Logística Siglo XXI

| 3/16/2001 12:00:00 AM

Logística Siglo XXI

Los avances en logística están revolucionando los conceptos fundamentales del management. América Latina se está quedando atrás.

Nunca hay un perdedor sin que aparezca un vencedor. La decepción universal frente a las empresas .com ha dejado un gran ganador en el terreno: la logística, es decir, la función que planea y ejecuta el flujo de productos desde el punto de origen hasta el consumidor final. La gran promesa de las empresas .com era lograr un comercio con un mínimo de fricción y hoy se sabe que solo la logística hará posible alcanzar esa meta. Lo esencial no es hacer negocios por internet, sino usar la red para elevar la productividad de la red de proveedores, bodegas, plantas de producción y sistemas de distribución que están en la médula de cualquier empresa.

En este terreno se gana o se pierde la batalla de la competitividad. El éxito de la economía de Estados Unidos en la década pasada, cuando fue posible aumentar las tasas de crecimiento sin elevar la inflación, se debió en gran parte a la reducción del costo de logística en la economía. Este costo descendió de 10,1% del PIB en 1999 a 8,8% del PIB en el año 2000. Los países europeos, por su parte, han entendido el mensaje. El costo de logística en Europa Occidental se redujo de 9,5% del PIB en 1999 a 7,2% en el año 2000.



En América Latina estamos muy atrás. De acuerdo con María Fernanda Rey, directora académica del Latin America Logistics Center, en Atlanta (Georgia), el costo de logística en la región se acercaba a 15,5% del PIB en el año 2000. Si bien hay progresos, la brecha frente a los países desarrollados es demasiado grande en una economía global que está cada vez más integrada. María Fernanda Rey estuvo recientemente en Colombia, conduciendo un seminario sobre el estado de la logística en América Latina organizado por Desarrollo Gerencial, de la Universidad de los Andes. Las cifras y las conclusiones que trae son del mayor interés para los empresarios colombianos.



La era de la e-logística



La obsesión con el e-business ha desatado un nuevo interés por la logística. La experiencia de los últimos 2 años demostró que el manejo de la logística es factor determinante del éxito o el fracaso de un modelo de negocio basado en internet. La lección se aplica a cualquier firma tradicional.



Internet ha reducido el tiempo y el costo necesarios para hacer transacciones, pero la gente quiere más. Hoy, cuando alguien entra a un sitio web y pone una orden de compra, espera que el resto del proceso, desde la producción hasta la entrega, sea igualmente ágil y eficaz. Así, internet ha traído un incremento exponencial de las expectativas del consumidor.



De acuerdo con el principio de que solo se administra lo que se mide, este cambio de prioridades está transformando las variables que son foco de la atención en el management. El cambio está ocurriendo tan rápidamente, que buena parte de la jerga que manejan los graduados de las escuelas de negocios se está quedando atrasada. Ya no se habla de creación de valor para el accionista, sino de creación de valor para todos los actores que tienen que ver con la empresa (stakeholders), incluyendo el universo de clientes y proveedores que dependen de la empresa para la eficiencia de sus propias cadenas logísticas. Así, ya no se habla de gerencia de índices financieros (como el Valor Económico Agregado o el Retorno sobre la Inversión), sino de gerencia de indicadores reales. Aparecen términos exóticos como la gerencia basada en cámaras (camera based management); la gerencia del paseo (MBWA, o Management by Wandering Around); y la gerencia del Lugar/ Hecho/ Cosa real (Genba/Genjitsu/Genbutsu).



Atraso latino



Los latinoamericanos estamos bastante atrasados frente a estas nuevas tendencias. Sin embargo, estamos avanzando. "La consolidación de centros de distribución en los últimos 5 años ha contribuido a bajar el costo logístico en la región. Los grandes responsables de este avance son las empresas multinacionales de consumo masivo", dice María Fernanda Rey. El mejor uso de contenedores y la mayor eficiencia en despachos son factores importantes. El promedio de uso de capacidad instalada en transporte se elevó de 30% a más de 35% (en Estados Unidos el promedio en este indicador es de 70%).



¿Qué debemos hacer para avanzar? Lo primero es tomarnos la cuestión realmente en serio. Los gobiernos tienen que entender que los negocios de este siglo van a estar basados en la logística, lo que implica que hay que modernizar tanto la infraestructura de telecomunicaciones como la de transporte. Este tema es prioridad en Europa, donde los gobiernos han visto que la suma de integración comercial y comercio digital está exponiendo todas las debilidades competitivas del continente. En palabras de Patrick Vittet-Philippe, consejero de la Unión Europea, "el éxito del comercio digital depende de la integración del transporte en la Unión".



Deberíamos aprender de esto. "El transporte es un tema olvidado entre nosotros", afirma María Fernanda Rey. "Son pocos los que aprecian, por ejemplo, la magnitud del desastre que implica el problema de transporte entre Colombia y Venezuela. Ahí se juega la competitividad de los dos países, pero no se le da prioridad a encontrar una solución".



Por parte de las empresas, es vital proceder del pensamiento a la acción. "Yo diría que las empresas colombianas se han sensibilizado frente a la importancia de la logística, pero aún estamos en una etapa de mucha teoría y poca práctica", dice Rey.



La educación es un problema grande. "Ya estamos viendo gerentes logísticos con buena formación, pero las cosas se ponen difíciles a medida que uno baja en la jerarquía. Es muy difícil conseguir, por ejemplo, buenos jefes de despacho. Hay una división en dos mundos dentro de las empresas cuando se trata de tener personal calificado. Esto es muy grave cuando se habla de logística, porque los nuevos modelos exigen gente preparada y capaz de tomar decisiones en todas las etapas del proceso", concluye. En definitiva, estamos andando, pero los demás van mucho más rápido. Lo que hacemos no va a ser suficiente. "Para usar una expresión sacada de las matemáticas, estamos teniendo problemas con el pensamiento de segunda derivada. Nos damos por satisfechos con la primera derivada, que es el cambio. Pero el verdadero campo de batalla está en la segunda derivada, que es la aceleración. Para ganar, no solo tenemos que cambiar, sino que tenemos que meter el acelerador a fondo. Lo demás es perder", concluye María Fernanda Rey. Llevar una empresa a operar en internet ya es un reto grande; renovar el sistema logístico de un país es un reto gigantesco. No hay tiempo qué perder.



¿Qué es?



Logística es la función que responde por la planeación y ejecución del flujo de productos, desde el punto de origen hasta el consumidor final.



La logística es el soporte de los negocios electrónicos. la clave de la competitividad en la economía de este siglo.



Los retos



Los gobiernos de los países desarrollados están dedicados a actualizar la infraestructura de telecomunicaciones y transporte.



La baja educación es una barrera al progreso logístico. Todos los miembros de la cadena deben estar educados para tomar decisiones.



Los colombianos tenemos que entender que no basta con adoptar el cambio. Hace falta acelerar los procesos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.