentro del universo de los negocios.

Dinero presenta las cinco principales recomendaciones que devela el magnate en su libro:

No lo haga si no lo disfruta

Básicamente lo que plantea Branson en este punto tiene que ver con la pasión por lo que se hace. “Cuando creé Virgin, en un sótano en el oeste de Londres, lo hice sin una carta de navegación especial. Sin embargo, con el tiempo me di cuenta de que me sentía muy orgulloso de lo que estaba haciendo y ahí estuvo la diferencia”, asegura el empresario; y agrega: “manejar un negocio requiere de mucha sangre, sudor, lágrimas y cafeína. Pero, al final del día, debe ser la construcción de algo de lo que nos vamos a enorgullecer”.

Sea visible

Quizás el consejo más sabio que recibió Branson, mientras estaba construyendo Virgin Airlines, salió de boca de Sir Freddie Laker, un viejo zorro del mundo de la aeronáutica británica. “Asegúrate de que la marca de tu aerolínea aparezca en las primeras páginas de los diarios y no en las últimas –le dijo–, pues vas a tener que venderte a ti mismo y tendrás que estar dispuesto a hacer hasta el ridículo si quieres sobrevivir”. Desde entonces, el magnate reconoce que esas palabras fueron la clave para que su negocio lograra el éxito.

Elija un nombre inteligente

Sin temor a equivocarse, Richard Branson está convencido de que el nombre Virgin ha sido y seguirá siendo el principal activo de su compañía. Según él, se trata de una marca que refleja frescura, buen servicio y hasta tiene una connotación ‘sexy’. Y fue precisamente este último elemento el que predominó durante la concepción del nombre Virgin. “Estaba hablando con un grupo de amigos y amigas adolescentes sobre el nombre que le pondría a mi tienda de discos y empezamos a sugerir ideas. De repente alguien dijo Virgin y todos pensamos que esa palabra olía a nuevo y a la vez era subida de tono. Sin pensarlo, nos fuimos con ella”, recuerda Branson en su libro.

Hay que correr riesgos

“Puede que los valientes no vivan para siempre; sin embargo, los cautos no viven nunca”. Con esta frase –una de sus favoritas– Branson abre sus charlas relacionadas con la necesidad de tomar riesgos a la hora de emprender un negocio; pues sabe perfectamente que en el mundo empresarial hay que estar preparado para ser derribado y, al mismo tiempo, resurgir de las cenizas. Eso solo es posible arriesgándose.

La primera impresión es todo

A juicio de Branson, este aspecto es el que hace que los clientes se muestren interesados de entrada en su marca. No obstante, reconoce que la segunda impresión es igual de importante porque así logra mantener buenas relaciones con ellos y generar un lazo de fidelidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?