| 1/21/2005 12:00:00 AM

Las dudas de la integración

ETB no está muy convencida de las bondades de la iniciativa de unirse con EPM alrededor de Orbitel. Sin embargo, las conversaciones continúan.

En un almuerzo realizado a finales del año pasado, en Bogotá, se empezó a 'cocinar' la transformación del negocio de las telecomunicaciones públicas en el país. Representantes de Medellín, encabezados por Sergio Fajardo, alcalde de la ciudad, y Juan Felipe Gaviria, gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM), le plantearon a Luis Eduardo Garzón, alcalde de Bogotá, y a Rafael Orduz, presidente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), la posibilidad de que las empresas unieran sus negocios del sector -salvo el de telefonía fija- alrededor de la estructura de Orbitel, potenciando así esta empresa.

El planteamiento de EPM coincide con la terminación de la consultoría que se desarrolló durante 2004, encaminada a la reorganización de su negocio de telecomunicaciones. Aunque no se conocen los detalles de la consultoría y la gerencia de EPM prefirió mantener reserva sobre el tema, su propuesta a ETB devela gran parte de la estrategia: concentrar en una empresa -Orbitel- los negocios rentables y de mayor crecimiento -internet y datos-, y unir el de larga distancia.

El procedimiento con la ETB sería así: en la primera etapa, ETB entregaría a Orbitel los negocios de larga distancia, internet y datos, mediante una operación en la cual quedaría con el 50% que hoy está en manos de accionistas privados -Valores Bavaria y la Organización Luis Carlos Sarmiento- y con una operación interna se pagaría a estos accionistas. Una segunda etapa establece que todas las operaciones y negocios de EPM en datos, internet -relacionados con su empresa Emtelco- y el de televisión, pasarían a Orbitel. Y dado este proceso y la coincidencia con la estructura de propiedad de Colombia Móvil, Orbitel absorbería Ola en una tercera fase. En Medellín ya se habla de Magitel como el nombre para la nueva empresa.

Aunque no la ha rechazado de plano y los acercamientos entre las dos administraciones siguen, a ETB no le suena esta propuesta inicial. ¿Por qué? Primero, porque su plan estratégico no contempla quedarse en su portafolio de negocios únicamente con la telefonía fija -esto la convertiría de nuevo en empresa de teléfonos y no de telecomunicaciones de Bogotá-. Contempla, eso sí, desarrollar los negocios con mayor potencial -internet y datos-, gracias a su integración vertical y a la posibilidad de empaquetar servicios. Segundo, porque aunque se están corriendo los modelos financieros para la propuesta de EPM, los cálculos iniciales establecen que si la fusión se diera en esas condiciones, la empresa bogotana dejaría de recibir cerca de $400.000 millones anuales por facturación de esos negocios que entrarían a Orbitel, a cambio de un 50% de las utilidades de esta nueva empresa. Pero, paralelamente, el plan de negocios de Colombia Móvil prevé pérdidas durante varios años y el margen favorable que podría dar Orbitel sería compensado negativamente por las pérdidas que en los primeros años tiene el negocio móvil. "Eso podría querer decir -y es lo que estamos estudiando- que ETB prescindiría de un porcentaje importante de sus ventas y que podría entrar a cobrar dividendos dentro de unos 4 años. Es un problema de tiempos y estamos corriendo los modelos para verificar el impacto", explica Rafael Orduz, presidente de ETB. Además, hay otras dos consideraciones: por una parte, la estructura de propiedad de ETB es muy diferente a la de EPM, pues mientras la primera cuenta con 12% de capital privado y 60.000 accionistas, la segunda es una empresa industrial y comercial del Estado. Y por otra, la estructura empresarial es diferente, ya que EPM agrupa unidades de negocio en agua, energía y telecomunicaciones, mientras ETB es el negocio de telecomunicaciones de Bogotá.

Se estima que EPM factura al año más de $2,7 billones, de los cuales más de $800.000 millones corresponden a telecomunicaciones, mientras que ETB vende anualmente unos $1,4 billones. Más del 62% corresponde a telefonía fija, 28% a larga distancia y 9% a datos e internet. "La meta es que el 40% de los ingresos debe corresponder a internet en el mediano plazo", dice Orduz.



