| 4/15/2005 12:00:00 AM

La expansión de Synergy

Aunque la compra de Avianca le permitió dar un gran salto en la aviación, la de Varig lo convertiría en uno de los mayores grupos de la región.

Germán Efromovich es un empresario que se arriesga y, por eso, cuando el sector aéreo aún no termina de superar una de las peores crisis de su historia, este empresario boliviano que desde los 14 años vive en Brasil, está dispuesto a convertirse en uno de los principales jugadores de la aviación en América Latina.

"Mucha gente no acepta algunos negocios ni gratis, por el riesgo del pasivo", le dijo a Dinero en abril de 2004, cuando se anunció por primera vez que había comprado el 75% de Avianca. Y Efromovich, sin duda, no es uno de ellos. Compró Avianca cuando la compañía se había acogido a la ley de quiebras de Estados Unidos, y ahora está interesado en adquirir Varig, la mayor aerolínea del continente, que está pasando aceite y tiene una abultada deuda con el Estado (US$2.500 millones).

A principios de abril, estuvo presentándoles su propuesta a los 170 curadores que representan a la Fundación Rubén Berta, dueña de la holding FRB-Par, que controla Varig.

Al parecer, la respuesta de Varig se daría a conocer a más tardar en mayo. Y de acuerdo con expertos del sector, Synergy podría tener buenas posibilidades de hacerse a la aerolínea porque ser un grupo brasileño representa una ventaja, y a Efromovich se le facilitaría hacer algún tipo de ingeniería atractiva para la aerolínea, pues tiene inversiones en el sector petrolero y amplias relaciones con empresas privadas y estatales de ese país.



El grupo

Si la propuesta de Efromovich es aceptada, Synergy se quedaría con los dos mercados principales de Suramérica: Brasil en el sur (donde también tiene a OceanAir), y Colombia en el norte. Además, el aumento del comercio exterior en la región ha convertido el transporte de carga en un ingreso importante para las aerolíneas, y ha hecho que Brasil, Colombia, Chile, Perú, Ecuador y Venezuela, donde se originan grandes volúmenes de carga, cobren todavía mayor relevancia para un jugador que quiera ser fuerte en la región.

De ahí la importancia de la jugada de Synergy, que tendría un pie en cuatro de estos destinos, ya que compró VIP en Ecuador hace cerca de un año, y acaba de constituir en Perú la aerolínea Wayra, donde OceanAir tiene el 49%.

La estrategia detrás de estas adquisiciones no solo es generar economías de escala en la adquisición de flotas, suministros y negociaciones con proveedores, sino asegurar mercados con una demanda local significativa, y montar una operación internacional dentro de un esquema de rutas en el que se puedan aprovechar las ventajas de cada flota o país de origen, para que sea más eficiente. Wayra Perú, por ejemplo, anunció que a mediados de año va a llegar a Ecuador y Colombia, y espera obtener licencia para volar a Brasil.

"Incluso si se hace la transacción de Varig, Avianca no va a quedar opacada, porque están a seis horas de distancia, lo que las hace complementarias", explica Juan Emilio Posada, ejecutivo corporativo en jefe de Synergy Aerospace.

Para Bobby Booth, consultor aeronáutico, Synergy tendrá que unir las culturas de los cuatro países, una tarea nada fácil y que toma tiempo. Lan, por ejemplo, optó por poner su marca en cada país, pero con unas marcas tan fuertes como Avianca y Varig, es poco probable que se pueda seguir esta estrategia.

Además de Synergy, hay otros grupos en expansión, como el mismo Lan, grupo chileno que ha venido ampliando su participación en el mercado latino (ver recuadro) y el grupo Taca, de Centroamérica. El momento en la industria aeronáutica es bueno para quien acepte el riesgo de comprar en el ciclo bajo del mercado. Y Efromovich no solo es un hombre de riesgos, sino que podría tener una carta muy importante en un momento en que el precio del petróleo supera los US$50 por barril: su participación en el negocio petrolero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?