| 11/13/2013 6:00:00 PM

Por todo lo alto

AR Construcciones, pionera en edificios de vivienda de interés social con ascensor, hoy levanta el más alto del país, con 30 pisos, al sur de Bogotá. La firma también crece en el negocio hotelero.

El derrumbe de la torre Space en Medellín ha tenido un impacto negativo en la imagen de los constructores y ha aumentado la desconfianza de los compradores, en especial hacia los edificios altos. No obstante, una constructora bogotana, que se ha especializado en este tipo de edificaciones, sigue aumentando su apuesta por las grandes torres y no solo para las viviendas de estratos 5 y 6, sino también para la llamada VIS (Vivienda de Interés Social).

De hecho, AR Construcciones, que nació hace 35 años, aprovechó otra crisis de su sector (la de finales de los años 90) para incursionar en la VIS y fue la primera en construir este tipo de edificios con ascensor, aprovechando mejor el suelo y rompiendo el mito de que un elevador encarecía la administración.

Carlos Alberto Agudelo, presidente de AR, explica que inicialmente los proyectos se vendían de abajo hacia arriba, pero ahora es al contrario, pues los compradores se pelean la vista y la mayor iluminación de los pisos altos. Justamente, AR está construyendo al sur de Bogotá Torres de Bellavista, el edificio VIS más alto del país con 30 pisos.

Agudelo acepta que la caída del Space implica un choque tremendo para el sector, pero no siente que se hayan afectado las ventas, pues el déficit de vivienda sigue siendo alto, así que la demanda se mantiene. Aclara que, en su caso, aspira a cumplir la meta de vender 1.300 viviendas este año y facturar $200.000 millones.

Aunque AR es fuerte en construcción de VIS, no participan en el programa de las 100.000 viviendas gratis pues a sus directivos no les interesa ser proveedor del Gobierno y no comparten la idea de regalar viviendas, pues para que estas no se deterioren es necesario dar una pedagogía sobre la importancia de pagar administración y cuidar los conjuntos, así como proveer obras complementarias, tipo comercios y accesos a vías.

En cuanto a la preocupación por las dificultades para construir en Bogotá bajo la administración de Gustavo Petro, Agudelo considera que lo que se debe hacer es ajustarse al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) vigente y, con esa premisa, están desarrollando otra línea de negocios, que es la de hoteles. Al AR Salitre, que construyeron hace tres años, se sumará otro hotel en la calle 100 con carrera 15 en Bogotá. Es más, esta firma no solo construye hoteles, sino que los opera y para eso creó una empresa. A los de Bogotá sumarán otro en Santa Marta.

Agudelo no comparte la idea de que en el país exista una sobreoferta hotelera, pues considera que la ocupación está creciendo de la mano del mayor ingreso de visitantes extranjeros.

Para este año se esperan 2 millones y la idea es que crezcan a medida que el país mejore como destino turístico. Si su apuesta es correcta, seguirá demostrando que no hay camas hoteleras, ni viviendas pa’ tanta gente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?