Los negocios del 2003

| 12/9/2002 12:00:00 AM

Los negocios del 2003

El sector público será el principal dinamizador de los negocios el próximo año. Transporte masivo, concesiones, gas, energía y telecomunicaciones, los sectores de mayor movimiento.

Si bien los recursos de inversión del gobierno para el próximo año son limitados, dadas las restricciones fiscales, el sector público, tanto nacional como local, será una fuente importante de negocios para el 2003. Una vez superado el año electoral, que tradicionalmente frena las decisiones sobre licitaciones, concesiones y privatizaciones, se espera que en el 2003 el sector público genere grandes negocios que mal contados llegarían a US$3.458 millones. Los sistemas de transporte masivo urbano, que en Bogotá y Cali generarán inversiones en infraestructura por US$736 millones, jalonarán la actividad privada, lo cual le dará un nuevo aire a la construcción y generará una importante dinámica de valoración en los predios.



En las cuentas hay negocios como la Refinería de Cartagena, que como mínimo lleva 8 años a punto de aprobarse, pero no se toma la decisión final. El mayor avance en una política de precios internacional haría pensar que este año si se aprobará la construcción. Sin embargo, queda la duda.



En el sector privado, la tendencia es a la consolidación. Si bien hay un mayor optimismo, que se refleja en decisiones como la tomada por el Ingenio Manuelita de crecer la plantación de palma e incursionar en flores no tradicionales, no se ven grandes inversiones por el momento. El 2003 será un año crucial para generar un buen clima de inversión en el país, y lograr que el optimismo por la nueva administración se concrete en negocios.



Los proyectos



En minas y energía, los proyectos cuantificables ascienden a US$1.960 millones, en concesiones viales a US$480,5 millones, en transporte público masivo a US$894 millones y en telecomunicaciones a US$472,7 millones. Por otro lado, se espera obtener entre US$70 y US$110 millones con la privatización del Bancafé.



Además, Empresas Públicas de Medellín y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, que se aliaron en el negocio de PCS, tienen, cada una por su lado, un ambicioso plan de expansión. En el primer semestre debe estar listo el programa de democratización de la ETB, que según banqueros de inversión valdría unos US$110 millones, mientras que EPM tiene un plan de adquisiciones que se acerca a los US$182 millones.



Por su parte, la administración distrital le va a inyectar una buena suma a Bogotá. La segunda fase de TransMilenio, que arranca en el 2003 con las troncales de las avenidas Suba y 30, y la terminación de la troncal de la Avenida de las Américas permitirán aumentar la inversión en infraestructura por este solo concepto de US$63 millones que se ejecutaron este año que termina, a US$436 millones, de acuerdo con Enrique Sandoval, gerente de TransMilenio. Se calcula que solo TransMilenio generará 18.000 empleos en la ciudad, tanto directos como indirectos.



La otra ciudad que ya tiene vigencias futuras por parte de la Nación para la construcción de una solución de transporte masivo es Cali, donde el proyecto de infraestructura vale alrededor de US$300 millones. Otras ciudades que están haciendo fila para tener su propio TransMilenio son Barranquilla y Pereira, pero es poco probable que alcancen a tener listos los proyectos para iniciar obras en 2003.



En materia de concesiones, la idea del gobierno es cambiar la matriz de riesgos, para lograr unas mejores condiciones para el Estado. De esta manera, se espera que el gobierno no tenga que responder por el no cumplimiento de variables que no están bajo su control.



Los negocios privados



En el panorama no se ven grandes negocios del sector privado, salvo los que se derivan de las decisiones públicas. El consenso entre los principales banqueros de inversión es que no se ven grandes movimientos empresariales en el corto plazo.



Los principales grupos económicos hicieron sus jugadas este año y se espera que el próximo se dediquen a consolidación de sus inversiones. Bavaria, que compró las cervecerías en Perú y Panamá, y acaba de convenir el aumento progresivo de su participación en Leona hasta tomar el 100% del control (ver artículo página 54), se dedicará a administrar sus inversiones, de acuerdo con Ricardo Obregón, presidente de la compañía. No obstante, algunos observadores anotan que podrían venir nuevas adquisiciones de la mano de un socio, o incluso preparar el ingreso de un socio estratégico.



Valores Bavaria, que vendió su participación en Presto, Vise y Sofasa, continuará saliendo de activos no estratégicos. Sin embargo, la principal operación, que sería la consecución de un socio estratégico para la Alianza Summa (que integró a Avianca y Aces este año), quedaría pospuesta por lo menos un año, mientras se reacomoda el mercado aeronáutico internacional, que no se ha podido recuperar de la crisis que generaron los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001.



La venta de la participación del fondo de inversión New Bridge Andean Partners en Carulla Vivero sigue en curso. El proceso no se pudo concretar en el 2002, y se podría esperar que la compañía continúe en la búsqueda de un aliado estratégico. Sin embargo, las pérdidas que han registrado multinacionales del comercio por los problemas en Argentina, Brasil y Venezuela podrían dificultar la decisión de inversión de las grandes cadenas en América Latina.



Otro negocio que podría darse, pero sobre el cual no hay claridad en torno al tiempo de su realización, es la venta del 43% que tiene Enron en Promigas, la compañía transportadora de gas de la Costa Atlántica. Después del escándalo contable, la multinacional está vendiendo sus activos en el mundo, pero aún no ha fijado sus prioridades en torno a Colombia.



En el sector financiero, además de la privatización de Bancafé, habría interés de algunos bancos extranjeros.



El comercio exterior, en particular la inclusión de confecciones en la ley de preferencias andinas (Atpa), moverá el mercado. No hay una cifra consolidada de los proyectos de expansión que esta medida está generando, pero sin duda las industrias de confección tendrán que hacer ensanches. Además, ya se empiezan a generar contactos con firmas europeas para que vengan a producir a Colombia y se beneficien del Atpa.



La emisión de bonos también estará a la orden del día. Este año, las empresas colocaron US$925 millones en estos papeles (incluyendo titularizaciones y sector público y privado), y se espera una cifra similar en el 2003. Por su parte, la Titularizadora Colombia tiene planeadas dos emisiones de US$182 millones de títulos de cartera hipotecaria.



El gran interrogante para el próximo año es qué solución les dará el gobierno a problemas de vieja data como la suerte de Emcali, Telecom, la empresa de Teléfonos de Barranquilla y la crisis de las electrificadoras que registran millonarias pérdidas.



El anterior gobierno les aplicó pañitos de agua tibia a estas empresas, pero no se atrevió a proponer soluciones de fondo. Cada día que pasa, los problemas se profundizan, por lo que se esperaría que el próximo año se tome de una vez por todas cartas en este asunto.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.