| 10/15/2009 12:00:00 AM

Las dificultades de la TV paga

La coyuntura es compleja para esta industria. El sector no crece, el desarrollo tecnológico les genera nuevos competidores, los niveles de subreporte e informalidad son altos y hay asimetría en las tarifas de compensación que paga. Hora de ajustes.

La decisión del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) de autorizar a la ETB a prestar, a nivel nacional, servicios audiovisuales y multimedia soportados en internet, conocidos como IPTV, alborotó a las empresas de televisión por suscripción.

La razón es que ETB pagará como impuesto el 3% de los ingresos brutos por prestar un servicio de televisión, bajo el concepto de valor agregado, mientras que las empresas de TV por suscripción cancelan el 10% por este servicio, que soporta la televisión pública.

Para estas compañías, la situación hace que el negocio no sea viable. Pero, también demuestra el impacto que tiene la regulación, cuando los mercados y servicios están convergiendo.

A esta coyuntura se suman otras preocupaciones para el sector. Por un lado, enfrenta lo que se ha denominado el desafío audiovisual, donde el reinado de la televisión está amenazado por nuevas tecnologías y, por otro, es un sector con altos niveles de informalidad, subreporte de usuarios y una guerra de precios que está dejando muchos heridos en el escenario.

La situación

Según la Asociación de Operadores de Televisión por Suscripción y Satelital de Colombia (TVPC), las cifras del sector son alarmantes: los suscriptores, que durante los últimos tres años crecían al 2,9% mensual, en lo que va de 2009 han caído -0,2% cada mes; por encima del 60% de las 30 empresas más importantes del sector tiene pérdidas por $100.000 millones y se estima que los suscriptores -que para 2008 superaban los 2'800.000 usuarios- caerán a menos de 2'600.000, lo que acarreará una disminución en lo que recibe la Comisión Nacional de Televisión (CNTV) por parte de la industria de televisión paga, de $90.000 millones para este año, a $76.500 millones en el corto plazo, afectando el futuro de la televisión pública.

"En tres años se han triplicado nuestros aportes, la televisión pública se ha fortalecido y somos los primeros defensores de ella, pero está en riesgo la industria", dice Alfredo Rafael Deluque Zuleta, presidente ejecutivo de la TVPC.

Por su parte, para Jaime Andrés Plazas, gerente de regulación de Une, seguir con arbitrajes, producto del servicio, que generen cargas más favorables, "hará que las empresas busquen los regímenes más favorables, lo que podría llevar a la desfinanciación de la televisión pública", agrega.

Según cálculos de la firma Afianza, contratados por la TVPC y Telefónica, la carga impositiva para las empresas de televisión por suscripción en Colombia es la más alta del mundo. Mientras países como Argentina, Venezuela y Estados Unidos pagan entre 4% y 5%, en otros como Reino Unido, Chile y México es de 0%. "El estudio demostró que las empresas están en una situación compleja, y que la tasa impositiva promueve la ilegalidad y el subreporte", dice Carmen Lucila Osorno, presidente de DirecTV.

Esta situación toma importancia porque hacia finales del año se vencen algunos contratos de concesión de televisión por suscripción. "La renovación de la mayoría de los cableros está muy cerca y es el escenario ideal para dejar resuelta esta situación", agrega Osorno.

Ante este panorama, tras conversaciones con la Asociación, la CNTV desarrolló un proyecto de acuerdo que busca determinar las condiciones de acceso a la prestación del servicio público de televisión por suscripción y se prevén normas para la normalización del servicio; entre ellas, la de reducir gradualmente, hasta el año 2011, las tarifas de compensación que cancelan los operadores. Una vez aprobado el acuerdo, se aplicaría una tarifa equivalente al 7% de los ingresos brutos mensuales y, semestralmente, la CNTV realizará auditorías cuyo objetivo será observar el comportamiento de la compensación. Si se registra un crecimiento de la contribución, a partir de 2011 el valor de la tarifa sería en definitiva de 3%.

Sergio Michelsen, abogado de la firma Brigard & Urrutia, celebra que la CNTV haya tomado la decisión. "Es una medida necesaria, pero se ha postergado por mucho tiempo. Es insólito que nos hayamos demorado tantos años en tomarla, con el perjuicio que le ha causado al país la informalidad en el sector", dice. Según algunos jugadores del sector, se calcula que entre 500.000 y 600.000 usuarios no son reportados por los operadores y que, en informalidad, la cifra puede ascender a un millón.

Por su parte, el Ministerio está de acuerdo con el planteamiento realizado por la Asociación, ya que se enmarca en la tendencia de convergencia de los servicios de tecnologías de información y comunicaciones que viene dándose a nivel mundial. "Destacamos que la medida de reducción del porcentaje de pago debe ser gradual, de modo que los ingresos derivados del mismo se vean afectados lo menos posible. Ello implica que, en la medida en que se vaya reduciendo el porcentaje, se debe tener un aumento de los suscriptores del servicio y una mayor ampliación del mismo", explica el viceministro de Comunicaciones, Daniel Medina.

Sin embargo, el Ministerio, en una carta que le envió a la CNTV, si bien le manifiesta su acuerdo en el espíritu de la iniciativa, tiene reparos y observaciones al proyecto en aspectos clave como valores, cubrimiento de las concesiones de televisión por suscripción y la entrada de nuevos jugadores, entre otros (ver carta en Dinero.com).

Pero esta no es la única preocupación del sector. El entorno para la televisión cambió y hoy hay servicios sustitutos. Se estima, por ejemplo, que en los próximos dos años habrá cerca de 100.000 suscriptores de IPTV. "Existe una competencia multimodal entre operadores que debe reconocerse y, sin perjudicar a la televisión pública, deben equipararse las cargas impositivas", señala Deluque.

Y, por otra parte, la guerra de tarifas que se ha desatado, también ha impactado sus números. Por ejemplo, según analistas, mientras Telmex en los primeros meses de este año tuvo una tarifa promedio por usuario cercana a $29.000, en la región es de US$30 (el doble de Colombia) (ver Dinero 322).

La situación es compleja y es necesario, en medio de la coyuntura del sector y de su dinámica, hacer ajustes para su supervivencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?