| 8/18/2016 12:00:00 AM

La batalla por el mercado de los medicamentos en Colombia

Tres grandes laboratorios están en medio de una batalla por el mercado local de los medicamentos para el dolor. Las ventas anuales de analgésicos superaron los $700.000 millones en 2015.

Rápida absorción y nanotecnología. Esa es la estrategia con la que algunas farmacéuticas del mundo están librando la guerra contra el dolor. Es el negocio de los analgésicos, que solo en Colombia representó ventas el año pasado por $706.000 millones, de acuerdo con estadísticas de Euromonitor Internacional.

Según Jorge E. Triana, vicepresidente para América Latina de GSK Consumer Healthcare, Colombia es uno de los 10 principales mercados en ventas de analgésicos para esta multinacional a nivel mundial, que entre su portafolio tiene la marca Dolex. De acuerdo con cálculos de la empresa, las ventas en Colombia crecen –en promedio– entre dos y tres puntos por encima de la inflación y esto puede estar asociado a los altos niveles de estrés y a los ciclos de la gripa, entre otras causas.

Aunque GSK es primero y tiene 28,4% del mercado (ver cuadro), otros dos laboratorios de talla mundial vienen acelerando el paso para quedarse con una mayor tajada del pastel. En el segundo puesto está la estadounidense Pfizer con su línea de productos Advil. Su trayectoria y posicionamiento han sido suficientes para tenerlos con 14,1% de los ingresos por ventas. En México presentaron en enero pasado una versión ‘más rápida’ del Advil que incluye 65 mg de cafeína, un potencializador que acelera el efecto en el organismo. Esta multinacional invierte cerca de US$8.000 millones cada año en la innovación de sus productos.

Muy cerca del segundo puesto está Bayer de Alemania, con 12,1% (en 2012 perdió el segundo puesto de la categoría). “Con nuestro nuevo producto, Aspirina Ultra, aspiramos a recuperar ese segundo lugar en uno a tres años”, anticipó Miguel Ángel Matamoros, country category Head Colombia de Bayer.

La empresa alemana le explicó en detalle a Dinero cómo funciona esta nueva pastilla, la cual tardó siete años en su desarrollo. “Lo que se logró es un hito en la historia de los analgésicos. Lo que hicimos fue reducir en 90 veces el tamaño de las moléculas y combinar el efecto con carbonato de sodio. Este componente ayuda a que el ácido acetilsalicílico se deshaga en forma veloz en el organismo. En palabras más sencillas, Aspirina Forte se desintegra tan rápido en el cuerpo como los juegos pirotécnicos en el cielo”, dice Carlos Didier Fernández, medical advisor consumer health de la multinacional alemana.

El empaque también es una novedad en Bayer. Las molestas puntas fueron reemplazadas con cómodos y sutiles contornos redondeados. El aluminio de la cubierta es especial e impide que la humedad afecte la pastilla. La empresa explicó que esto es importante teniendo en cuenta que 50% de los analgésicos que colocan en el mercado se venden a través de droguerías y 25% en tiendas de barrio.

“Hay unas 350.000 tiendas de este tipo en Colombia, así que es el primer punto de contacto entre el consumidor y la necesidad”. Y no es para menos, 97% de los colombianos ha tenido alguna vez dolor de cabeza.

El precio parece ser el otro campo de batalla. Aunque la pastilla y el empaque son revolucionarios y requirieron miles de millones de dólares en su desarrollo, Bayer mantuvo el precio de la Forte en $500. El Dolex está sobre los $600. La apuesta parece ser el volumen, pues este tipo de productos en su mayoría son importados.

Problema laboral

El dolor es la principal causa de incapacidades laborales en Colombia. Eso se traduce en millonarias pérdidas para el sistema de salud y menor productividad en las empresas. Según el Estudio Nacional del Dolor 2014, la incapacidad laboral de las personas que padecieron dolor crónico fue de 1 a 10 días en 73% de la población encuestada y de más de 10 días, (entre 10 y 100 días) en 27%. Así mismo, 52% de las personas encuestadas que refirieron dolor crónico vieron afectada su esfera emocional de manera moderada, severa o muy severa. Entre los dolores más comunes está el muscular, cabeza y huesos.

Al respecto, el director de la Cámara Farmacéutica de la Andi, Rodrigo Arcila Gómez, aseguró que Colombia es uno de los países más atrasados en cuanto al conocimiento de los pacientes para tomar medicamentos sin prescripción. El directivo advierte que muchas personas acuden a las salas de urgencias de hospitales y clínicas en busca de un remedio para un dolor de cabeza crónico y que eso se puede evitar –en la mayoría de los casos– tomando un analgésico.

Según cifras del Ministerio de Salud, el precio de una pastilla no supera un dólar, mientras que la atención médica de este tipo de dolencias se acerca a los US$8.

En Colombia es muy frecuente el dolor físico debido a los altos niveles de estrés, malas posturas y falta de ejercicio. La migraña es otro asunto que preocupa. Según Bayer, unas tres millones de personas sufren de esto en el país y –en promedio– todos los colombianos sufrimos un dolor de cabeza cada mes. Las mujeres sufren más que los hombres de dolor de cabeza y las personas casadas reportan una mayor incidencia que las solteras. La contaminación, el estrés, los cambios de presión atmosférica y los golpes están entre las principales causas.

Por regiones, el comportamiento también es particular. “Cada año se venden unos 150 millones de dosis de Aspirina y las regiones en donde más se consume (Aspirina) son Cundinamarca y la Región Caribe. En los departamentos de la Costa se consume más Aspirina 100, pues hay más prevención por temas cardiovasculares”, explicó Matamoros.

El frenético ritmo de la sociedad y el sedentarismo constituyen dos grandes ‘potencializadores’ del dolor de cabeza y músculos. Las multinacionales hacen su trabajo, pero lo ideal es trabajar y vivir sin estas dolencias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?