| 2/4/2005 12:00:00 AM

Los demás

Aeropuertos, ríos y energía, otros puntos de la agenda.

¿Cuáles son los planes para el tráfico aéreo, fluvial y férreo y para energía?. Tradicionalmente, las vías se han llevado la mayor parte de la inversión del gobierno central en transporte. En 1995 se llevó el 73% de los US$820 millones y en 2003 el 84% de los US$320 millones. Los puertos, ferrocarriles y aeropuertos nunca han tenido más de 27% del presupuesto.

Aunque la tendencia no cambia mucho, en 2005 hay un componente más grande de inversión pública y privada en otros modos de transporte. Los planes del gobierno incluyen estos puntos.



AEROPUERTOS

Colombia saca el 0,6% de sus exportaciones a Estados Unidos por vía aérea, un volumen inusualmente alto en el continente. Además, por esas ventas, particularmente de flores, recibe el 20% de todas las divisas que generan las exportaciones a ese país. Eso hace el Plan Maestro del aeropuerto Eldorado en Bogotá tan importante.

Esta concesión que va hasta 2020 y valdrá US$1.000 millones, posiblemente incluirá los terminales aéreos de Villavicencio y Girardot. El gobierno espera que se entreguen en concesiónlos aeropuertos de Cali y Pereira.

En Caldas, el gobierno ya giró $10.000 millones para el aeropuerto de Palestina, que será el nuevo terminal de Manizales y con el programa "Aeropuertos Comunitarios", el gobierno avanza en la mejora de 26 pistas en lugares como Tarapacá, o Leticia, que tienen el transporte aéreo como única salida expedita para personas y mercancías.



FÉRREO

El transporte por ferrocarril es más barato que el carretero en trayectos largos. Sin embargo, de los 2.500 kilómetros de vía férrea, 2.000 están concesionados y 500 están virtualmente inactivos. El gobierno pretende concesionar la parte inactiva de la vía y se espera que para diciembre esté en operación el ferrocarril desde Santa Marta hasta La Dorada (Caldas). Sin embargo, los líos jurídicos en la concesión del Atlántico con Fenoco y el escaso volumen de carga movido por los corredores (43 millones de toneladas en 2003 y 50 millones en 2004 - casi todo carbón) hacen que este modo de transporte siga siendo una pieza muy débil del andamiaje logístico.



FLUVIAL

Aunque la recuperación de la navegabilidad del Magdalena es el proyecto más visible, el que mejor se está moviendo es el de hacer navegable el río Meta desde Puerto López hasta Puerto Carreño. El proyecto les interesa a Japón y a Brasil, y ya tiene estudios para construir un canal de 1,8 metros de profundidad. En un viaje reciente a Brasil, Andrés Uriel Gallego, ministro de Transporte, avanzó en la financiación de algunas obras iniciales.



TRANSPORTE MASIVO URBANO

La fórmula de TransMilenio se está trasplantando a otras capitales, con una inversión de $2,8 billones. En Cali y Pereira ya se iniciaron las obras, en Medellín y Cartagena abrió la etapa de licitación y en Bucaramanga, Soacha y Barranquilla se sacarán los pliegos de licitación en mayo. Como se demostró en Bogotá, estas obras demandan una gran cantidad de mano de obra y materiales. Este año se crearán cerca de 50.000 empleos en este programa.



ELECTRICIDAD

El principal problema para la infraestructura eléctrica en el país está en crear señales claras de largo plazo para los inversionistas. Así lo consideraban hace dos años los expertos Jaime Millán y Ulpiano Ayala y ese sigue siendo el problema hoy.

Las tarifas de energía son bajas para estándares internacionales, con lo que se dificulta realizar inversiones que por su envergadura, solo se recuperan en plazos largos. Los empresarios del sector también se quejan de la falta de claridad en el manejo de los subsidios, en su orientación y de algunas normas en la distribución de energía. La Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, reunió en enero a todos los agentes de este mercado para discutir el tema del cargo por capacidad, la tarifa que serviría de señal de largo plazo para que los empresarios puedan recuperar sus inversiones. Con tarifas claras, el futuro se vería más despejado.

En el momento hay 12 proyectos en construcción, que generarán 890 megavatios, suficientes para atender la demanda de energía hasta 2009. Sin embargo, el Ministerio de Minas estima que hasta 2018 se necesitarán 1.800 megavatios más, por lo que se espera que se comiencen a presentar nuevos proyectos que podrían costar US$2.000 millones adicionales.

La experiencia continental muestra que el gobierno no debe convertirse en inversionista de proyectos enormes que se emprenden por razones políticas. "Ya sabemos lo que son los Guavios", sostiene un experto del sector. Tampoco se debería favorecer a las empresas estatales frente a las privadas, porque se configuraría una competencia desleal que retardaría la inversión.

Con un conjunto de tarifas remunerativas, estables y claras y un sistema para escoger las obras más eficientes, los proyectos irán apareciendo, manifiesta Jaime Millán. No se trata de dejar que el mercado decida todo, sino de enderezar los incentivos para que se desarrollen los proyectos que se requieren. En todo el mundo operan las cosas así. "No son mercados libres, sino mercados diseñados y deben tener a alguien muy bueno al timón", concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?