| 6/9/2011 5:00:00 PM

La lista de los narcos

Yates, obras de arte y hasta hipopótamos hacen parte del inventario de bienes a cargo de la Dirección Nacional de Estupefacientes, a punto de ser liquidada.

Mientras en el país no paran las acusaciones sobre los malos manejos que históricamente ha tenido la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) en la administración de los bienes incautados a los narcos, su director, Juan Carlos Restrepo, siguió avanzando para salir de ese "chicharrón" de una vez por todas. Para ello, propuso liquidar la entidad y que sea el Ministerio de Hacienda el responsable de la administración de los bienes. Y su propuesta caló. En días recientes, Germán Vargas Lleras, ministro del Interior y Justicia, anunció que el decreto para la liquidación de la DNE estaría listo el próximo primero de julio y que las funciones de control de precursores y política antidrogas quedarán a cargo de su Ministerio.

La DNE fue creada por el Consejo Nacional de Estupefacientes para coordinar la estrategia de lucha contra las drogas, una política que al sol de hoy no ha dado grandes frutos. A cambio, le adjudicó a la DNE la difícil tarea de administrar los bienes de los narcotraficantes. Estos incluyen desde mansiones hasta yates e hipopótamos y ya ascienden a 74.000 propiedades.

Entregarle al Ministerio de Hacienda semejante problema va a requerir que la ley permita vender los bienes tan pronto se incauten, para que la plata entre de manera inmediata a la caja de la Nación. A la fecha, el proceso de extinción de dominio puede tardar entre 2 y 20 años, tiempo en el cual hay que cuidar los bienes para que no pierdan su valor y es ahí donde se generó el ya conocido foco de corrupción y mala administración. Resulta increíble que a una misma persona se le hayan entregado en custodia cerca de 400 inmuebles, entre apartamentos, hoteles, oficinas, lotes y vehículos. La figura del custodio se dio para cuidar el bien y usufructuarlo para el Estado a cambio de unos honorarios, pero la mayoría se hacen los de la vista gorda a la hora de rendir cuentas.

A esto se suma que, si bien la DNE tiene inventariado lo que incauta, no tiene ni la menor idea de su valoración. Así que pasarle el "muerto" al Ministerio de Hacienda va a requerir más esfuerzos y mucho trabajo por parte de la DNE.

Dinero presenta un resumen del "inventario de los mafiosos" a cargo de la DNE para entender la magnitud del problema.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?