Rainer Schellenberg (Vicepresidente de desarrollo de negocios de AXA Colpatria), Gonzalo Ortiz (Gerente de gestión de mercados de Delima Marsh) y Carlos Valera (Vicepresidente técnico de Fasecolda).

| 3/17/2016 12:00:00 AM

Los estragos del dólar a la hora de reclamar a las aseguradoras

La devaluación está afectando el negocio de los seguros, pues los repuestos importados de maquinaria, equipos y vehículos se han encarecido tanto que han disparado las indemnizaciones. ¿Viene alza de primas?

En julio del año pasado, una empresa del sector real aseguró una máquina que compró en el exterior por $2.700 millones (el equivalente a US$1 millón) y en enero de este año se le dañó. Cuando fue a hacer la reclamación y, aunque la máquina seguía costando el mismo US$1 millón, el seguro le respondió por $2.700 millones y no por los $3.270 millones que ahora valía la máquina por causa de la devaluación.

La rápida desvalorización del peso frente al dólar –que alcanza 56% en los últimos dos años– cada vez afecta a más sectores y ahora el turno es para los seguros que amparan los activos de muchas empresas, que por lo general son traídos del exterior, así como las pólizas de vehículos y de salud.

Gonzalo Ortiz, gerente nacional de gestión de mercados de Delima Marsh, explica que el alza de la tasa de cambio impacta los valores asegurados y, por ende, las indemnizaciones. Como resultado, los bienes protegidos quedan con infraseguro o seguro insuficiente, dado que si las pólizas se pactan en pesos, se pagan en la misma moneda. Las aseguradoras no responden por el choque cambiario, a menos que el seguro se pacte en dólares. Además, el Código de Comercio establece que es el tomador del seguro el responsable de actualizar constantemente el valor de los bienes que tiene protegidos. Así que si estos se encarecen por el dólar, deben pedir a la aseguradora que les actualice la póliza, para que en caso de siniestro no les pase lo de la empresa mencionada.

El problema es que muchas empresas no recuerdan actualizar los valores asegurados sino cuando ya es demasiado tarde. En 2015, según la Superfinanciera, las aseguradoras cobraron primas por $260.085 millones por montaje y rotura de máquinas y pagaron siniestros por $85.226 millones.

Carlos Varela, vicepresidente técnico de Fasecolda, aclara que si las pólizas se pactan en dólares no hay problemas de infraseguro, pero que además en los seguros de maquinaria se debe tener en cuenta que también se presenta una depreciación, lo que hace que estos bienes no valgan lo mismo que si son nuevos.

El impacto en las pólizas voluntarias de vehículos, con un mercado que tiene 60% de importados, no se ve en los valores asegurados, –pues Fasecolda constantemente actualiza dichos valores con el precio comercial promedio de las referencias de vehículos más comunes del país– sino en las indemnizaciones. El encarecimiento de los repuestos, también traídos mayoritariamente del exterior, ha disparado el costo de las reparaciones, a tal punto que en muchos casos las aseguradoras prefieren declarar una pérdida total y pagar el valor completo del carro al asegurado o reemplazarlo por uno nuevo, en lugar de hacer la reparación parcial.

Las cifras de Fasecolda muestran que, a diciembre de 2015, las compañías de seguros pagaron siniestros por pólizas voluntarias de vehículos por $1,6 billones a más de 223.000 personas, 16% más que el año anterior. Y, por cada $100 en siniestros que pagaron, $59 correspondieron a reparaciones a los vehículos, cerca de $23 a pérdidas totales causadas en accidentes de tránsito, $10 a hurto y $8 a responsabilidad civil.

Carros más caros

En el gremio de los seguros también indican que, por causa de la devaluación, en el último año el valor promedio de los vehículos nuevos ha subido en más de 6% y el de los repuestos en más de 28%, lo que ha afectado la operación de las aseguradoras. Hasta diciembre de 2015, las que comercializan el ramo de vehículos reportaron un resultado técnico negativo de $243.000 millones, pues pagaron más por siniestros que lo que recibieron por primas.

Esto lo ratifica Rainer Schellenberg, vicepresidente de desarrollo de negocios de Axa Colpatria, quien asegura que en las pólizas de seguros de autos la devaluación no tiene ningún efecto para el asegurado, pues el valor en pesos se tiene en cuenta como una variable para determinar la prima, pero a la hora de entregar la indemnización, por ejemplo por pérdida total del vehículo, se debe tener en cuenta el valor comercial actual del mismo, por lo tanto es la aseguradora quien asume el riesgo cambiario.

No obstante, no es tan claro que los dueños de vehículos asegurados no se vayan a ver afectados, pues hay una presión para que suban las primas. “El impacto de la devaluación es difícil de cuantificar. Por ahora las empresas compiten bastante entre sí y eso hace que las tarifas no suban, pero definitivamente hay presión al alza. Esto debido a que el costo de los siniestros es clave al determinar el valor de las primas, y los siniestros se ven afectados por los mayores costos de reparación y el valor de los vehículos”, precisa Varela.

Otro ramo de los seguros que se resiente por el dólar es el Soat, debido a que 92% de sus indemnizaciones se refieren a costos médicos y allí pesan mucho los materiales de osteosíntesis, que son los que se usan para el tratamiento quirúrgico de fracturas e incluyen placas, clavos, tornillos, alambre, agujas y pines, todos ellos importados. Las fracturas son uno de los principales siniestros que paga el Soat, en particular en el caso de motociclistas, que son los que se estrellan con más frecuencia. Los seguros de salud también se afectan por este motivo.

El dólar no solo encareció los viajes al exterior, la compra de tecnología y la canasta familiar; cada vez más su elevada cotización se siente en sectores que a primera vista no tendrían por qué verse impactados. Parece que, ante la devaluación, no hay seguro que valga.

¿Cómo protegerse?

Estas son algunas recomendaciones de la corredora Delima Marsh para minimizar el impacto de la devaluación en los seguros.

Revisar constantemente la suma asegurada de todos los activos cuya póliza esté en pesos y que, en el evento de una pérdida o siniestro, deban ser adquiridos en el exterior. Si lo requiere, compre los seguros denominados en moneda extranjera, lo cual se puede pactar con la aseguradora. También se puede mezclar una parte en pesos y otra en dólares. Como en las pólizas de automóviles el valor asegurado está dado por las tablas de Fasecolda, la sugerencia es revisar que el valor de los accesorios (por ejemplo, un radio costoso) esté debidamente reportado y actualizado en el seguro, así como los blindajes.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>