| 8/18/2006 12:00:00 AM

Los retos de la convergencia

Mientras los jugadores de telecomunicaciones buscan con afán su ingreso al negocio de televisión por suscripción y quienes prestan este servicio pretenden ampliar la oferta a banda ancha y telefónia, el sector enfrenta desafíos y transformaciones no solo empresariales sino jurídicos.

La solicitud de una licencia de televisión satelital que hizo Telecom —que ahora forma parte del grupo Telefónica de España— a la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, aceleró un proceso que estaba en velocidad baja: la convergencia de las telecomunicaciones con la televisión. Con eso se aclimatará rápidamente una de las principales tendencias del negocio y se hará una oferta de servicios más completa al consumidor.

Por eso, mientras las empresas de telecomunicaciones buscan ofrecer televisión por suscripción, las de televisión pretenden ingresar a servicios de banda ancha y telefonía.

Así, tras la solicitud de Telecom, se conoció el interés de Telmex por una compañía de televisión por suscripción, que sería Superview. De otra parte, TVCable iniciará su operación de telefonía en Bogotá a partir de octubre utilizando su red y está ingresando al mercado de Cali con banda ancha; Cablecentro le apuesta a llegar a otras zonas del país con nuevos productos y EPM, con la fusión de su negocio de telecomunicaciones, quiere ofrecer un paquete de servicios que incluya la televisión, sumados a la telefonía y al acceso a la banda ancha, en todo el país.
 
"Nuestra petición en la CNTV lleva 3 años y medio en estudio. La televisión se volvió un tema crítico porque van a entrar jugadores como Telefónica que operará con una señal satelital en el país", dice Juan Guillermo Restrepo, analista de la gerencia de comunicación hogares de EPM Telecomunicaciones. Y, además, se espera la decisión que tome ETB frente al negocio de televisión.

"Hemos venido esperando la convergencia de comunicaciones y televisión desde hace varios años. Las movidas de Telmex y Telefónica son el evento que precipitará la consolidación y hará que todos empiecen a mirar qué van a hacer con sus negocios", advierte Roy Burstin, presidente de TVCable.

El negocio de televisión por suscripción —cableada y satelital— en Colombia hace parte de la estructura de la denominada televisión cerrada, que completan las señales comunitarias e incidentales. Según datos tomados de la CNTV, el negocio que tienen unas 70 empresas, movió solo en junio pasado más de $51.000 millones.
 
La legislación establece que la prestación de este servicio está dividida por zonas —costa norte, occidente y centro— y también hay jugadores municipales, donde ambos tienen cupos, definidos por la CNTV. Las licencias tienen una duración de 10 años y establecen condiciones de cubrimiento e inversión.
 
Uno de los principales problemas de este sector es el subreporte, que a juicio de la CNTV se ubica en cerca del 47%. "Tenemos acceso a 4 estudios, que en promedio nos dan cerca de 2'300.000 usuarios, pero el reporte a la comisión es de cerca de 1'350.000", explica Jorge Figueroa, comisionado director de la CNTV.

Hoy, con la convergencia en la agenda, el negocio se está transformando. Sus perspectivas de mediano plazo y largo plazo pasan por la prórroga de las licencias —incluyendo la satelital de DirecTV—, la extensión del cubrimiento de varios jugadores y una eventual apertura de licitaciones.

Sin embargo, el panorama no es tan claro para la industria. Uno, por la entrada en vigencia del TLC que dejaría abierto el sector a partir de enero de 2011 y allí la duda más grande es qué pasaría con las empresas que han pagado las licencias por 10 años, pero se vencen cuando ya el mercado esté abierto.
 
Dos, por la interpretación de las normas que permiten el paso de jugadores de una zona del país a otra para prestar su servicio.
 
Y tres, por el desarrollo de tecnologías como IPTV —televisión por internet— que dan la posibilidad de prestar este servicio por la red en zonas y ciudades donde según la legislación existente, no se podría ofrecer ese servicio.

El panorama

Las movidas del negocio de televisión por suscripción avanzan, en particular en la búsqueda de la extensión del cubrimiento. Así, mientras EPM que tiene cubrimiento zonal en el occidente desea ingresar a la zona centro, Cable Pacífico y Cable Unión de Occidente quieren llegar a la zona centro y a la norte; y Cablecentro busca su ingreso a las otras dos zonas.

El Centro de Investigaciones para el Desarrollo, CID, de la Universidad Nacional, valoró las licencias de las zonas así: para la Centro, en más de $5.500 millones; la Norte en $7.800 millones y la Occidente en $5.400 millones. Sin embargo, hay contradicciones en la interpretación de la ley para esta expansión.
 
La primera son los cupos en las zonas. Hoy, existen 14 cupos (3 en caribe, 6 en centro y 5 en occidente), de los cuales hay 7 en operación. Pero si las empresas con cubrimiento zonal quieren pasar a otra zona, no se da por entendido que uno de esos cupos se llene, por lo que en un momento dado podría haber 14 operadores en cada una de las zonas.
 
