| 3/5/2004 12:00:00 AM

Los desafíos de Ochoa

Juan Camilo Ochoa, nuevo presidente de Suramericana de Inversiones, deberá adaptar la compañía a los nuevos requerimientos del mercado por el TLC y el Alca.

Uno de los grupos económicos que más se ha movido en la modernización de su estructura y en la apertura a inversionistas y aliados estratégicos en los últimos años es el Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, un conglomerado de empresas en las áreas financiera, de alimentos y cementos, cuya cabeza visible es Suramericana de Inversiones. Por eso, el mercado esperaba con nerviosismo el relevo en la presidencia de esta compañía. Pero con el nombramiento de Juan Camilo Ochoa en el cargo, la señal de continuidad en la estrategia del grupo ha sido bien recibida por los inversionistas internacionales y accionistas locales.

Aunque el nombramiento de Ochoa seguramente es una fórmula de transición, si se tiene en cuenta que este PhD en matemáticas de la Universidad de California es un año mayor que Nicanor Restrepo, su antecesor, tiene el respaldo de los presidentes de las otras dos ramas del GEA, lo que asegura que se podrán seguir los proyectos sin mayores fricciones.

Además Ochoa, quien se venía desempeñando en la presidencia de Corfinsura, ya pertenecía a las juntas directivas de Inversiones Nacional de Chocolates y de Cemento Argos, que trazan las directrices de las ramas de alimentos y cementos del grupo. Ahora entrará a esas juntas como presidente de Suramericana.

El desafío es integrar el equipo coordinador del grupo por medio de estas dos juntas directivas, donde tendrá que interactuar con Carlos Enrique Piedrahíta, presidente de Nacional de Chocolates, José Alberto Vélez, de Cemento Argos, todos pupilos de Nicanor Restrepo en su momento, lo que le daba un gran ascendiente sobre ellos.

Ochoa ya tiene el camino allanado. Si bien Nicanor Restrepo fue el estratega de los mecanismos para lograr una mayor transparencia accionaria en el grupo, Ochoa también ha sido una figura clave en la nueva orientación del grupo y siempre ha estado en el centro de las discusiones del GEA. Sin embargo, su participación en el proceso ha pasado inadvertida para el público en general.

Una de sus características es el bajo perfil, por lo que no se espera que quiera asumir el liderazgo que Nicanor Restrepo tenía en la relación con el gobierno. "El es muy importante para la consolidación de los planes estratégicos, pero como su perfil es muy reservado, puede que el centro de gravedad del grupo cambie de localización", explica un conocedor del GEA.

Con esta nueva estructura, el GEA pasa de tener a Nicanor Restrepo como figura del grupo a tener tres líderes en los principales negocios, además de Jorge Londoño en la presidencia de Bancolombia. Así, la tarea de Ochoa estará más encaminada a poner la casa en orden.

Por eso, su principal desafío será adaptar el área de seguros y seguridad social a las nuevas condiciones del mercado que se vienen con la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), en caso de que incluyan el tema de servicios.

También tendrá que interpretar los tiempos que vienen y adecuar la compañía a ellos, para darle mayor competitividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?