La revolución del conocimiento

| 4/9/2001 12:00:00 AM

La revolución del conocimiento

En 8 años, Colombia podría exportar más de US$1.000 millones en servicios de software. Así lo cree Gokul Agarwalla, el consultor indio de empresas y gobierno, para el desarrollo de esta industria.

La industria del software en India tuvo un crecimiento increíble: pasó de exportar US$164 millones en 1991 a US$4.000 millones en el 2000. Para el 2002, sus ventas llegarán a los US$10.000 millones.

El milagro indio estuvo soportado en una estrategia de Estado que, además de brindar exenciones tributarias y permitir una participación extranjera hasta del 100%, dio una nueva imagen, soporte y dinamismo a la industria de ese país.



Durante más de 20 años, el asesor indio Gokul Agarwalla ha estado envuelto en diseños y estrategias para la industria del software que van desde Costa Rica o Panamá hasta Hong Kong y Egipto. Además ha asesorado planes globales para industrias y multinacionales como IBM y Hyundai.



Su relación con Colombia se inició hace cerca de 5 años con Coinvertir y Proexport, y hoy asesora al gobierno nacional en su estrategia de la Agenda de Conectividad. Estas son sus opiniones frente a la viabilidad para el desarrollo del software en el país.



¿Qué interés tiene India en Colombia?



En el mercado de servicios de tecnología de información (TI), India es muy fuerte en Estados Unidos y está haciendo grandes avances en los mercados de Europa y Japón. Sin embargo, muchos países no han mirado para nada el mercado latinoamericano. Colombia puede ser el puerto de entrada a ese mercado para las compañías indias, pero solo si las compañías colombianas y el gobierno quieren hacerlo. La clave de este mercado es tener lista una oferta de profesionales muy bien calificados en las herramientas contemporáneas de TI. India puede asistir en su capacitación, pues ha desarrollado una muy fuerte experiencia en esta área.



¿Cuáles son las ventajas que ofrece Colombia para desarrollar un modelo similar al de India?



Creo que Colombia tiene un buen sistema educativo que ha preparado a la gente para entrar a los campos de la TI. Si estas personas con educación universitaria y que no están empleadas, pueden entrenarse en TI, Colombia tiene algo para ofrecer al mercado mundial. Gente talentosa y entrenada en este campo hay poca en el mundo. Por eso, sin una infraestructura para desarrollar capacidades en esta población no hay ventaja para Colombia.



¿Cuáles son nuestras debilidades?



Son tres: primero, la falta de visión de parte de los industriales colombianos que no han visto lo que las TI pueden hacer para ellos y para el país y, en esa medida, han estado adversos a invertir en este sector. Segundo, la falta de confianza en Colombia y su gente en todos los niveles de la sociedad, lo que hace que la gente colombiana calificada o compañías igualmente calificadas no tengan las oportunidades para competir en la industria local. Y, por último, la industria depende demasiado del gobierno para que le resuelva sus problemas.



¿Cree usted que tenemos el conocimiento y la materia prima para desarrollar una industria de software?



Colombia tiene la materia prima para la industria de TI, aunque no estoy seguro de que la industria colombiana tenga la visión correcta o el conocimiento para entrar golpeando fuerte en esta industria. Este conocimiento puede ganarse y ser promovido solo si la industria está dispuesta a tomar algunos riesgos e invertir verdaderamente.



¿Cuál debe ser el foco de esta industria en Colombia?



Tiene que ser una aproximación de mercado integral. El foco debe estar primero en el mercado local que tiene que ser un kínder para las empresas que operan allí. Después, pasar a los mercados latinos y al estadounidense, sobre todo el mercado hispanohablante.



¿Hay algún país en América Latina que esté interesado en India como su socio?



Todos, pero ninguno está haciendo mucho. Brasil es un gran competidor para Colombia. Sin embargo, su mercado interno es muy grande. La respuesta es que Colombia tiene una oportunidad de trabajar con India. Mi impresión es que los hombres de negocios de Colombia están muy centrados en Estados Unidos y llegan a preferir soluciones de ese país, aunque sean muy caras.



¿Considera que Colombia podrá competir con otros países?



Colombia tiene una ventaja competitiva real. Aunque el costo es un aspecto importante, no es el mayor. La disponibilidad de trabajadores calificados y entrenados en cantidades suficientes, laborando en un ambiente en que la calidad es fundamental.



¿Cuál será el crecimiento de la industria en Colombia en los siguientes años?



Si todos los factores se desarrollan, Colombia podría tener un ejército de 50.000 ingenieros de software trabajando en una industria de servicios de software orientados hacia la exportación en los próximos 8 años. En ese momento, Colombia estaría exportando más de US$1.000 millones en estos servicios. Esto suena como un gran salto y lo es. Esas son grandes posibilidades y la sociedad tiene que soñar con ellas. Hay que crear una revolución que no requiera armas ni violencia y que acelere el proceso de cambio de vida de las personas. Esta es la revolución de las tecnologías de información, en la cual muchos niños brillantes de Colombia puedan dejar de lado las armas, para coger el mouse de una computadora y jugar con sus fantasías en la pantalla. La pelota está en su lado de la cancha. Si quieren... lo pueden hacer.



