| 6/23/2006 12:00:00 AM

La tarea es blindarse

Mientras América Latina se divide en su concepción política, los acuerdos comerciales toman mayor vigencia y empresas de la región buscan estrategias para diversificar el riesgo, no solo comercial o arancelario, sino político. Así se generan complementariedades que les permiten atacar los mercados internacionales desde Colombia.

Jaime Valentín Coquis y Enrique Majluf llegaron a Colombia el 11 de junio, con una misión. Encontrar una sede alterna para Cotton Knit, la empresa que dirigen en Perú y que produce 450.000 prendas de vestir al mes, con una facturación de US$30 millones. Sus clientes son reconocidas marcas de Estados Unidos, como Chikos y Liz Clairbone.

"Hemos venido para diversificarnos por dos motivos: uno, el temor de que fuera elegido como presidente el candidato Ollanta Humala, muy radical en sus ideas de izquierda, y el otro, no dejar toda la operación en un solo país como Perú, sino llevar producción a otros países, como Colombia, que permiten tener cercanía con nuestros clientes en Estados Unidos", explica Majluf.

Y aunque el candidato Humala no ganó las elecciones en Perú, encendió las alarmas del sector privado, y empresas como Cotton Knit buscan moverse desde ahora, frente a lo que pueda ocurrir en unas próximas elecciones. "La política latinoamericana es muy cambiante. A raíz de las pasadas elecciones, quedamos muy preocupados y es muy importante prepararnos para el futuro en eventuales giros", dice Majluf. Por supuesto, esta decisión también tranquiliza a los compradores que quieren minimizar el riesgo. Esta firma peruana empezará a producir desde Colombia a partir de febrero de 2007.

La diversificación del riesgo es uno de los principales puntos en la agenda de las empresas, para aprovechar las posibilidades que brindan los tratados comerciales buscando no solo nuevos mercados, sino sitios de producción y plataformas que les permitan acceder a países estratégicos.

En la Macrorrueda de Negocios de Empresas de Latinoamérica, que organizaron Proexport y Analdex en Medellín hace una semana, si bien la búsqueda de los compradores por productos innovadores, diferenciadores y de buen precio era prioritaria, también lo era que esos eventuales proveedores pudieran llegar a nuevos destinos y que Colombia se convirtiera en un complemento perfecto.



Nueva sede

En el caso de Cotton Knit, la inversión inicial será por US$1,5 millones, que representa una bodega de 2.000 m2, que empleará a 200 costureras —cuya capacitación ya está en manos del Sena—, y otras 150 personas complementarias a la costura. En Medellín, harán las prendas y la tela vendrá desde Lima. Pero esta solo será la etapa inicial. Su objetivo en el mediano plazo es montar una sede como la que tienen en Lima, con la misma producción, más de 22.000 m2 de extensión para la operación y una mano de obra que supera las 2.300 personas. "Vamos a trasladar primero la parte de confección y después la parte de tejeduría y tintorería, pero el algodón seguirá siendo Pima, la mejor calidad peruana", explica Majluf.

Para el sector en Colombia es una movida muy importante. "En el país, exportamos gama media; ellos atienden el negocio de gama alta. Por eso, junto a la inversión y la generación de empleo, esta empresa peruana trae know how en un sector que no es fuerte en el país, como el tejido de punto. Además, necesitará subcontratar procesos con empresas locales, en picos muy altos de producción. Qué mejor pasaporte para una empresa colombiana que empezar a producir para ellos con sus estándares de calidad y posteriormente poder vender a otros clientes en Estados Unidos", señala Ismael Ramírez, director de la Oficina de Proexport en Lima y quien ha dirigido este proceso.

En ese momento, están definiendo el sitio, la iniciación de la capacitación de las costureras con el Sena, que dura unos 4 meses y luego vendrían la constitución de la empresa y la importación de la maquinaria y la tela. Ya han hecho contactos con dos empresas —una en Medellín y otra en Bogotá—, con las cuales subcontratarían parte de la producción.



Grandes ligas

Para el Grupo Gloria, también de Perú, Algarra, la empresa de lácteos que adquirió en Colombia, se ha convertido en una verdadera punta de lanza para atender mercados estratégicos para este conglomerado que tiene operación además en Perú, Bolivia y Puerto Rico con negocios que agrupan sectores como alimentos, farmacéutico, papelero, cementero, distribución y empaques, y sus ventas superan los US$720 millones al año.

