| 4/14/2016 12:00:00 AM

La mujer que prende y apaga las luces de todo el país

Sobre sus hombros descansa la responsabilidad de que, a pesar de las amenazas, el sistema eléctrico colombiano funcione bien. ¿Cómo ha hecho su trabajo?

María Nohemí Arboleda Arango es una mujer con mucha energía. No solo porque durante 27 años de trabajo en el sector eléctrico ha debido afrontar una de las coyunturas más difíciles que ha vivido el país en materia energética; la crisis de 1992. También por las decisiones que ha tomado en las últimas semanas, cuando todos los actores del mercado han tenido sus ojos puestos en sus decisiones.

Llegó a la gerencia de la compañía XM a comienzos de marzo, en un momento difícil, pero con el conocimiento y liderazgo necesarios para hacerle frente a la situación. Su responsabilidad no es menor. Esta empresa –filial del Grupo ISA– opera el Sistema Interconectado Nacional y administra el mercado de energía en el país, incluyendo las transacciones internacionales de electricidad que se realizan con Ecuador. En pocas palabras, es la que prende y apaga la luz del país.

Lea también: Presidente Juan Manuel Santos descartó posible racionamiento en el país

El conocimiento técnico es una de sus grandes fortalezas. Es ingeniera electricista, egresada de la Universidad Nacional, conocimiento que le da la autoridad para señalar que la crisis está de salida, pero no por eso se tiene que bajar la guardia.

Especializada y con máster en Ingeniería de Transmisión y Distribución Eléctrica de la Pontificia Bolivariana de Medellín, se considera una apasionada del tema eléctrico, un sector que no pasaba por su mente en los últimos años de bachillerato, pero que con el paso del tiempo se convirtió en la “fuente de energía” de su trayectoria profesional.

En los últimos cinco años, por ejemplo, Arboleda Arango fue gerente del Centro Nacional de Despachos, desde donde manejaba la coordinación del sistema interconectado nacional y precisamente una de sus mayores responsabilidades era advertir los riesgos en el sistema con el fin atender la demanda de manera confiable y segura.

Desde su nuevo rol, analiza lo sucedido en los últimos meses y se muestra convencida de que, a pesar de las dificultades enfrentadas en los últimos meses, el sector eléctrico y sus instituciones han demostrado que pueden reaccionar ante las crisis, sin desconocer que hay señales que indican que se deben realizar ajustes.

A su juicio, esta crisis trajo grandes oportunidades de mejora al sistema regulatorio, las cuales tienen que ver con la operación y el funcionamiento del mercado de energía mayorista, un camino de reflexión que debe ser emprendido con todos los actores.

Aquí es donde empieza a jugar un papel aún más preponderante, pues tiene la certeza de que una de las mayores responsabilidades, no solo de ella sino de XM, es contribuir con su experiencia para hacer las reflexiones necesarias sobre lo que sucedió y cómo pueden enfrentarse esos problemas.

En su lista de tareas incluye un análisis sobre cómo se pueden cubrir los riesgos de mercado y de crédito para evitar problemas financieros. También considera importante el tema de la interconexión internacional.

Mientras analiza lo que ha venido sucediendo en el sector, también visualiza el nuevo escenario en el que este se debe mover. Considera que al país le llegó la hora de diversificar sus fuentes de generación de energía. La energía solar, eólica y pequeñas hidros son opciones viables que disminuyen las emisiones de gases, a la vez que son generosas con el ecosistema. Si bien aún son costosas, piensa que los avances tecnológicos llevarán a reducir los costos y pueden ser un complemento perfecto para la oferta actual.

Lea también: ¿Cómo va el desarrollo de energías renovables en Colombia y Latinoamérica?

Así piensa esta profesional que en su día a día respira energía, una pasión que, contrario a lo que podría pensarse, no proviene de una herencia familiar, sino de la atracción que le generaba estudiar en la facultad de Minas de la Universidad Nacional. Fue tal la pasión por su carrera que fue la única mujer que se graduó de su promoción.

Inició en el Grupo ISA como estudiante en práctica, primero seis meses y luego otros seis; de ahí dio el salto a la oficina de planeación, en donde inició su carrera vinculada de forma directa a la organización.

Si bien atribuye su éxito a la pasión que le imprime a lo que hace, no desconoce que es el trabajo en equipo el que le ha permitido sumar avances al interior de la empresa, en donde también ha aportado sus conocimientos desde la Dirección de Transacciones del Mercado, Dirección de Transacciones Comerciales y Dirección de Planeación de Operación de ISA.

Para Arboleda Arango –quien teme ser injusta con la gente–, las organizaciones deben ser de puertas abiertas y más en una firma que trabaja en el tema de innovación y de conocimiento, como la que hoy lidera. Su filosofía se centra en que antes de trabajar con profesionales, trabaja con seres humanos, y esto es lo que le permite ser reconocida como líder.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?