La fórmula de Colombia



¿Cómo replicar el modelo de India en Colombia y que el país no pierda la oportunidad histórica de posicionarse en la industria del futuro: el conocimiento?



Por un lado, el gobierno arrancó, dentro de la Agenda de Conectividad, con el proyecto de capacitación de 5.000 operadores de software por intermedio de Colciencias y con $28.000 millones. La tarea ahora es definir qué institutos van a capacitar a estos operadores, cuyas profesiones no son necesariamente de ingenieros de sistemas, cuáles son los programas que se van a financiar y no equivocarse en las habilidades que demanda el mercado internacional, cuáles son los valores que el gobierno pagará y cómo será el proceso de selección de los 5.000 operadores, cuya condición inicial es que pertenezcan a estratos bajos. "Con un recurso capacitado, un nivel de conectividad aceptable, una mano de obra relativamente barata, unas condiciones tributarias favorables y una experiencia en promoción de exportaciones, pueden hacer que las fuerzas del mercado miren a Colombia", dice Claudia de Francisco, asesora de telecomunicaciones de la Presidencia de la República.



Por su parte, la tarea de los empresarios es vital. Fortalecer su gremio, Fedesoft, y 'presionar' y hacer lobby para facilitar las condiciones tributarias y de conectividad para hacer viable el desarrollo. Pero la importancia de este proyecto supera estos aspectos: el que haya miles de personas capacitadas y trabajando en servicios de software "le permite al país estar actualizado, en una industria que cambia casi cada tres meses. De lo contrario, estaríamos fuera del mercado", explica Antonio Utria, presidente de la junta directiva de Fedesoft.



Finalmente, la academia tiene también su papel. "Esta dinámica llevará a las universidades a un cambio en sus programas porque serán mucho más cortos y con cambios e información permanentes", señala Roberto Montoya Villa, decano académico de la facultad de ingeniería de la Universidad Javeriana. El modelo también permite crear negocios. "Es como los médicos que se preparan en el hospital de la universidad. Para este segmento se puede crear una empresa que brinde asesorías y desarrolle proyectos, así la actividad académica se desarrolla de manera práctica", agrega Montoya.



Hay una gran oportunidad para que el país pueda crear empleo, industria y desarrollo. Más allá de copiar el modelo de India, debemos adaptarlo a nuestras necesidades y fortalezas y cerrar filas en torno a él.



La oportunidad

La presencia de empresas indias de software en Colombia permitiría dar mayor soporte y valor a futuro a la industria nacional y generar habilidades comerciales en los mercados internacionales.



Conquistar el mercado latino y el de habla hispana de Estados Unidos.



Las debilidades

La falta de visión de los industriales colombianos, que no invierten en el sector.



La falta de confianza para competir en el mercado local.



La dependencia de la industria sobre el gobierno.



Las tareas



Construir un gremio fuerte.



Crear nuevos escenarios educativos.



Tramitar exenciones tributarias.





El esquema de India

Todas las importaciones destinadas a los Parques Tecnológicos de Software (PTS) son libres de arancel.



Permite una participación accionaria extranjera hasta del 100% en las empresas de software.



Exención de impuesto de renta por 5 años consecutivos.



También permite la reexportación de bienes de capital.



El esquema se orienta hacia las exportaciones.



Más del 55% de las exportaciones se dirigen a Estados Unidos.



El gasto doméstico en tecnología de información es de 0,8% del PIB.



Algunas de las multinacionales que se han establecido en los PTS en India son Hewlett Packard, Oracle, Fujitsu, IBM, Unisys, Citicorp, General Electric, Matra, Motorola, Texas Instruments, Alcatel y British Aeronautics Engineering.



Su desarrollo

Cuenta con 9 PTS en Pune, Bangalore, Bhubaneshwar, Thiruvananthapuram, Hyderabad, Noida & Gandhinagar, Navi Mumbai & Mohali. Hay dos PTS a cargo del gobierno en Jaipur y Calcuta.



Tiene más de 820 unidades aprobadas.



Se prepara para exportar en el 2008, cerca de US$50.000 millones. Y no es una meta distante: hoy la mayoría de sus compañías crecen más del 100% anual.



Uno de sus modelos más interesantes es el de incubación de empresas. En algunos casos, los socios crean empresas que en el modelo tradicional se pueden demorar hasta dos años en su maduración y en cuestión de meses están en el mercado en sectores claves como la biotecnología. La idea no es vender las empresas, sino participar de ellas accionariamente.



Bangalore, el lugar donde está concentrada la mayor industria del software en India, tiene ahora un nuevo desafío: pasar de escribir código para clientes grandes a ofrecer soluciones de software para los sistemas de clientes claves. Y hacer outsourcing de código a países más baratos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.