| 9/1/2006 12:00:00 AM

La mayor del mercado

Con la fusión de Interbolsa e Inversionistas de Colombia se acelerará la transformación del negocio de bolsa. ¿Para dónde va la nueva empresa? ¿Cómo se afectará el mercado bursátil?

Con la fusión con Inversionistas de Colombia, la firma de corretaje de valores Interbolsa se convirtió en una clase aparte en el mercado bursátil nacional. La sociedad fusionada tiene activos por cerca de $1,7 billones, mientras que los de todos los demás comisionistas del país sumados valen $1,6 billones. Las inversiones propias de la nueva Interbolsa valen $1,6 billones, mientras que las de las demás firmas alcanzan $1,3 billones.

Además, la firma recibirá una inyección de capital de la International Finance Corporation (IFC), filial del Banco Mundial, por US$10 millones, que, según su presidente Rodrigo Jaramillo, aumentaría su patrimonio a $280.000 millones, 75% del patrimonio de las demás firmas sumadas.

Para algunos, la operación se podía anticipar por el origen antioqueño de las dos firmas y porque Interbolsa compró hace dos años una unidad de negocio de Inversionistas, que podría ser el primer paso hacia la fusión.

No obstante, para muchos de quienes siguen de cerca la estrategia de la firma de bolsa, el anuncio de la operación fue desconcertante. Hace unos meses, Citigroup había recibido un mandato para explorar la posibilidad de vender Interbolsa en el extranjero. Jaramillo explica el cambio de posición de vendedor a comprador. "(Con el Citi) se tuvieron conversaciones en su momento, como se han tenido con distintas entidades. Y no se concretó ninguna operación. (Con ellos) Estuvimos mirando las estrategias que se podían seguir en el futuro inmediato".

La unión no se hizo para rescatar a Inversionistas de Colombia de pérdidas por sus negociaciones en TES. "El que diga eso lo hace de mala fe", enfatiza Jaramillo. Se trata, explica, de aumentar el patrimonio para enfrentar el TLC y un programa de expansión internacional que ya los tiene funcionando en Panamá y cerca de entrar a Perú y Costa Rica.

Rodrigo Jaramillo espera hacer nuevas utilidades con la entidad fusionada, por la unión de sus dos operaciones de posición propia, y por ganancias en eficiencia operativa, en la reorganización de las oficinas. Y evalúan la apertura de nuevos puntos comerciales. Hoy, operan en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Manizales, pero creen que podrían abrir en cualquier parte del país. "Es un asunto de sistemas", aclara.

El efecto de la fusión sobre el mercado será importante. Interbolsa se concentrará este año en consolidar la operación de integración, y al inicio de 2007, cuando vuelva a cobrar vida, desarrollará nuevos productos que requieran un balance grande, como las notas estructuradas, y entrará de lleno en banca de inversión cuando pase la reforma financiera. Además estará lista para comprar un establecimiento de crédito como trató de hacerlo hace unas semanas con la compañía de financiamiento Dann Regional, transacción que no recibió el permiso de la Superfinanciera.

Entretanto, deberá lidiar con la investigación sobre negociación de acciones de Interbolsa con información privilegiada justo antes de anunciar la fusión. El proceso estará resuelto antes de 6 meses. "Estamos tranquilos pues en la parte nuestra no hubo filtración. El proceso se manejó con el sigilo que requiere", dice Jaramillo.

Los competidores deben responder rápido. Por eso, es probable que haya nuevas fusiones entre comisionistas en los meses venideros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?