| 8/4/2006 12:00:00 AM

La reconversión de Haceb

Esta industria colombiana, fabricante de neveras, estufas y otros productos que constituyen la categoría de línea blanca, logró capitalizar el boom de los electrodomésticos en medio de una dura batalla.

En un pequeño taller de reparaciones eléctricas, y con una inversión inicial de $90, José María Acevedo comenzó a darle forma en Medellín, en 1940, a la empresa que posteriormente se convirtió en líder en la manufactura de electrodomésticos del país. Se trata de Industrias Haceb, la misma que el año pasado facturó $184.272 millones en ventas y cuya nómina asciende hoy a 2.200 empleados. Tiene presencia en varios países de la región, es propietaria de la marca Icasa y adicionalmente vende sus productos a compañías internacionales como Sears, Whirlpool y Daewoo. El dinamismo de esta empresa, 100% colombiana, que se ha caracterizado por su innovación tecnológica, le ha permitido capitalizar el repunte que durante los últimos años ha venido registrando el sector de los electrodomésticos en el país, que en promedio ha sido del 18%. Se trata de un mercado altamente competido, en el que participan de manera agresiva multinacionales como LG, Mabe, Samsung y Whirlpool.

Para enfrentar esta dura competencia, Haceb se venía preparando con mucha anterioridad. En 2000, por ejemplo, puso en marcha un nuevo modelo de fortalecimiento de su cultura empresarial y de consolidación corporativa, que serían la base para su crecimiento organizacional posterior. Al mismo tiempo, y pese a que las condiciones del mercado no eran las más propicias, continuó con una dinámica de cambio tecnológico, estratégico y gerencial que a la postre le permitió competir con éxito en el mercado de los electrodomésticos y gasodomésticos no solo en el país sino también en la Región Andina, México, Centroamérica y el Caribe.

Siguiendo con esta misma tendencia, dos años más tarde inauguró una moderna planta de calefacción, dotada con nuevas maquinarias, equipos y el ingreso definitivo a la tecnología informática para la administración de su cadena de abastecimiento, al tiempo que mantuvo el mejoramiento continuo de las plantas de refrigeración y calefacción cuya capacidad anual de producción en términos de unidades es de 4’300.000, en la cual se incluyen 2’500.000 cocinetas de sobremesa. Sin embargo, a la fecha solo ocupa el 55% de su capacidad instalada.

Según explica Darío Valencia Echeverri, gerente de la compañía, en 2003, consciente de la necesidad de fortalecerse frente a los tratados internacionales de libre comercio, Haceb reforzó diversos aspectos como la consolidación en una empresa multimarca, la adquisición de tecnología que le permita optimizar su producción y ampliar y mejorar su portafolio de productos. Y como parte de este proceso, ese mismo año adquiere la marca Icasa. Esta jugada estratégica por parte de la compañía, ayudó a Haceb en su propósito de conquistar nuevos nichos de mercado y quedarse con el reconocimiento que durante muchos años ha tenido esta tradicional marca de electrodomésticos. Con respecto a los resultados de la incorporación de la marca Icasa, Valencia sostiene que se trató de una buena adquisición pues es una marca muy fuerte y bien posicionada en el país, especialmente en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Tolima y Meta.

El año pasado, la empresa desarrolló 23 proyectos para nuevos productos, mejoramiento o cambios de diseño de los existentes. Entre estas novedades se destacan la cubierta de cristal de cuatro puestos para cubiertas de gas con encendido electrónico automático, los hornos de lujo en acero inoxidable con gratinador incorporado, neveras con luz en el congelador y sistema Twis Ice Maker en las neveras de 410 litros. Continuando con su plan de expansión, Haceb tiene sus ojos puestos en el mercado ecuatoriano, donde recientemente inauguró una filial en Guayaquil. La inversión allí asciende a US$3 millones. Según lo ha revelado la propia compañía, la meta es incrementar las exportaciones hacia el vecino país de US$2,5 millones a US$5 millones en tres años. Entretanto, para los mercados de Venezuela y México, Haceb está en los trámites para la apertura de filiales en esos países para comercializar sus productos. Las exportaciones a esos destinos serán del orden de US$11 millones. Se estima que la producción de marcas ajenas podría representar para esta compañía el 52% de sus exportaciones, las que a su vez equivalen al 26% de su producción total.

Las fortalezas y posicionamiento de Haceb en el mercado han motivado el acercamiento de potenciales socios estratégicos y aunque los accionistas no han previsto una posible venta parcial o total de la compañía, no se descarta que en un futuro se presenten hechos de esta naturaleza, teniendo en cuenta la dinámica actual de los negocios en un mundo globalizado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?