Los caminantes

| 9/1/2001 12:00:00 AM

Los caminantes

En un difícil contexto nacional y regional, las empresas multinacionales han logrado balancear la mala imagen del país con las ventajas que presenta Colombia para invertir.

Durante los próximos dos años, Texaco, empresa que lleva 76 años en Colombia, planea invertir US$200 millones, una cifra nada despreciable si se tiene en cuenta que durante el 2000 la inversión extranjera directa (IED) en Colombia fue de US$1.340 millones. Por otro lado, el mes pasado Coinvertir ganó el premio otorgado por Corporate Location, una de las principales publicaciones sobre inversión extranjera afiliada a Euromoney, y por un grupo de consultoras que evaluaron las diferentes agencias de promoción del mundo, como la agencia con mayor progreso durante el 2000 en el mundo.

Estos dos hechos pueden sonar paradójicos en un país como Colombia, donde la violencia se toma los titulares todos los días. Pero en realidad es el resultado de una nueva estrategia en inversión extranjera, que se ha implementado no solo debido a las condiciones internas del país, sino también de la región.



Durante los últimos años, la inversión extranjera hacia los países en vías de desarrollo se ha venido estancando y en América Latina se redujo más de un 20% en el último año. Ante esta situación, hay dos caminos posibles. O resignarse a la difícil coyuntura de la región, o pedalear más fuerte. Y tanto Coinvertir como los presidentes de muchas de las empresas multinacionales en Colombia han decidido precisamente tomar la segunda opción. Por ello, la estrategia ha cambiado. Actualmente, hay unas 400 multinacionales con ventas anuales de $26,6 billones, lo cual equivale al 15% del PIB. Ante esta realidad y una coyuntura regional y nacional como la actual, resulta urgente trabajar por retener las inversiones de las multinacionales que ya están en Colombia y por este medio generar una dinámica que atraiga nuevas inversiones.



¿Pero cómo hacer esto una realidad? Dos aspectos de la estrategia son claves: la promoción y los incentivos. En un país con una imagen difícil en el exterior, la promoción contextualizada de Colombia es fundamental. En esto se ha venido trabajando y ya se comienzan a ver los frutos. Fue precisamente una de las razones por las cuales Corporate Location otorgó el premio, pues "sin ocultar los problemas que afectan al país, Coinvertir ha adoptado un enfoque transparente en la promoción, enfrentando exitosamente las percepciones negativas". Con este esfuerzo, la agencia se ha convertido en una entidad ampliamente reconocida por su liderazgo y por su contribución a la atracción de inversión extranjera en Colombia. Con la ayuda de información económica y legal de altísima calidad, Coinvertir no solo promociona al país, sino que les da a los presidentes de las compañías multinacionales en Colombia las herramientas para que puedan realizar informes a sus casas matrices sobre el país.



Y junto a la promoción, las multinacionales de los diferentes sectores también deben tener muy claros los incentivos para estar en Colombia. La evidencia muestra que en América Latina, la IED llega a los países que pueden cubrir tres necesidades: eficiencia, materias primas o acceso al mercado regional. Aunque ha tratado de generar incentivos para que sus sectores estén en los tres frentes, Colombia compite particularmente para proveer la segunda y la tercera necesidad.



Este es el caso de empresas como Texaco, Bayer, IBM, Dupont y Unilever. El primero, que lleva 76 años en el país, es el claro ejemplo de inversión extranjera en busca de una materia prima, el gas. "Hemos tenido una participación constante y lo hemos hecho porque creemos en el potencial del país, el posicionamiento de sus productos y la responsabilidad de su gente," comenta Alex Archila, presidente de Texaco.



