| 2/20/2009 12:00:00 AM

La hora del café

Buenos precios internacionales y una tasa de cambio al alza, hacen prever un buen año para los productores. Los exportadores miran con cuidado las buenas nuevas.

La baja en la producción mundial de café, la devaluación del peso y la reducción en los costos de los insumos para este cultivo se están convirtiendo en una oportunidad de oro para el negocio cafetero en Colombia.

"Se alinearon los astros y por primera vez estos tres factores resultan favorables para los cafeteros", asegura Mario Gómez Estrada, uno de los principales cultivadores del grano en el departamento de Caldas, quien coincide con el gerente de la Federación de Cafeteros, Gabriel Silva Luján, en que este podría ser un "año de oro" para esta industria.

Y es que productores y analistas del sector esperan que tras casi una década de altibajos, para 2009 el negocio cafetero reverdezca. Varios factores alientan esta perspectiva.

Para comenzar, se estima que al igual que en 2008 habrá una menor oferta de café en el mundo, frente a una demanda que sigue creciendo.

Esto implica una cotización sostenida al alza para las variedades que más escasean en el mercado, particularmente los arábigos lavados cuyo principal productor es Colombia. Se estima que la primera cosecha, que se recogerá entre abril y junio de este año, podría ser baja debido a la temporada lluviosa que se registró entre agosto y octubre del año pasado, cuando comenzaron las floraciones.

También en 2008 hubo una menor oferta de café colombiano, lo que llevó al mercado a pagar primas de entre US$0,20 y US$0,25 la libra -por encima del precio en bolsa- para garantizar el abastecimiento del esquivo grano. Pero los buenos precios no pudieron ser aprovechados por los cafeteros debido a la revaluación del peso que predominó durante buena parte de 2008 y los altos costos de fertilizantes, que prácticamente duplicaron sus precios.

Pero, desde finales de 2008 las cosas han comenzado a cambiar. Por un lado, los precios de los fertilizantes cayeron como consecuencia de la baja en la cotización del petróleo. Por el otro, la tasa de cambio inició un proceso de devaluación en enero que podría mantenerse a lo largo del año, debido a los menores flujos previstos en las remesas y la inversión extranjera. En lo corrido del año hasta el 16 de febrero pasado, la devaluación de la moneda llegaba al 12%, alentando el desempeño exportador. Esta buena cosecha de precios y tasa de cambio han favorecido a los productores que se están beneficiando del mayor precio interno que se paga por carga -que se calcula con base en la Tasa Representativa del Mercado-, y que pasó de $471.286 en febrero de 2008 a un promedio de $648.000 el 11 de febrero de este año.

Sigue la cosecha

Cálculos de la Organización Internacional del Café dan cuenta de que este año la producción mundial podría estar por el orden de los 132 millones de sacos, cifra inferior a los 140 millones que se habían calculado previamente.

La Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil, Conab, señaló a comienzos de febrero que la producción cafetera de Brasil podría registrar este año una caída del 16%, que llevaría a niveles de entre 36,9 y 38,8 millones de sacos.

También se habla de que Costa Rica podría reducir en 12% su producción para este mismo año, disminuyendo la presión en la oferta mundial de café.

De acuerdo con el índice CRB de contratos futuros de 30 materias primas, las pérdidas de valor de estos mercados alcanzaron durante todo 2008 un promedio de 43%, en tanto que para el café la pérdida de valor estuvo cercana al 18%.

La cotización más baja del café en la Bolsa de Nueva York se registró el 5 de diciembre, cuando su valor llegó a solo US$1,03 por libra, pero de ahí en adelante comenzó a ganar terreno y cerró el año a US$1,12 por libra, de acuerdo con datos de la Federación de Cafeteros.

Los datos de lo corrido del año 2009 hasta la semana del 6 de febrero muestran incluso un cambio en la tendencia de los precios. Mientras el índice CRB reporta una caída de 5,51% para las materias primas de su canasta, en el caso del café registra una ganancia en el precio de 7,98%.

Jorge Lozano, presidente de la Asociación de Exportadores de Café, Asoexport, reconoce el buen momento por el que pasa el sector y confía en que "2009 será un año de buenos precios y de buenos resultados para el mercado". Aunque se abstiene de hacer pronósticos, coincide con la meta trazada por la Federación de Cafeteros, de lograr este año una producción similar a la de 2008 y unas exportaciones por el orden de los 11 millones de sacos.

El gerente de Expocafé, Alejandro Lozano, tampoco se arriesga con proyecciones pero confía en que este será un año de "producción a la baja y consumo al alza". Eso sí, cree que los exportadores deben mantener la cautela. "Hay que ser conservador, porque pienso que va a ser bueno para el caficultor, pero no sé qué tan bueno para los exportadores".

Y aunque productores y exportadores son cautelosos en momentos de buenos precios y devaluación, nadie duda que las condiciones están dadas para que, por lo menos entre los productores, siga la fiesta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?