El contexto

Sin duda, uno de los sectores más dinámicos para 2005 será el de telecomunicaciones. La tendencia, en un mercado donde el precio es una de las variables más importantes, es lograr eficiencias que se trasladen al consumidor. Para eso, los dos grandes operadores internacionales -Telefónica y Telmex, con presencia en Colombia y con más de US$6.000 millones de caja libre cada uno en la región- tendrán una propuesta más integrada verticalmente. El primero, con la operación de compras para sus negocios en móviles, Data, Terra y Atento; y el segundo, con la licencia de telefonía fija que adquirió en mayo de 2004 y la compra de los activos de AT&T Latinoamérica en valor agregado.

Por esta razón, la unión de las empresas públicas de telecomunicaciones es una necesidad para generar valor, en un negocio donde los móviles vienen ganando mercado, la telefonía fija no crece y la larga distancia se va marchitando.

Para ETB, es vital buscarle salida a su situación, ingresando al negocio de móviles; ofreciendo internet por sus conexiones telefónicas, y generando una concepción integral de los servicios al empaquetarlos. Pero todo bajo el modelo de alianzas: ya hizo la primera, con EPM en Colombia Móvil y ahora abre las posibilidades en nuevos escenarios. Le ha planteado a EPM la posibilidad de crear sinergias en una unión de redes e infraestructura de EPM, ETB y Colombia Móvil, en uniones similares en el área comercial aprovechando las 400 tiendas de Ola para vender servicios de ETB y EPM, e incluso ha propuesto unificar los códigos del 7 y el 5 de la larga distancia con Orbitel, en movidas en las que no son necesarias las alianzas de capital. También es posible que haga alianzas con inversionistas extranjeros para prestar servicios específicos.

Pero para EPM, la visión es otra, pues además de su negocio de telecomunicaciones tiene grandes apuestas en los negocios de energía y agua. En ese sentido, la propuesta a ETB es una movida clave dentro de la definición de su desarrollo de negocio en telecomunicaciones.

Como lo reconoció Juan Felipe Gaviria, presidente de EPM, hace 6 meses a Dinero, sus negocios estaban desagregados: la larga distancia con Orbitel, donde hay socios privados; la movilidad con ETB, en Colombia Móvil; datos en Emtelco; y en televisión restringidos a zonas geográficas. "Es una debilidad que vamos a solucionar", dijo en su momento.

Por eso, la convergencia en una empresa tiene sentido. Sin embargo, ¿por qué Orbitel y no, por ejemplo, Colombia Móvil que, a juicio de ETB, es la que se debe potenciar?

Para algunos, Orbitel en medio de un negocio que se está marchitando -como la larga distancia- por la penetración de la telefonía móvil y de internet, logró soportarla y migrar con éxito hacia rentables paquetes y modelos de negocio por internet. Sin embargo, para otros, además de esta consideración, es la oportunidad de "buscarles a los privados una estrategia muy clara de salida para un negocio que hoy ya no es valioso para ellos", afirma un analista del sector.

Mientras Bogotá y Medellín se acercan, Telecom no aparece en la agenda. Aunque para Orduz, presidente de ETB, todas las opciones están abiertas, una reunión que se había planteado a finales del año pasado entre las tres empresas no se ha convocado y los acercamientos con Telecom se han enfriado. Para Telecom, el modelo de integración debe ser un punto de llegada y no de partida. "Deberíamos partir de compartir infraestructura, no repetir inversiones, integrar el back office o, incluso, pensar en una estrategia de mercadeo", explica Alfonso Gómez, presidente de Telecom. Para otros, como Armando Montenegro, ex director de Planeación, la integración debería abrir las puertas para la vinculación de accionistas privados, como lo mencionó en una columna de El Espectador. Para Telecom, es fundamental introducir a su portafolio de servicios el negocio de móviles que hoy no tiene. "Si no es junto a los públicos, buscaría alianzas con privados", dice un analista.

Este es, por ahora, el aperitivo de unos movimientos empresariales en el sector que no se detendrán y en los cuales el mayor reto para las empresas es aproximar sus planes estratégicos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?