Bayer, por su parte, ha escogido a Colombia como entrada al mercado regional. Esta decisión fue tomada hace algunos años y hoy muestra sus frutos. "Los resultados positivos de la estrategia de regionalización en América Latina han motivado a Bayer a consolidar su operación en la región andina. En Bogotá se centralizan las decisiones del grupo gerencial, que dirige la operación para toda la región. En los últimos años y con destino al mercado andino, hemos invertido en nuestras plantas en Colombia y este año en la solución e-business de la región andina que ha sido desarrollada para atender a nuestros clientes, distribuidores y proveedores de una forma más eficiente", comenta Mathias Mallman, presidente de Bayer.



El hecho de que Colombia sea la puerta al mercado regional es uno de los grandes beneficios de la inversión extranjera en el país, ya que tiene un impacto directo en las exportaciones mientras que genera ganancias de eficiencia para las empresas. El año pasado, el estudio de Fedesarrollo "Inversión extranjera y exportaciones - La evidencia de Colombia en los años 90", desarrollado por Sandra Zuluaga y Mauricio Reina, encontró que los sectores con una alta participación de capital extranjero exhiben una marcada orientación hacia las exportaciones, como aquellos que fabrican sustancias químicas, derivados del petróleo, metálicos, y alimentos y bebidas, entre otros. Si bien esta afirmación había sido siempre una de las ventajas de Colombia con miras al futuro, hoy ya es una realidad. De hecho, para Guillermo Heins, de Dupont, "Colombia representa el centro del grupo andino, además de ser un mercado altamente atractivo". Unilever, por su parte, sostiene que es demasiado importante estar muy cerca de sus consumidores, por lo cual su compromiso local no es solo de ventas, sino también de producción.



Y más allá, Colombia está en un proceso de modernización en todos los sentidos. "Los empresarios creen en la necesidad de explotar el potencial de Colombia, globalizarse y mejorar su infraestructura tecnológica. Hay una oportunidad interesante, además de la responsabilidad empresarial que tenemos que asumir", comenta Edgar Holguín, de IBM. Pero, además, las empresas también ven beneficios gracias al talento humano que genera un importante impacto en eficiencia. Los ejecutivos entrevistados por Dinero, sin excepción, encontraron que las ganas de trabajar y el talento humano son algunos de los principales atractivos para estar en Colombia.



¿Qué hacer hacia adelante? Es innegable la necesidad de continuar con estos esfuerzos. Si se quiere tener éxito con esta estrategia, es necesario continuar analizando la forma en la cual las estrategias de las empresas y del país y los sectores se compaginan, y estar atentos a las posibles dificultades que encuentren los inversionistas. Coinvertir ya ha comenzado este trabajo, además de convertirse en un verdadero foro donde el gobierno y los empresarios extranjeros se pueden encontrar para discutir y analizar cómo mejorar. En estos casos, la discusión y el consenso de verdad funcionan.



Las ejemplos

Pese a la difícil situación de Colombia, las empresas multinacionales siguen creyendo en el país. Ejemplo de ello es la inversión por US$200 millones que planea Texaco entre el 2002 y el 2003.



Coinvertir ganó el premio otorgado por Corporate Location, como la agencia de promoción de inversión extranjera que más progresó durante el 2000.



La estrategia



Estos dos hechos son el resultado de la labor conjunta de Coinvertir y las multinacionales por poner en contexto la situación de Colombia y los beneficios que representa invertir en el país, para retener la inversión existente y atraer nueva.









IED. Del mundo a Colombia

En el mundo. Durante el 2000, los flujos de inversión extranjera directa (IED) superaron los US$1,1 billones, con un aumento del 14% frente a 1999.



En los países desarrollados. Llegó a US$900.000 millones en el 2000. El crecimiento de la IED en el mundo se vio jalonado por el crecimiento de 17% hacia estos países.



En los países en vía de desarrollo. Durante el 2000 se mantuvieron relativamente estables, en el orden de los US$190.000 millones.



En América Latina. En el 2000, los flujos de IED fueron US$74.000 millones, lo que representa una disminución de más de un 20% con respecto a los US$93.000 millones que ingresaron en 1999.



En Colombia. Los flujos de IED crecieron 17,5%, al alcanzar los US$1.340 millones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.