| 1/21/2011 12:00:00 AM

Los Beverly ricos

¿Quiénes son las nuevas estrellas del negocio petrolero en Colombia?

Los nuevos protagonistas del negocio de hidrocarburos en Colombia no descubrieron petróleo por azar mientras cazaban conejos, tampoco provienen de familias de granjeros ni planean mudarse a un vecindario de estrellas de cine.

Son profesionales con maestrías y doctorados en geología, ingeniería de petróleos, finanzas y administración de empresas, muchos extranjeros y con una vasta experiencia en otros países. Pero, al igual que los Clampett -la famosa familia de la serie de televisión estadounidense los Beverly Ricos-, están haciendo historia en el sector petrolero. ¿Quiénes son las nuevas estrellas del negocio en Colombia?

Aunque cada año varía el número de petroleras debido a las fusiones, compras, transformaciones y la llegada de nuevos jugadores, ya más de un centenar de compañías operan este negocio en territorio colombiano. Llegaron al país atraídas por las reformas a los contratos petroleros adoptadas en 2004, cuando se creó la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y se quedaron por la estabilidad jurídica y las periódicas concesiones de bloques de exploración. Desde 2005 vienen desarrollado un fuerte trabajo de exploración, prospección y producción en los bloques petroleros obtenidos en las subastas y comienzan a recoger los frutos de sus inversiones pues en los últimos meses ha crecido el reporte de nuevos hallazgos petroleros que han llevado a que estas pequeñas empresas estén dando el salto en producción y exportación.

De acuerdo con el reporte de la ANH, a 31 de diciembre de 2010, la producción petrolera alcanzó los 785.000 barriles diarios, cifra superior en 39% a la meta de lograr 565.000 barriles diarios. La cifra está por encima del resultado de 2009, también sobresaliente, cuando la producción alcanzó en promedio los 671.000 barriles diarios.

Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, cree que para 2011 las inversiones en el sector podrían superar los US$4.000 millones, pues habrá más de 100 pozos exploratorios, ya que la meta es llegar a una producción entre 900.000 y un millón de barriles por día. La última subasta de la ANH, denominada Ronda 2010, permitió que 44 empresas se quedaran con 78 bloques de alto potencial en los que invertirán US$1.000 millones durante los tres primeros años. Cinco de las compañías que obtuvieron contratos en la Ronda 2010 le contaron a Dinero cuáles han sido sus resultados y cómo ven la perspectiva. Estas son sus proyecciones.

La experiencia no se improvisa
Alange Energy Corporation, Vetra Energía S.L. y Pacific Rubiales Energy tienen varias cosas en común. Las tres cuentan con experimentados profesionales venezolanos en su parte operativa y apalancamiento de inversionistas extranjeros en la financiera.En la última ronda ganaron varios bloques y sus resultados en producción se mantienen al alza. Y, mientras Pacific ya incursionó en la Bolsa de Valores de Colombia, Alange planea seguirle los pasos y quedar listada en el primer semestre de 2011, mientras Vetra estudia seguir la misma estrategia.

Al mando de estas empresas están ex directivos de la estatal petrolera venezolana Pdvsa, que llegaron al país tras la diáspora de 2003, cuando el presidente Hugo Chávez ordenó el despido de miles de trabajadores de la petrolera y le dio un giro al negocio. A la cabeza de Alange está Luis Giusti, un ingeniero de petróleos quien presidió Pdvsa entre los años 1994 y 1998, periodo durante el cual la compañía avanzó en su internacionalización. En 2005, Giusti fue invitado por el presidente Uribe para asesorar el proceso de apertura en el que se había embarcado el país con la creación de la ANH.

En 2008, Giusti y un grupo de expertos creó Alange, basados en el amplio conocimiento del negocio petrolero. Esta iniciativa, sin embargo, coincidió con la crisis financiera mundial que le generó algunas dificultades en el arranque. "No teníamos nada más que el conocimiento y la visión de lo que se podía hacer en Colombia", señala sobre la primera etapa de su compañía. Su visión era obtener algunas áreas de exploración que resultaran atractivas y de bajo riesgo, para garantizar producción a corto plazo y darle sostenibilidad financiera a la empresa.