Para Gloria, el mercado de Estados Unidos, especialmente el de Puerto Rico, es estratégico y Algarra ya está exportando productos hacia ese mercado. Se trata de una leche con avena —Suiza Avena—, pero además está desarrollando un nuevo proyecto, que mantiene en reserva, que cumple el objetivo de lanzar producto en Colombia y Puerto Rico.

"Encontramos que Colombia tiene facilidades para llevar estos productos a Estados Unidos porque tiene plataforma de puertos, agilidad para llegar al mercado y la capacidad de cumplir los requisitos que ese país exige. Introducir Suiza Avena en Puerto Rico conllevó un proceso en el que Algarra fue calificada por la FDA en todos los términos. Al igual que Algarra que hace parte del Grupo, buscamos proveedores que además de factores como precio o calidad, también cumplan otros requerimientos, como los fitosanitarios", explica Olga Russac, asesora del Grupo Gloria.

De otro lado, está buscando redes de distribución que complementen productos nuevos vinculados a la compra por impulso y ha contactado empresas colombianas de golosinas y productos de maní. Además pretende generar alianzas en distribución y en la búsqueda de proveedores de productos hacia Puerto Rico. Finalmente, profundizar sus relaciones con empresas como Colcafé e Industrias Aliadas que, bajo la marca Mónaco, les fabrican café descafeinado, expreso y soluble.

"Colombia es un país con oportunidades locales y es una plataforma para llevar productos fabricados acá con nuestras marcas a Estados Unidos. Además, por el manejo político y económico es atractivo en inversiones, sobre todo para los latinoamericanos que en general están expuestos a las altas y bajas de la economía. Colombia y Chile están alcanzando una estabilidad interesante, a pesar de las amenazas en países vecinos", agrega Russac.



Destino: el mundo

Todos los smokings que vende la marca Perry Ellis en Estados Unidos son fabricados en Cali por CI Colpads. Además acaba de recibir una orden de confección para Ralph Lauren y Calvin Klein. Colpads vendió cerca de US$10 millones el año pasado a Estados Unidos, donde estaba concentrado su negocio.

"Queremos diversificarlo. Se acaba el ATPDEA y el TLC no está listo aún. Por eso, estamos buscando nuevas oportunidades. Y mientras vendemos un vestido en US$70, los chinos lo venden en US$31 y los vietnamitas en US$30. Eso es inalcanzable", señala José Andrés Pinzón, presidente de Colpads. "Tenemos que ir a nichos de mercado en los que las cantidades sean pequeñas, la necesidad de producto muy grande y las fechas de entrega muy cortas. Una compañía china demanda un período de orden de 7 a 8 meses, incluyendo el transporte. Nosotros podemos entregar producción en 100 días. Y eso vale mucho para un vendedor de moda en Estados Unidos", agrega.

El objetivo es balancear el mercado y que Europa, Latinoamérica y Estados Unidos tengan el mismo peso. Por ejemplo, en España, El Corte Inglés está a punto de cerrar un negocio con esta firma, bajo la marca Emilio Tucci, y en Italia fabrican con la marca Vincenzo Barbato.

En el caso de Latinoamérica tienen varias estrategias. Una, en el negocio de uniformes —otro foco de negocio—, con la firma D'Nieto de México —que factura al año US$50 millones— se han convertido en aliados para producir en Colombia y poder ingresar al mercado de Venezuela. "Ellos proveen la tela, acá la cortamos y confeccionamos y, así, D'Nieto puede entrar con arancel cero a Venezuela. De otra manera, tendría que pagar 24%. Somos unos socios estratégicos para la empresa mexicana", dice Pinzón. Algo parecido está negociando con Apa Confecciones de Brasil, pero para proveer hacia ese mercado.

Estos ejemplos dejan en claro que, como recomendaría un analista de bolsa, no hay que poner todos los huevos en la misma canasta. Pero, paradójicamente, factores como el político están dándole hoy una mano a Colombia para convertirla en plataforma de otras empresas. Oportunidad para capitalizar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?