| 8/21/2013 6:00:00 PM

La otra muralla

Empresas colombianas como Mario Hernández y Agua Bendita comienzan a mirar con especial interés el mercado chino. Pero entre las dos economías hay una especie de muralla cimentada en un miedo compartido.

Un busto del nobel de literatura, Gabriel García Márquez fue instalado hace unas semanas en la plazoleta más importante de Beijing, la capital de China, como homenaje y reconocimiento a la obra literaria del escritor colombiano. La noticia pasaría desapercibida si no fuera porque este hecho coincide con un interés especial de inversión entre algunos empresarios de los dos países.

Pero claro, con los pies sobre la tierra. Estamos a años luz de convertirnos en un gran proveedor de productos de ese gigantesco mercado, solo que ahora varias iniciativas empresariales dan una señal de esperanza. Por ejemplo, Mario Hernández estuvo hace poco en China para explorar la posibilidad de abrir tiendas o buscar otro canal de ventas. A las nuevas generaciones de chinos les encantan las maletas y bolsos de lujo y una nueva firma del otro lado del mundo podría causar conmoción.

Así mismo Agua Bendita, la empresa paisa que fabrica vestidos de baño, tiene sus expectativas en este mercado de más de 1.200 millones de habitantes. Los chinos tienen cada vez más dinero para salir a tomar el sol y viajar por el mundo, de allí el interés de llegar con una oferta interesante y con productos de alta calidad.

La embajadora de Colombia en China, Carmenza Jaramillo, le dijo a Dinero que, para acelerar este tipo de acercamientos, en los próximos meses se definirá el futuro de un tratado de libre comercio que se viene analizando entre los dos países. “Ya se suscribió un protocolo para iniciar exportaciones desde Colombia de carne de res y pollo. También hay un acuerdo para banano y esperamos que en el futuro se pueda incrementar la oferta de alimentos pues este país no tiene tanta tierra disponible para la agricultura”.

El otro frente en que se trabaja es el turístico. Junto con Proexport, se prepara una oferta para ‘seducir’ a unos 40.000 viajeros chinos por año a regiones como el Eje Cafetero, zona que despierta especial interés por la belleza natural y el reconocimiento internacional de Juan Valdez.

Pero para eso hay que vencer obstáculos como la oferta gastronómica de comida china en Colombia, la seguridad y el propio desconocimiento del país. Muchos chinos llaman al país ‘Golombia’ y no precisamente por Falcao o el Pibe Valderrama, aunque este último es muy conocido en ese país.

Factor miedo

La embajadora colombiana en China explica que algunos empresarios chinos lo piensan dos veces antes de invertir en Colombia. Otros ya perdieron el miedo. Es el caso de dos empresas fabricantes de tubos interesadas en montar plantas para exportar a Estados Unidos y otros países de la Región. Así mismo, Foton, el fabricante de tractores y camiones, prevé ampliar el volumen de inversiones.

Lo cierto del caso es que para incentivar los negocios con una de las mayores potencias del mundo es necesario derrumbar la muralla del miedo. Las oportunidades son inmensas, pero no es fácil llegar al país donde se fabrica de todo y en la mayoría de los casos a precios irrisorios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?