Tuvo que esperar hasta mediados de 2009, cuando los mercados comenzaron a recuperarse, para obtener US$140 millones que requería para poner a marchar su iniciativa, aportados por inversionistas extranjeros. En 2009 Alange ya tenía una producción de 1.200 barriles de petróleo por día en el campo Cubiro.

"Fue muy rápido el desarrollo -de la producción- y la ventaja es que no hemos tenido que ir al mercado a buscar más dinero, que normalmente no le agrada mucho a los inversionistas que te promueven, porque es más dinero que genera acciones y diluye la propiedad de la compañía", sostiene Giusti. La compañía ha tenido crecimiento orgánico pero también a partir de adquisiciones, como la compra de las petroleras Prospero Hydrocarbons, en febrero de 2009, y Delavaco en octubre del mismo año.

Alange opera 12 bloques: cinco en la zona del Catatumbo, en donde ha descubierto gas natural; tres propiedades en los Llanos Orientales, siendo Cubiro el principal productor; dos en Putumayo, donde cuenta con un campo de alto potencial denominado Topoyaco y dos más en el Magdalena Medio. A estos se suman los seis bloques que obtuvo en la Ronda 2010.

Giusti estima que la producción base para 2011 será de 8.000 barriles por día -unos 4.600 propios- pero podría aumentar dependiendo de los resultados de Topoyaco.

El año pasado, Alange desarrolló un programa de inversiones por US$66 millones y este año invertirá otros US$50 millones para mantener su dinámica de exploración y producción. "Topoyaco es uno de los factores que podría cambiar el cuadro", explica Giusti sobre un posible aumento del volumen de inversiones.

Los nuevos bloques obtenidos en la Ronda 2010 requerirán inversiones cercanas a los US$30 millones, por los compromisos pactados con la ANH para los tres primeros años. Las labores de sísmica arrancarán en el segundo semestre de 2011. La compañía avanza en el proceso para listarse en la Bolsa de Valores de Colombia proceso que podría estar listo en el primer trimestre. Otra de las que apunta a convertirse en la gran sorpresa de 2011 es Vetra Energía S.L. A la cabeza está el venezolano Humberto Calderón Berti, quien fuera ministro de Relaciones Exteriores y de Minas y Energía en el vecino país, presidente de Pdvsa y de la Opep. En 2003, Calderón Berti, junto con un grupo de profesionales venezolanos e inversionistas fundó Vetra.

La necesidad de ampliar operaciones llevó a la empresa a vincular socios españoles, que hoy tienen 75% de la propiedad accionaria. La base de operaciones de Vetra está en Colombia, donde tiene 16 campos de un total de 20 que tiene en Latinoamérica, y su nómina llega a 132 personas, más 50 por contrato. La compra de Petrotesting le permitió adquirir varios bloques, en 2009, y su producción pasó de 6.800 barriles diarios ese año a 14.000 barriles en la actualidad.

La firma opera dos bloques en México, bajo la figura de servicios múltiples, en Perú tiene un bloque y otro en Ecuador. También opera en Estados Unidos, Trinidad y Tobago. Para Calderón Berti, "Colombia es hoy el país más atractivo de América Latina para invertir en el negocio petrolero".

Vetra acaba de obtener tres campos adicionales en la Ronda 2010. En 2011 realizará un agresivo plan de inversiones, que incluye 21 pozos exploratorios y de desarrollo, lo que implica una inversión de US$109 millones. En infraestructura y facilidades de producción, la compañía invertirá otros US$148 millones. "Estamos apostando fuerte en Colombia", dice Calderón, quien explica que desde la adquisicion de Petrotesting, este será el primer año en el que Vetra tendrá una producción de envergadura. Pacific Rubiales es otra de las firmas con una fuerte apuesta para este año.

