| 9/1/2016 12:00:00 AM

El top de los mejores empresarios del 2016

Munir Falah, presidente de Cine Colombia, fue galardonado por la Escuela de Administración de Negocios de la Universidad del Rosario como el Empresario Colombiano del Año 2016. También se reconoció el trabajo de César Augusto Jaramillo y Mauricio Sabogal. La Revista Dinero fue aliada en este proceso.

Como lo hace desde hace 11 años, la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario –con el apoyo de Revista Dinero– entregó el pasado 18 de agosto el Premio Empresario Colombiano 2016, en sus categorías Mariposa de Lorenz, Ave Fénix y Halcón Dorado.

Los tres galardones no son otra cosa que un reconocimiento al trabajo y profesionalismo de hombres de negocios que desde diferentes perspectivas han logrado resultados y consolidado la operación de las organizaciones para las cuales trabajan.

Munir Falah, presidente de Cine Colombia, fue el ganador del Premio Mariposa de Lorenz, mientras César Augusto Jaramillo, gerente de Industria de Calzado Jovical, recibió el Ave Fénix al Resurgimiento Empresarial. Por su parte, Mauricio Sabogal, director ejecutivo de Global Kinetic Worldwide, obtuvo el Halcón Dorado, distinción a los egresados de la facultad de Administración de ese centro universitario.

Para la selección del empresario del año, Falah compitió al final del proceso contra sus homólogos de Harinera del Valle, Eduardo Urdaneta, y la Organización Corona, Carlos Enrique Moreno, quienes conformaron el grupo de tres finalistas, instancia a la que llegaron luego de superar varios filtros.

Una vez en este punto, debieron someterse a la votación de los colombianos, quienes tenían la posibilidad de elegir la empresa que consideraran cumplía con las mejores prácticas en términos de calidad de productos y servicios, innovación, atractividad para trabajar, compromiso ambiental y social y reputación.

El ganador del Premio Mariposa de Lorenz lleva las riendas de Cine Colombia desde hace 26 años y proyecta llegar a 400 salas de cine en tres años –hoy tiene 280– para lo cual destinará recursos por un monto cercano a los US$100 millones.

La dirección estratégica, eficiencia operacional, responsabilidad social y ética empresarial fueron los factores que le permitieron a Falah recibir el reconocimiento. Esto sin dejar de lado temas como la mística y la cultura empresarial con la que ha trabajado la organización desde hace más de dos décadas.

José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, destacó que las finalistas son “compañías de larga trayectoria, con unas políticas de responsabilidad social y de valor compartido extraordinarias, con rentabilidades muy significativas, que generan empleo en este país y que tienen un compromiso medioambiental”.

En la ceremonia de premiación se le rindió un homenaje a Juan Mario Laserna, consejero editorial de Revista Dinero, fallecido el pasado 24 de julio.

Jovical, el Ave Fénix

Industria de Calzado Jovical fue la ganadora el Premio Ave Fénix, que reconoce el trabajo realizado para reponerse de una situación económica difícil. Jovical no fue ajena a los problemas económicos que enfrentó el país a finales de los años 90, y en 2001 firmó un acuerdo de reestructuración a diez años. Sin embargo, su tesón y deseo de superar la crisis le permitió salir de la Ley 550 en 2007, cuatro años antes de lo previsto.

En 1999, cuando empezaron las dificultades, la firma –reconocida por su calzado colegial y casual– debió darle un vuelco al negocio centrándose en el calzado industrial bajo la marca Westland. Su gerente general, César Augusto Jaramillo, considera que hoy es la mejor marca del país en este segmento, aunque compite con productos americanos, brasileños y europeos.

Los inconvenientes enfrentados por el sector petrolero no fueron ajenos a la compañía, que tiene en esta actividad buena parte de sus clientes. Ante esta situación, la empresa decidió apostarles a otros sectores industriales y buscar nuevos mercados en el exterior, pues hasta hace unos años sus principales socios comerciales eran Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia.

Hace poco abrió una comercializadora en Estados Unidos, con el fin de atender ese mercado, y dentro de sus planes a mediano plazo está el ingreso a Canadá y Europa en donde adelanta los trámites necesarios para comenzar a comercializar un nuevo producto que aún no está en el mercado.

La firma emplea 260 personas y tiene su planta de producción en Mosquera, Cundinamarca, en donde fabrica cada mes 25.000 pares de botas. También cuenta con 10 puntos de venta propios y una fuerza de ventas que se encarga de conseguir los contratos con grandes empresas, además de una red de distribuidores. El año pasado Jovical vendió $27.200 millones y el objetivo este año es alcanzar la misma cifra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?