La segunda, porque al pasar a otra zona entra con la licencia anterior —un operador solo puede tener una concesión— y si esta empezó en 2000, iría hasta 2010, y en 3 años es muy difícil que recupere la inversión exigida y su operación sea rentable.

Otro factor en discusión es la prórroga de las licencias. Si bien, para la mayoría, todas las licencias vencerían en 2010, de manera que cuando entre en vigencia el TLC para este sector se abra el mercado para telecomunicaciones y servicios de valor agregado, hay casos como el de TVCable que van a generar problemas en el futuro.

Esta empresa canceló en marzo pasado $11.000 millones por la prórroga de su licencia municipal —solo para Bogotá y algunos municipios vecinos— por otros 10 años. Sin embargo, en un poco más de 4 años, el mercado estará abierto por el TLC. ¿Qué va a pasar en ese momento? "Iremos por la devolución del dinero", agrega Burstin. "Será una época de ajustes por los cobros que se están haciendo por la prórroga de estas licencias", advierte un analista.

Otra prórroga que se acerca es la de DirecTV. Hay dos bancas de inversión que compiten por la valoración de esta prórroga. Pero DirecTV ha realizado evaluaciones en las que analiza desde el subreporte, la clandestinidad y las prácticas competitivas desleales que han afectado la competencia y su operación, hasta el contrato de concesión que, según la compañía, no establece un pago por la prórroga.
 
Incluso, para Carmen Lucila Osorno, presidente de DirecTV, "el valor de la prórroga de la compañía debería ser negativo, teniendo en cuenta que la relación costo-beneficio durante los primeros 10 años de ejecución del contrato inicial ha reportado menos de lo que se ha recibido".

De otro lado, sin duda uno de los temas más críticos en la convergencia es la posibilidad de prestar el servicio de televisión por suscripción por internet. La pregunta es si se trata o no de un servicio de valor agregado. "En Colombia hay operadores que tienen codificados sus sistemas de pague por ver como valor agregado y compensan a la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, CRT, y no a la CNTV", agrega Restrepo, de EPM Telecomunicaciones.
 
De hecho, una de las movidas que se espera para finalizar el año es una oferta de televisión por internet, IPTV, entre Telefónica de España y Terra.

De esta manera, se revive una discusión que nació hace más de 5 años, cuando la empresa celular Comcel prestó servicios de voz de larga distancia, sobre internet, y en la que esta compañía argumentaba que se trataba de un servicio de valor agregado.
 
En estas condiciones, la legislación se está quedando corta, pues al regular servicios independientes, con limitaciones, genera una nueva controversia. "La camisa que tiene el negocio les comenzó a quedar pequeña a las organizaciones, pues la tecnología va más rápido que la legislación. Este es un negocio de grandes ligas, pero cuando se limita el mercado, no se puede crecer y lo hace poco competitivo", asegura Jorge Alberto Rincón, presidente de Cablecentro.
 
Para TVCable, una eventual movida es prestar el servicio de televisión por suscripción por la red que está montando, por ejemplo, en Cali y que considera valor agregado. Frente a estos escenarios se espera un cambio de la ley. "La CNTV no tiene iniciativa legislativa y es el Ministerio de Comunicaciones la entidad que trabaja un proyecto de ley", dice Figueroa.

Las movidas que faltan

La convergencia obligará a las empresas de telecomunicaciones a competir en un negocio de redes, que en últimas son les permiten el acceso a nuevos servicios y a la última milla para llegar a los clientes finales.

Pero las empresas requieren el músculo financiero que le dé viabilidad al negocio. Para algunos, como Rincón, de Cablecentro, la combinación de empresas de telecomunicaciones con las de televisión es perfecta porque las primeras "tienen la infraestructura que les permite ser vacas lecheras mientras se consolida el nuevo negocio, y se alcanzan clientes y mercados que llevan a la masa crítica, en la cual la cobertura es importante".

En esas condiciones, y mientras el mercado se abre definitivamente y los servicios tecnológicos se definen, los jugadores de la televisión por suscripción tienen valor y las sinergias, estructuraciones y alianzas se convierten en las movidas por venir en el sector. Cablecentro está analizando ofertas para hacer alianzas estratégicas y moverse en el mercado y donde no se descartan procesos que lleven a consolidaciones.
 
A su vez, DirecTV también analiza su próxima movida. "En relación con la convergencia, estamos evaluando caminos, entre ellos algunas alianzas. Pero con la guerra de precios de los proveedores de banda ancha, al final el mercado va a salir favorecido y podrá elegir lo mejor de cada producto sin que el atractivo sean los descuentos por empaquetamientos", advierte Osorno.

Los retos cubrirán no solo las movidas de las empresas, sino el ajuste de la regulación para estar más cerca del desarrollo tecnológico y de los negocios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?