| 9/29/2006 12:00:00 AM

Las ferias mueven la economía de Bogotá

Ad portas de inaugurar una nueva versión de la Feria Internacional de Bogotá, Fedesarrollo revela que las ferias contribuyen con el 5,5% del PIB de la capital del país.

El empleo, el comercio, la construcción, el transporte, la banca, la hotelería, las telecomunicaciones y el sector de servicios en general, incluidos básicos, como agua, energía y gas, son algunos de los segmentos que se benefician con la realización de las diferentes ferias a lo largo del año en el recinto de la Corporación de Ferias de Bogotá (Corferias). De hecho, esta serie de actividades contribuye con el 5,5% del PIB de la capital, unos $3,2 billones.

A esta conclusión llegó un estudio realizado por Fedesarrollo, según el cual las ferias trascienden su impacto comercial microeconómico, pues ejercen un efecto acelerador sobre las economías de las ciudades donde se celebran, impulsando el desarrollo urbano y regional mediante las inversiones en infraestructura, por una parte, y el gasto generado por los expositores, visitantes, organizadores y empresas de servicios auxiliares, por otra.

En este sentido, el desempeño de un expositor en una feria no puede medirse únicamente por la cuantía de las ventas realizadas durante la misma o inmediatamente después de ella y que pueden de alguna forma ser atribuidas a la participación en el evento. Los empresarios, sobre todo en ferias internacionales, tienen múltiples objetivos, siendo en ocasiones la venta directa en feria el menos importante. Se mencionan logros como recolectar información de clientes, proveedores y competidores, generar motivación a los empleados, crear, mantener y reforzar la imagen corporativa y hacer relaciones públicas.

Estas conclusiones las dio a conocer Corferias, a pocos días de que se inicie la XXVI Feria Internacional de Bogotá (FIB), que se llevará a cabo del 2 al 6 de octubre próximo, y que contará con más de 600 expositores y unos 50.000 visitantes especializados. Precisamente, estos eventos son utilizados por los inversionistas en un 91% como una de sus principales fuentes de información, seguidos por artículos de prensa (86%), asociaciones sectoriales (83%), directivos y catálogos (72%) y representantes de ventas (69%), entre otros, según un estudio de la firma Simmons Market Research Bureau.

En cuanto al impacto macroeconómico de las ferias sobre la economía de Bogotá, Fedesarrollo advierte que un 5,5% —sumando los efectos directos, indirectos e inducidos— debe ser visto como apreciable, dado su tamaño. Para el comercio, por ejemplo, pueden representar ingresos anuales de $987.000 millones, para el sector agropecuario de $2.393 millones, para las fábricas de textiles y prendas de vestir unos $132.000 millones, para la producción de maquinaria, la fabricación de productos metálicos y equipos de transporte hasta $1,6 billones como sucedió en 2004. Otros sectores que también salen beneficiados son los transporte ($46.000 millones), hotelería y restaurantes ($817 millones), telefonía ($3.782 millones), intermediación financiera ($1.056 millones) y otros servicios a empresas en general ($77.000 millones).

Según el informe, los sectores que más ventas realizan después de las ferias son aquellos que venden productos o servicios cuyo consumo o utilización no siempre es inmediato y cuya venta puede aplazarse o decidirse después de un estudio o análisis, en parte por los altos precios absolutos (vivienda, maquinaria, semovientes).

Otros grupos venden durante el evento, con una proporción de ventas después de feria relativamente baja. En este tipo de ferias se venden bienes y servicios de consumo que no requieren —con excepción del automóvil— análisis o acuerdos entre los compradores, como los productos que se ofrecen las ferias del hogar, de las colonias y el libro. Sobre ellos se toman decisiones inmediatas. En cuanto al automóvil, a pesar de que se trata de un producto de alto precio, los consumidores esperan encontrar allí precios más bajos que de costumbre, lo que acelera la decisión de compra.

La proyección
Según Fedesarrollo, en el contexto internacional, las ferias representan uno de los instrumentos más importantes de las estrategias de mercadeo de las empresas: el 20% del gasto en mercadeo en Estados Unidos y el 25% en Europa. Así mismo, las ferias reportan beneficios a los empresarios en aspectos como conocimiento del mercado, mejora de la imagen corporativa, relaciones públicas, motivación de los empleados y ventas durante y después de la feria. De la misma manera, advierte que estas actividades ayudan mucho al crecimiento económico de las ciudades donde se celebran, por el gasto que se genera a su alrededor.

Señala el organismo en su informe que con la participación en las ferias internacionales los sectores logran una mayor racionalización de sus producciones. En este sentido, los mayores flujos de información contribuyen a una mayor transparencia de los mercados y a reducir los costos de buscar clientes y proveedores. A su vez, los sectores más competitivos de la ciudad aprovechan las ventajas de información y de realización de contactos de las ferias, adquiriendo información sobre la competencia y reforzando su predominio relativo (incrementando el número real y potencial de clientes) y la especialización consecuente.

Las empresas que tienen experiencia como exportadoras conceden, en general, mayor importancia a las ferias, pues las perciben como mecanismos para lanzar productos o servicios, presentar innovaciones, actualizarse, divulgar la gestión institucional, propiciar la diversidad cultural e impulsar programas académicos.

También se destaca el hecho de que la inversión generada en torno a la feria y al recinto ferial estimula las condiciones de acceso y atracción de recursos externos, mejora la especialización en la localización y genera desarrollo y promoción de la imagen de la ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?