| 5/31/1998 12:00:00 AM

Listo para despegar

La sociedad con Continental le asegura dos cosas a Aces, su acceso a las grandes ligas y alguien que pelee por ella en Estados Unidos.

Fiel a su tradición de no salir de sus activos, la Federación Nacional de Cafeteros mantuvo casi intacta su participación en Aces. Por la forma en que fue elaborada, la anunciada venta del 18,7% de la aerolínea a Continental Airlines fue, más que una venta de acciones, una inyección de capital.



En total, la operación se pactó en US$17,5 millones. Pero en la práctica, la Federación de Cafeteros y la Compañía de Inversiones de la Flota Mercante sólo recibirán ­en conjunto­ US$6,5 millones, ya que el restante 11,7% corresponde a una emisión primaria y entrará directamente a la aerolínea, según confirmaron fuentes cercanas a las dos aerolíneas.



Observadores del mercado consideran que esta operación le permitirá a Aces recibir recursos para capital de trabajo y profundizar las alianzas que ya tenía con Continental. Sin embargo, no conlleva cambios profundos administrativos como se había especulado en el sector.



De hecho, la transacción le da derecho a Continental a tener un representante en la junta directiva de Aces, pero no a intervenir en la administración de la compañía.



Un intangible que Aces recibe de su nuevo socio es que, sin duda, le ayudará a abrir las puertas de Estados Unidos. Para Continental es muy importante contar con el acceso a Miami que le da Aces, ya que es el fortín de American Airlines, su principal competidor. Tener un socio en esta ruta le permite conectar a los viajeros a casi cualquier ciudad de Estados Unidos.



Por esta razón, es muy probable que Continental ayude en el lobby ante las autoridades estadounidenses para que le permitan a Aces entrar a operar en ese país su nueva flotilla de Airbus. Hasta el momento, y debido a que la Aeronáutica Civil colombiana no es considerada un ente de control lo suficientemente confiable, las aerolíneas nacionales no pueden hacer cambio de aviones en las rutas a Estados Unidos.



Aces, además, fortalece su posición como parte de la "familia" Continental, de la cual forman parte Air Canada, Air France, Alitalia, America West Airlines, Business Air, China Airlines, CSA-Czech Airlines, Gulf Stream International Airlines, SkyWest, Transavia Airlines, Virginia Airlines y la recién adquirida Copa.



Si bien con la alianza estratégica que había firmado el año pasado ya tenía acceso a esta familia, tener a Continental como socio le trae ventajas adicionales relacionadas con acceso a tecnología de punta, software para análisis de rentabilidad de rutas, expedición electrónica de tiquetes, optimización operativa, economías de escala en compra de equipos y repuestos y, por supuesto, poder dar acceso directo a casi cualquier lugar del mundo con la comodidad de un solo tiquete.



Además, se busca que con el fortalecimiento que le imprime el socio estratégico, Aces pueda ampliar su base de capital en el mercado accionario para no depender de los vaivenes de la industria cafetera, explicó el presidente de la aerolínea, Juan Emilio Posada.



La historia



Los ocho meses que Aces se demoró preparando la venta y los seis que tardó la negociación, crearon dudas sobre el éxito de la operación. Sin embargo, mientras el mercado hacía cábalas sobre las demoras, los banqueros de inversión que manejaron el proceso consideran que el tiempo fue su mejor aliado. "Le demostramos a Continental que no estábamos desesperados y consecuentemente conseguimos un precio justo por Aces", explicó Eduardo Barco, de Deutsche Morgan Grenfell.



Y es que la primera oferta que hizo Continental dejaba mucho que desear: US$10 millones por el 25% de la compañía. Ante la insatisfacción que generó el precio propuesto en enero, mejoraron la oferta a los mismos US$10 millones, pero por un porcentaje menor, el 12%.



Como ni la junta directiva de Aces ni la banca de inversión estaban conformes con esta propuesta, decidieron iniciar negociaciones con otra de las firmas que había demostrado interés en la compañía.



Se trataba de Delta Airlines, que acababa de quitarle de las manos a Continental un negocio que estaba próximo a cerrar con AeroPerú. Los otros interesados eran Air France y Vasp, pero se eligió a Delta porque Aces estaba buscando un socio que no sólo tuviera proyección internacional, sino que jugara de local en Estados Unidos.



El pasado 2 de marzo Deutsche Morgan Grenfell le envió una carta a Continental comunicándole que habían decidido contactar otros inversionistas. El 31 de marzo Delta le envió una carta a Aces ratificándole su intención de superar la oferta realizada por Continental, y una semana después empezó a pedir información sobre la compañía.



Cuando Continental se enteró de quién era su contrincante, estuvo llamando durante una semana a los directivos y miembros de la junta directiva de Aces. Por fin, pactó una entrevista con el presidente de la Federación de Cafeteros, Jorge Cárdenas Gutiérrez, quien le dio un plazo de tres días para hacer una nueva propuesta.



Aunque no quedaron satisfechos con el precio ofrecido, los cafeteros estaban muy interesados en tener a Continental como socio. Y si bien Delta podría mejorar el precio ­en Lima ofreció US$10 millones más que Continental por el 35% de AeroPerú­, era menos interesante porque no tiene una estrategia fuerte en América Latina, no viaja a Colombia y no tiene los mismos parámetros de servicio.



La posibilidad de perder el negocio hizo que Continental superara las dos ofertas anteriores. La valoración de la compañía subió de US$40 millones a US$94 millones, y optó por el 18,7%.



Según Deutsche Morgan Grenfell, la nueva valoración equivale a 2,1 veces el valor en libros de la compañía. Otra medida para analizar la operación es el flujo de caja operacional de la compañía. Según este parámetro, Continental pagó 10,5 veces el Ebitda (Earnings before interest tax depreciation and amortization) de 1997.



Con el fin de darle transparencia a la contabilidad de la compañía, según las leyes de Estados Unidos, Aces lleva desde hace tres años sus cuentas según el US Gaap, estándar estadounidense de contabilidad. La asesoría en este tema la realizó Nest, la firma que prestó el soporte técnico y de valoración durante todas las negociaciones. Y según este sistema, la transacción con Continental fue de aproximadamente 3,3 veces el valor en libros del US Gaap.



A las dos de la mañana del miércoles 20 de mayo, después de una intensa jornada entre los abogados de Continental y la banca de inversión, y de permanentes consultas con Houston, el vicepresidente senior de Continental, David Grizzle, envió por fax el documento firmado, y a la una de la tarde de ese mismo día se firmó en la Federación de Cafeteros. Así concluyeron casi año y medio de gestiones, que quedarán selladas máximo en dos meses, cuando se realice la transacción por bolsa.



La sociedad con Continental le abre a Aces las puertas de la transformación para competir tanto en el mercado mundial ­principalmente en el de Estados Unidos­ como en el interno, a la vez que le permite a la aerolínea estadounidense contar con una vía de acceso directo, cuando quiera aumentar su participación en nuestro país. La revolución que estaba esperando el mercado, será objeto de desarrollos futuros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?