| 2/12/1999 12:00:00 AM

Los genios de las botellas

Comptec encontró en la reducción de costos y el manejo de inventarios la estrategia para penetrar los mercados naturales de su competencia.

Una filial de Coca-Cola Company dirigida por colombianos es el principal proveedor de botellas plásticas retornables de la multinacional en América Latina. Para Comptec, la caída de la demanda en Colombia o la crisis general de la economía no fueron un obstáculo para cumplir las metas de ventas que se había propuesto para 1998. Las exportaciones, que para 1997 representaban un 40% de las ventas, en 1998 pasaron a representar un 45,07% del total de US$11,5 millones de ventas.



Las metas son agresivas. Para este año, Comptec tiene planeado incrementar sus exportaciones en un 20% para así dar un primer paso en la meta de duplicarlas en cuatro años. "En las exportaciones está la generación de ingresos que permiten el crecimiento de esta empresa y del país", dice un reporte de Comptec.



Aunque para Comptec la posición geográfica es una desventaja frente sus competidores, que tienen sus plantas a pocas horas del puerto en sus respectivos países, esta empresa ha creado estrategias que le permiten sobrellevar la desventaja y ser tanto o más competitiva que la misma competencia. Basados en un manejo especial en la rotación de inventarios han reducido considerablemente sus costos financieros al pasar de un inventario de 90 a 30 días.



Para lograr un ajuste casi perfecto en la producción, desde el primer día del año trabajan en estimativos de ventas y proyecciones para cada tipo de envase y para cada mercado, nacional e internacional, lo cual les permite, una vez el producto está terminado, despacharlo a su lugar de destino sin ningún contratiempo. Gracias a este ajuste han llegado a lo que Sergio Arango llama el secreto para tener un buen desempeño en las exportaciones: la "disponibilidad" del producto. Mientras que el tiempo de entrega del pedido por parte de su competidor mexicano Continental Pet Technologies es de 40 días, ellos ponen el pedido en su lugar de destino en 20 días, con lo cual obtienen una ventaja en el tiempo de entrega que los ha ayudado a entrar a los mercados naturales de su competencia, como es el caso de México.



Además de la disponibilidad del producto, la empresa también ha trabajado en la forma de ser más competitiva en precios. Aunque el costo de producir una botella es prácticamente igual en todos los países, en Colombia hay una diferencia en los costos de transporte por las distancias entre la planta de Bogotá y los puertos de Buenaventura y Cartagena. Estos costos representan casi un 20% del precio final del producto.

A pesar de los altos costos de transporte desde Bogotá, Comptec exporta con éxito.



Con el fin de reducir el costo del flete hace más o menos un año el departamento comercial, con la colaboración de los transportadores, realizó un análisis del movimiento del producto físico que le permitió aumentar el número de unidades por unidad de carga transportada. Con esta estrategia han entrado a México casi en iguales condiciones que los chilenos de Multipak y a Centroamérica, mercado anteriormente dominado por México. Esta estrategia consiste en maximizar la altura de cada pallet despachando un 17% más de producto en cada contenedor reduciendo el número de contenedores necesitados al año pasando de 760 a 635 contenedores por año. Además de este trabajo en llave con los transportadores, las dos partes llegaron a un acuerdo que les permite tener tarifas por debajo del mercado en un 15%, aproximadamente.



El manejo de inventarios y la entrega a tiempo han sido las bases de la competitividad de Comptec.



Para Comptec, seguir ubicada en Bogotá ­aunque en cierta forma es una desventaja­ tiene su razón de ser. Bogotá concentra el 60% de su mercado nacional y es un punto de donde puede despachar al puerto de Buenaventura y al de Cartagena, ya que su mercado internacional está repartido entre Suramérica y Centroamérica, pues sus principales clientes están en México, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Perú, Bolivia, Chile, Brasil y Ecuador, país en el que, además de mantener una relación comercial, ha promovido y apoyado el montaje de una empresa recicladora de este tipo de botellas.



El material reciclado se puede utilizar en la fabricación de artículos plásticos en aplicaciones que no tengan que ver con el ramo alimenticio, como las tejas plásticas. Este sistema les ha permitido además apalancar las exportaciones y crear un valor agregado en su servicio.



Comptec se ubicó en la Zona Franca desde hace dos años para obtener los beneficios de esta posición, ya que la totalidad de las materias primas y de los equipos de alta tecnología que utiliza son importados. En el caso de las materias primas que entren por la Zona Franca y que se destinen a las exportaciones, están libres de gravámenes, no tienen impuesto de arancel ni pagan IVA, y la materia prima para el mercado nacional cuenta con un diferimiento financiero ya que el arancel y el IVA no se pagan cuando llega la materia prima, sino al momento de transformar las resinas, lo que significa un beneficio financiero que puede ser trasladado a los precios.

Desde el primer día del año trabajan con proyecciones detalladas por envase y por tipo de producto. Sergio Arango, gerente de Comptec.



Además, todos los equipos que se importen para transformar la materia prima en producto terminado no tienen arancel ni IVA, cosa que no ocurriría en el territorio aduanero colombiano. El impuesto de renta, que en Colombia es el 35%, tampoco se paga sobre las ventas de exportación.



Para Comptec, la ventaja de estar en la Zona Franca, sumada a sus otras estrategias, se ha convertido en la clave para su objetivo: incrementar al máximo sus exportaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?