| 11/28/2010 7:00:00 AM

La guerra de los raros

China, que produce el 95% de los metales raros en el mundo, redujo drásticamente sus exportaciones en una jugada que disparó su precio y que varios países consideran una retaliación política. Estos materiales se usan en la elaboración de la mayoría de productos electrónicos.

China habría frenando sus exportaciones de metales raros como parte de una jugada para elevar su valor en el mercado y, de paso, tomar represalias contra aquellos países con los que tiene conflictos. Así, por ejemplo, varias compañías japonesas reportaron a la revista BusinessWeek que las entregas del material se detuvieron en septiembre pasado, cuando su gobierno arrestó al capitán de un barco pesquero chino que se estrelló contra una patrulla nipona.

En las últimas décadas, el uso de materiales raros se incrementó dramáticamente gracias a su utilización en la elaboración de químicos que se usan en muchos componentes digitales. Incluso, la publicación New Scientist dice que se encuentran en toda clase de productos de uso cotidiano, desde discos duros de computador, teléfonos celulares, televisores LED y automóviles híbridos hasta lectores láser y aeronaves militares.

Los metales raros componen una colección de 17 elementos de la tabla periódica (escandio, itrio y 15 lantánidos) que, aunque son fáciles de encontrar en altas concentraciones, se deben extraer mediante técnicas que atentan contra el bienestar de los trabajadores y el medio ambiente.

Según el diario The New York Times, China domina la producción mundial por su buena fortuna y porque se ha negado a cumplir con regulaciones básicas: el gigante asiático produce cerca del 95% de los metales raros del mundo, aunque solo cuenta con 37% de sus reservas mundiales. "El país ha estado dispuesto a hacer el trabajo sucio, tóxico y, en ocasiones, radiactivo que el resto del planeta ha rechazado", se comenta en la publicación.

Lo cierto es que el gobierno chino redujo la exportación de estos materiales en cerca del 70% durante los últimos seis meses, como parte de un plan para modernizar sus minas y bajar sus niveles de contaminación. La escasez de estos materiales multiplicó por diez su precio histórico, lo que fue visto como un movimiento hostil por parte de los países productores de tecnología.

Estados Unidos y la comunidad europea presentaron una queja contra China ante la Organización Mundial del Comercio, pues sienten que China está aprovechando su posición dominante para inflar el precio de los materiales. Japón hizo lo mismo, aunque agregó que se sentía hostigado por el caso del capitán del barco pesquero -al que ya dejó en libertad-.

Por lo pronto, mientras el pasado 19 de noviembre China decidió restablecer paulatinamente las exportaciones a Japón, el Congreso estadounidense elevó una propuesta para desarrollar alternativas al uso de metales raros en productos electrónicos. Otros países como Canadá, Australia, India y Brasil encontraron una oportunidad dorada y han comenzado a trabajar en la explotación de sus propias minas de estos materiales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?