| 2/20/2004 12:00:00 AM

La guerra de los medios

Con la compra de DirecTV por parte de News Corp. y el anuncio de la oferta de Comcast a Disney, la batalla por el imperio de los medios de comunicación en Estados Unidos se calienta.

El pasado 11 de febrero, el mundo de los negocios despertó con la noticia de que Comcast, la mayor empresa de televisión por cable en Estados Unidos, realizó una oferta de US$66.000 millones para comprar al gigante del entretenimiento Disney. De concretarse el negocio, sería el mayor medio de comunicación global y combinaría un canal de distribución de televisión por cable que llega a más de 21 millones de suscriptores, cientos de propiedades en la televisión y las películas que exhiben canales como ABC y ESPN, estudios como Miramax y los famosos parques temáticos de Disney alrededor del mundo. Además, si se lleva a cabo el negocio, se daría una de las más fuertes batallas que ha librado esta industria por concentrar el dominio de las noticias, el entretenimiento y la distribución de la televisión.

La noticia no puede darse en un momento más propicio. En diciembre pasado, la compra de DirecTV por parte de News Corp., propiedad del magnate Rupert Murdoch, se había convertido en un duro golpe a los grandes medios estadounidenses. Una sola empresa quedó con dominio de la distribución (por medio de los satélites de DirecTV que llegan a 12 millones de televidentes) y el contenido (con famosas cadenas como Fox). Murdoch se convirtió en el magnate de los medios, al sumar DirecTV a su lista de periódicos (incluyendo el New York Post y The Times, de Londres), estaciones de TV (solo en Estados Unidos tiene más de 35), revistas, libros y películas.

La batalla, según los expertos del mercado, se daría en dos frentes luego de la compra de DirecTV. El primero sería la competencia por los suscriptores entre los operadores de cable y los proveedores de televisión satelital y el segundo, la puja por las tarifas entre los proveedores de contenido y los distribuidores.

Así pues, el primer frente ya dio frutos. Comcast, archienemigo de News Corp, enfiló todas sus baterías con el anuncio de la oferta a Disney. Pocos esperaban un plan tan ambicioso, pues la empresa ya había dado grandes pasos. Hace tan solo 14 meses compró por más de US$54.000 millones el negocio de banda ancha de AT&T, para ampliar su oferta de servicios. Además, la empresa había anunciado una estrategia de crecimiento con la puesta en marcha de servicios superiores a los de la televisión satelital, como alta velocidad, acceso a internet de doble vía y telefonía.

La oportunidad de comprar Disney, sin embargo, era única. Bajo la dirección de Michael Eisner, Disney ha enfrentado serios problemas en los últimos años. Las utilidades de la empresa son hoy un tercio menores a las de 1998 y el precio de la acción está en el mismo nivel de 1997. La empresa es el blanco de duras críticas por su falta de transparencia y gobierno corporativo, en especial, en la escogencia de la junta directiva. Varios integrantes de la junta están tras la cabeza de Eisner, por la situación de la empresa y porque no ha podido retener el talento. El mes pasado, además, su socio más fuerte, los estudios de animación Pixar, responsables de éxitos como "Buscando a Nemo" y que generan más de la mitad de los ingresos de los estudios Disney, cancelaron su contrato con la empresa citando importantes diferencias.

Disney, por ahora, solo ha dicho que la junta evaluará la oferta. Voceros de la empresa están escépticos pues dicen que vale mucho más de lo que se ha ofrecido. La situación, sin embargo, abre la posibilidad de que Comcast reconsidere la oferta o que haya nuevas ofertas. Varios analistas aseguran que empresas como Viacom, Liberty Media e incluso Microsoft podrían estar interesadas en ella.

Así pues, el futuro de Disney aún es incierto. Luego de la oferta de Comcast, es evidente que la industria de los medios en el mundo seguirá siendo el campo de fuertes batallas. Después de los movimientos de Murdoch con DirecTV y el anuncio de Comcast, los gigantes Viacom, Time Warner y NBC tendrán que moverse para contrarrestar a sus competidores. Por esto, se podrían esperar más consolidaciones. Ahora el debate se centrará en la objetividad de un sistema de medios de comunicación en el que unos pocos controlan la información que reciben millones de personas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?