El 10 de enero, durante la presentación del plan de gastos de capital de 2011, su presidente, Ronald Pantin, anunció que el presupuesto de inversión será de US$1.120 millones, con el cual busca consolidarse como el segundo productor independiente en Colombia. La compañía opera en Colombia 26 bloques, y en la pasada ronda obtuvo seis más. Su plan de inversiones para este año incluye destinar US$340 millones para actividades de exploración; US$438 millones en plantas de producción, otros US$139 en perforación de desarrollo y US$203 millones en tecnología y transporte.

Los ojos puestos en 2011
Luego de un agresivo programa de inversiones y exploración, que incluyó la perforación de cinco pozos en 2010, la canadiense Parex Resources espera comenzar el año con un flujo de producción interesante, de acuerdo con su gerente general, Melesia Kasha.

Esta administradora de empresas canadiense, con maestría en Francia y Chile, cree que, si bien 2010 fue el año exploratorio. 2011 será el de la producción. Los pronósticos apuntan a alcanzar entre 7.000 y 9.000 barriles diarios este año. En Parex, los directivos son canadienses con una amplia experiencia internacional. La firma operó en Argentina varios años bajo el nombre de Petro Andina, pero vendió estos activos y hace un par de años cambió su nombre por Parex. "La estabilidad de los nuevos contratos y los esfuerzos del Gobierno de proveer las condiciones para la inversión extranjera son razones para motivar la inversión en el país y son razones muy atractivas para mirar a Colombia como destino", sostiene la presidente de la compañía. La empresa llegó a Colombia en 2008 y hasta 2010 había realizado una inversión acumulada cercana a los US$100 millones.

Para 2011, de acuerdo con Kasha, el plan de inversiones estará entre US$70 millones y US$88 millones y se perforarán entre 16 y 20 bloques. La compañía obtuvo en la ronda de 2008 cuatro bloques, de ellos dos en los Llanos Orientales, y en la Ronda 2010 obtuvo un bloque en los Llanos. Al cierre de 2010, se anunció el hallazgo de petróleo liviano en el campo Kona, que se produce por flujo natural -36 grados API-. Sin embargo, la capacidad de producción neta y las reservas solo se darán a conocer al cierre del primer trimestre del año.

Canacol es otra de las compañías que tiene sus expectativas centradas en 2011. La compañía incursionó en el mercado colombiano en 2008 y ha tenido crecimiento orgánico y por la compra de otras firmas. Tiene seis bloques en los que explora y opera desde 2008, ubicados en los Llanos Orientales -Entrerríos y Rancho Hermoso-; Magdalena Medio -Sierra-; en Caguán y Putumayo -Ombú, Tamarín y Pacaraná- y a estos se sumaron cuatro más que obtuvo en la Ronda 2010. El año pasado fue especialmente exitoso para la compañía, reconoce Charlie Gamba, presidente de Canacol y un conocedor del negocio petrolero en la región, como quiera que trabajó por varios años como vicepresidente de la compañía Occidental en Colombia y Ecuador. Tras su retiro de la multinacional, decidió incursionar junto con socios canadienses y colombianos en el negocio petrolero ya no como empleado sino como emprendedor.

En 2010, Canacol no solo consolidó su meta de listarse en la Bolsa de Valores de Colombia -ya opera en la Bolsa de Toronto-, sino que logró superar en casi 4.000 barriles diarios la meta de producción. Según Gamba, la producción neta con la que cerró Canacol el año 2010 en Colombia fue de 10.993 barriles por día. La inversión de la compañía el año pasado alcanzó los US$42 millones. Para este año, la firma planea invertir US$108 millones en exploración de petróleo ligero a mediano que, de resultar exitoso, añadiría unos 15.000 barriles por día hacia 2015. En los bloques que adquirió la compañía en la última ronda tiene previsto invertir cerca de US$28 millones durante los tres primeros años de exploración. El conocimiento del negocio y una ambiciosa apuesta financiera han sido factores determinantes en los resultados alcanzados hasta ahora por estas compañías en Colombia. Pero el éxito dependerá, en el futuro, de la consolidación de estos resultados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?