| 3/31/2016 12:00:00 AM

Así será la puja por los espacios en el Canal Uno

Ante las demoras y pocas posibilidades que existen en la actualidad para licitar un tercer canal privado, la atención en el negocio de la televisión se concentrará en el Canal Uno. La pelea será dura.

Aunque la torta publicitaria en televisión está de capa caída, varios son los pesos pesados de la televisión colombiana que están interesados en quedarse con los espacios del Canal Uno, que serán licitados este año. Según Ángela María Mora Soto, directora de la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), esta industria no se ha librado de la incertidumbre económica mundial derivada de la crisis petrolera. A pesar de ello, ya son 8 los inscritos en el Registro Único de Operadores de Televisión (Ruo) que podrían presentar propuesta para quedarse con parte o toda la parrilla de este canal.

“El Plan Nacional de Desarrollo, en su artículo 41, le otorgó a la ANTV la facultad para determinar el número de operadores que tendría el Canal Uno. Podría ser uno, tres o 10. Todo depende de un estudio que está adelantando la Universidad Nacional, el cual concluirá cuál es la mejor opción”, explica Mora.

Hoy los espacios del Canal se los reparten tres grandes programadoras: Jorge Barón, CMI y NTC. Cada uno con 25% de los espacios, el otro 25% está en manos de la RTVC, luego de que Programar –hace unos años– entregara los espacios al Gobierno.

Si el estudio que contrató la ANTV con la Universidad Nacional concluye que se debe entregar la parrilla a un solo operador, los que operan hoy quedarían hipotéticamente en el aire, o mejor, fuera del aire. Por ello, desde ya se habla de alianzas estratégicas entre los tres actuales operadores privados. Se dice que podrían ir unidos para evitar su salida de la parrilla.

El tema central –como siempre– serán los números. En algunos escenarios y franjas no cuadra mucho el negocio.

Algunas programadoras han hecho inversiones importantes para elevar la calidad de emisión a alta definición, pero al mismo tiempo ven cómo cae la pauta publicitaria.

Según cifras de Asomedios, la inversión publicitaria para televisión nacional cayó 4,3% en 2015. Esta cifra incluye a los canales privados RCN y Caracol, cuyas participaciones de la torta son muy superiores a las que posee el Canal Uno.

¿Por qué el Canal Uno se convirtió en la novia menos apetecida por los grandes anunciantes? Para entenderlo es necesario devolver la película unos años. En 1991 se crea la Comisión Nacional de Televisión y se empiezan a hacer producciones memorables como Señora Isabel, Café o Escalona. Luego, en 1995 se expide la Ley 182, la cual mantiene el carácter mixto de los canales públicos, pero le da la opción al gobierno nacional de licitar frecuencias para canales privados.

Es así como entre 1996 y 1997 los canales RCN y Caracol se hacen con dichas frecuencias y una vez listos en desarrollo de infraestructura se llevan no solo los equipos de producción sino a los anunciantes.

“Ahí empezó un problema. Es cuando se comienza a decir: ¿quién se queda con los espacios? Entonces les otorgan franjas a Coestrellas, Promec y Punch. Ellos pensaron que con esos espacios iban a mantener el Canal y resulta que no, porque ya RCN y Caracol se habían llevado la pauta. Luego empiezan el Canal Uno y el Canal A a sufrir”; explica la ANTV.

Entre 2004 y 2005 el Canal A se revienta financieramente y se ve obligado a convertirse en institucional, mientras el Canal Uno se mantiene a flote gracias al esfuerzo empresarial de personajes como Yamid Amat, Jorge Barón y Daniel Coronell.

Desde ese entonces y hasta la fecha la situación no ha cambiado mucho.

La pauta se mantenía gracias a los espacios de música popular, noticias y entretenimiento. Sin embargo, el modelo no es sostenible con una tendencia decreciente de inversión en publicidad.

“Todo puede ser interesante siempre y cuando vendan (espacios y pauta). La gente no decide cambiar de televisor porque sí, lo hacen porque quieren ver de mejor manera el contenido. La clave del éxito es el contenido. Se tiene que repensar el modelo. Mire el caso de El Tiempo con el canal de noticias o NTN24. El Canal Uno no puede seguir produciendo lo mismo porque de lo contrario no va a seguir adelante, eso está clarísimo”, advierte la directora Mora.

La licitación

El próximo 30 de julio se tiene previsto que la Universidad Nacional entregue a la ANTV el estudio para el Canal Uno. Inmediatamente se comenzará a montar el modelo financiero y las condiciones para abrir licitación a más tardar el 1 de octubre del presente año.

¿Quiénes pueden participar? Todas las sociedades que cumplan con requisitos básicos de experiencia, patrimonio e infraestructura; además, deben estar inscritos en el Ruo. Allí ya están empresas como Colombiana de Televisión, NTC, Compañía de Medios de Información SAS, SportSat, Jorge Barón, RTI, Televideo y Programar. También podrán inscribirse empresarios extranjeros como Cisneros o el propio Televisa; falta ver si los números les cuadran.

Tanto CMI, como NTC y Jorge Barón tienen contrato vigente hasta el 30 de abril de 2017 y no es prorrogable. De ahí la importancia de la licitación de este año. La adjudicación de los espacios –de uno o más operadores– tendrá en cuenta las mejores ofertas en cuanto a contraprestaciones.

Si el tercer canal privado no ve la luz del día este año –como ya algunos lo anticipan– el Canal Uno se convierte en un negocio más que interesante para empresarios del sector. La torta publicitaria está apretada, pero no todo lo tiene garantizado RCN o Caracol. El tema central es mejorar el contenido, sobre todo el que no está en horario prime.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?