Limonada dulce

| 2/16/2001 12:00:00 AM

Limonada dulce

Después de dos años de investigación, Alpina sale al mercado con Leemon, una limonada natural con la que espera quitarles el 2% de participación a las gaseosas, en un mercado que genera $1,6 billones al año.

¿Cómo lograr que una limonada natural tenga una vida útil de 35 días, su sabor no se pierda y pueda competir con otras bebidas refrescantes? A finales del pasado mes de agosto, Alvaro Otálora, Federico Hincapié, Oscar Guzmán y Orlando Camacho, de las áreas de desarrollo tecnológico y de ingeniería de Alpina, hallaron la fórmula, luego de dos años de pruebas, ensayos, errores y aciertos.

Lo primero fue hallar entre más de 20 clases de limón, las que se acomodaran a las características de la bebida, hacer las pruebas industriales y escoger las esencias ganadoras para iniciar la industrialización de un producto casero.



La prueba de fuego era que el producto tuviera una larga vida útil. Sin embargo, lo máximo que alcanzó a durar en camiones refrigerados fue 20 días. ¿Dónde estaba el problema? En que los rayos ultravioleta de la luz del día afectan el jugo del limón y lo oxidan, con lo cual pierde su color y su sabor se vuelve amargo.



Diseñaron, entonces, un envase con la aplicación de un pigmento desarrollado con tecnología europea y japonesa que bloquea los rayos ultravioleta y permite su conservación. Este diseño ya fue patentado por la empresa en el mundo.



"Lo más importante en la creación de este nuevo producto, que saldrá al mercado con el nombre de Leemon, es utilizar la tecnología adecuada, con el proceso adecuado. Es decir, saber dónde están los proveedores que pueden satisfacer nuestras demandas", dice Alvaro Otálora, director de desarrollo tecnológico de Alpina.



En este sentido, técnicos de la compañía viajaron a Europa y Japón para estudiar el diseño del envase. Y a Brasil y al centro de cítricos de la Florida para analizar el manejo del producto.



Además, con estas aplicaciones de producto y envase, lograron industrializar un proceso que ningún otro país de Latinoamérica realiza. Es más, la limonada natural es un mercado muy disperso que trabaja bajo condiciones de calidad y salubridad aún en desarrollo, y salvo el caso de Alpina en Colombia, ninguna otra firma tiene registros sanitarios del Invima.



Tras examinar la posibilidad de hacerlo en Cauca, Leemon se producirá en Chinchiná (Caldas) en la planta de frutas Passicol, de Alpina, con limones colombianos y estabilizadores de sabor importados.



La jugada



Desde 1998, cuando Hernán Méndez, presidente de Alpina, viajó a la feria de alimentos de Anuga en Alemania, fueron evidentes la tendencia y el interés de la compañía por ingresar y explorar el mercado de bebidas refrescantes, en especial con la limonada.



"Nuestro foco es ganar al menos dos puntos de participación en el mercado de las bebidas refrescantes en Colombia, atacando directamente el mercado de las gaseosas, ya que la tendencia mundial son los productos nutritivos y naturales, sin aditivos artificiales, y eso es Leemon", afirma Rafael Vargas, vicepresidente de mercadeo de la compañía.



Ese mercado, que cubre gaseosas, aguas, jugos y bebidas isotónicas, según Nielsen, es de $1,6 billones al año y corresponde a una producción de 1.508 millones de litros. Desde hace un poco más de dos años, Alpina amplió su estrategia y combinó su especialidad en productos lácteos, con refrescos y jugos de fruta.



Hoy, ocupa el segundo lugar en la categoría de jugos, en el segmento de bebidas refrescantes no retornables, con el 14,5% de participación, detrás de Tampico y seguida por Tutti Frutti y Hit. Su meta es alcanzar el 16,5% de participación en jugos antes de finalizar el año, con la incorporación de Leemon.



Las dificultades en encontrar la fórmula y el envase también hicieron que aumentara su inversión. "En un producto tradicional, entre su desarrollo, lanzamiento y publicidad, la inversión es cercana al 10% de la venta esperada. En este caso, por los imprevistos y las dificultades industriales, esa cifra llega al 15%", agrega Vargas.



Es tal la fe que Alpina tiene en Leemon, que espera que en el corto plazo sea el tercero de sus productos en ventas y volumen, detrás de Bonyurt y los jugos, pero por encima de Alpinito y Bon Flan.



Al igual que sucedió con el arequipe, la avena o el arroz de leche, un producto casero y familiar como la limonada natural llega a su portafolio. La expectativa será, entonces, que no se 'amargue'...
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.