| 4/28/2016 12:00:00 AM

Del Vecchio entrando fuerte en el mercado de quesos en Colombia

Del Vecchio quiere pisar duro en el mercado de quesos en Colombia. La estrategia incluye una nueva planta, apertura de locales y ventas a Centroamérica.

Colanta y Alpina aún no se sienten amenazados por el tercero en el mercado de quesos, Del Vecchio. Sin embargo, la empresa –fundada por inmigrantes italianos hace 93 años– está en medio de un proceso de expansión interesante que debe ser observado por la industria.

Según el actual gerente general de la compañía, Carlos Miguel Santos Del Vecchio, en los últimos 5 años la compañía aumentó 70% sus ventas, llegando el año pasado a los $24.000 millones.

La firma está en medio de un proceso de expansión importante. Ya completa 12 puntos de venta directa en Bogotá y está presente en todas las grandes superficies del país. Es el primer proveedor de queso pera del país; de hecho, fue la empresa que trajo este producto en la década de los 20.

Los planes pasan por ahí. Su planta de producción, ubicada en el barrio Ricaurte de Bogotá, se quedó pequeña frente al creciente volumen de pedidos. “Venimos trabajando en la expansión de nuestra organización, es así como en los últimos cinco años hemos generado más de 300 puestos de trabajo entre directos e indirectos y esperamos en los próximos cinco años continuar creando nuevos puestos. Para ello, la compañía está en proceso de construcción de una nueva y moderna planta en la Sabana de Bogotá, que nos permitirá suplir la cada vez más grande demanda de nuestros clientes. La inversión se acerca a los $18.000 millones”, explica el gerente.

Con la nueva planta, que estaría operando en 2017, los planes de Del Vecchio incluyen abrir nuevos puntos de venta e, incluso, exportar a países de Centroamérica. De hecho, no son tan primíparos en el tema, pues ya han hecho exportaciones a Aruba y Curazao.

Pero así como hay posibilidades de exportación, en los últimos años se ha visto mucho queso extranjero, incluso de Estados Unidos. Al respecto, Santos Del Vecchio afirma que “los TLC claramente tienen impacto en un sector lácteo como el colombiano, pues llega todo tipo de productos, de todas las calidades y precios y es una obligación del empresario colombiano estar abierto a la innovación para ser más competitivos”.

Por ello, el proceso de fabricación incluye un laboratorio técnico que se encarga de evaluar las materias primas y los productos finales. Los detalles también son fundamentales en este negocio. Un queso pera que esté deformado es descartado de la línea de producción.

Otro desafío por enfrentar está relacionado con el bajo consumo per cápita del colombiano en este tipo de productos. Según cifras de la industria, el colombiano consume en promedio solo 1,1 kilogramos de queso al año, frente a 11 kilos en Argentina y cuatro en Venezuela, con todo y los problemas de abastecimiento del vecino país.

De hecho, el campo de batalla entre grandes compañías lácteas del país se ha centrado en la leche y el yogurt. Por ello una de las estrategias de Del Vecchio es lanzar una campaña publicitaria para incentivar el consumo de este producto con alto contenido de proteína.

Aunque las inversiones son grandes, derivadas de los nuevos puntos de venta y la planta en la Sabana, la compañía no tiene previsto –por ahora– algún tipo de capitalización.

Son tres generaciones de la familia Del Vecchio que han sacado adelante una empresa netamente colombiana durante casi un siglo. No solo han logrado sobrevivir a la competencia devoradora, también son ejemplo de calidad y buena gestión.

Así se procesaUna de las materias primas clave para el proceso de producción es la leche. Así la procesan.

La clave del éxito de la compañía está en la calidad de su principal materia prima, la leche. En promedio se compran al día cerca de 30.000 litros del líquido, el cual es adquirido en fincas reconocidas y acreditadas de la Sabana de Bogotá. Allí la alimentación de las vacas, así como el proceso de ordeño, permiten obtener una baja acidez del producto.

Luego de que llega el líquido a la planta, se inicia el proceso de fabricación en silos y con procesos que incluyen el cambio de temperatura para eliminar impurezas y hongos. Ya cuando el queso comienza a tomar forma, se inicia la etapa de maduración, que puede ir de días a incluso un año. Según expertos en la fabricación del producto, el proceso de maduración permite mejorar el sabor y la consistencia. Las temperaturas y humedad son celosamente cuidadas.

La estrategia comercial de Del Vecchio incluye quesos rellenos con carnes maduradas. Este tipo de alimentos son bien recibidos en almacenes de cadena, como Carulla.

Lea también: Colanta y Arroz Diana, las marcas que más consumen los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?