| 9/15/2016 12:00:00 AM

Gobierno cree que en un mes la primera ola de 4G tendrá los contratos

Aunque reconoce que hubo algunas demoras en los procesos de cierres financieros, el Gobierno cree que en un mes ya toda la primera ola de 4G tendrá los contratos, y es optimista con la evolución de la segunda. Entidades de Inglaterra y España entrarían a participar en los proyectos.

Construir vías en Colombia sigue siendo una tarea especialmente compleja. Un conjunto de medidas del Gobierno ha logrado aliviar las cargas a constructores y financiadores, pero el camino aún es largo.

Los permisos con las comunidades y las autoridades ambientales, la compra de predios y algunas constructoras que no cuentan con el suficiente músculo financiero han llevado a que algunos bancos lo piensen dos o más veces para prestar el dinero que se necesita para garantizar el proyecto. El Gobierno anuncia que insistirá y que seguirá prestando apoyo.

En ese sentido, el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, explicó a Dinero que los concesionarios han venido cumpliendo con las fechas estipuladas en el contrato en lo relacionado con los cierres financieros. “Toda la ola 1, excepto la vía Mulaló–Loboguerrero, ya tiene la carta que entregan los bancos y que garantiza un cupo de crédito, lo que algunos llaman cierres ANI”, dice Andrade.

Sin embargo, para que se hagan efectivos los desembolsos es necesario que el concesionario firme un contrato con esas entidades de crédito o financiamiento, de esta manera se garantizan los desembolsos. La ANI calcula que entre 6 y 8 concesionarios de la primera ola ya cuentan con esos contratos. “Creo que en un mes ya toda la primera ola, excepto Mulaló, cuente con ese contrato”, agrega.

Con respecto a la segunda ola de proyectos, Andrade se mostró optimista y considera que al finalizar el año ya se deben haber suscrito la totalidad de cierres financieros ANI. “Es necesario aclarar que la ANI no participa en las negociaciones que adelantan los bancos con los concesionarios para lograr los cierres definitivos (contratos con los bancos). Sin embargo, sabemos que hubo algún tipo de demoras en estas deliberaciones debido a la curva de aprendizaje de las partes y que se trata de transacciones muy grandes y complejas”, explica.

La ANI cree que de los 9 contratos de segunda ola, un total de 6 lograrán acuerdos este año con los bancos.

Con respecto a la ejecución de obras de los proyectos 4G, el funcionario dijo que un total de 8 concesiones ya adelantan trabajos de campo y que eso constituye “una prueba de confianza”. Frente a las APP de iniciativa privada que están en negociación para conseguir los dineros de crédito, se proyecta que este mes se logren dos acuerdos.

Otro tema que inquieta a los concesionarios tiene que ver con el incremento progresivo de exigencias que han impuesto algunos bancos para ‘soltar el dinero’. La ANI explica que se ha presentado ese tipo de requerimientos pero que obedecen a garantías propias del sector financiero. Los bancos también están muy inquietos frente a la posibilidad que algunos concesionarios no logren completar el equity o aporte de capital y que se calculan en $15 billones para todo el programa.

Andrade dice que es por esta situación que una serie de inversionistas extranjeros han aumentado su interés para entrar como socios de los proyectos. “InfraRed de Londres ya está en negociación con uno de los operadores y lo mismo sucede con Cofides de España. Así mismo, uno de los principales fondos de pensiones de Canadá está viendo la posibilidad de abrir un fondo de inversión en el país. Así que yo creo que los concesionarios van a contar con el dinero”, agrega el funcionario.

Eso obligará a que algunas sociedades o constructoras diluyan parte de su participación en las concesiones y así logren bajar su exigencia de capital. Es por ello que el funcionario cree que es muy difícil que algún proyecto quede ‘huérfano’ de financiación.

Nubarrón judicial

Debido a las complejidades, variables y zonas grises de los contratos, los proyectos de infraestructura son susceptibles de acabar en pleito o tribunal de arbitramiento. Dos casos recientes saltan a la luz pública. El primero es la demanda que el Gobierno interpuso contra los Solarte por una concesión en la vía Buga-Buenaventura. Según los datos preliminares, la concesión que suscribió el gobierno anterior prevé un plazo hasta el año 2055. Dicha ampliación de contrato activó las alarmas de organismos de control como la Contraloría, que hace unos años pidió una revisión al mismo.

La ANI explica que en paralelo con esa demanda se está negociando con los Solarte para bajar el plazo de la concesión entre 15 y 20 años. “Nos estamos acercando a una negociación con ellos (Solarte), pero en caso de que no haya acuerdo serán los árbitros los que tendrán la última palabra”, dice el presidente de la ANI.

En donde está más embolatado el tema es en el pleito con Autopistas del Café. Allí ni siquiera hay acercamientos con el Gobierno y todo quedará en manos del tribunal de arbitramento.

Otro asunto que puede precipitar pleitos está amarrado al tema de las contingencias. Para Andrade, en lo que tiene que ver con las responsabilidades contractuales del Gobierno se cuenta con un fondo especial para este tipo de ‘imprevisiones’ o eventualidades. Allí habría unos $800.000 millones. El asunto es que no se sabe si los concesionarios cuentan con esa misma garantía, teniendo en cuenta que las condiciones económicas y financieras han cambiado mucho desde que se firmó el contrato a la fecha. En otras palabras, se adjudicó con unas cifras macro y se está haciendo el cierre financiero con otras muy distintas. Allí la pelea podría ser para alquilar balcón.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?