Dinero.com Revista Dinero

“La producción de 2010 fue menor a las expectativas por problemas en el oleoducto de Ocensa y al invierno. En reservas, las dificultades radican en la demora en la expedición de licencias ambientales”, señala Ronald Pantin, CEO de Pacific.

| 7/6/2011 6:00:00 PM

La encrucijada de Pacific

La acción de la principal petrolera privada del país sigue sin levantar cabeza: su precio se estancó alrededor de los $50.000 y sus volúmenes de negociación se han reducido a la mitad. ¿Qué hay detrás?

Durante los últimos tres meses, la acción de Pacific Rubiales Energy Corp. (Prec) ha dejado de ser la brillante estrella del mercado bursátil en la que se había convertido desde su listamiento en la Bolsa de Valores de Colombia en diciembre de 2009.

Luego de su estrepitosa caída a principios de marzo por malentendidos de información con el mercado, el precio se estancó alrededor de los $50.000 por acción y sus volúmenes de negociación se han reducido prácticamente a la mitad.

A pesar de que las evaluaciones de la mayoría de los analistas estiman un precio para finales de este año en promedio de $68.774, lo cual significa un potencial de valorización de más de 40% desde su valor actual, la acción pasa por un momento complicado y ha perdido su protagonismo habitual.

Las explicaciones de los analistas y expertos van desde las económicas -como las perspectivas de una desaceleración mundial y un aumento de la aversión al riesgo- hasta las de reputación, porque simplemente el mercado no ha recuperado la confianza en la compañía y en su administración ante los malentendidos de marzo.

Todo podría estar contribuyendo. En lo económico, la recuperación económica más lenta en Estados Unidos, el terremoto de Japón, las preocupaciones por el crecimiento en los países emergentes, entre otros factores, han hecho que el precio internacional del petróleo tenga una tendencia a la baja. El crudo WTI alcanzó en junio un mínimo de US$89,61 por barril. Además, los problemas fiscales de Grecia y de toda la zona euro han aumentado la aversión al riesgo y hacen que grandes fondos de inversión salgan de acciones y sectores riesgosos como el petrolero.

Además, Ecopetrol, que se ve afectada por los mismos fenómenos, acumula una caída en el precio de su acción en lo corrido del año de 5,5%. Mientras que en el mismo periodo la caída de Pacific Rubiales ha sido de 25,6%, la de Canacol de 34% y Petrominerales de 13,7% (en dólares canadienses). Por lo que parecería que el mercado está castigando con más rigor a las petroleras canadienses.

José Francisco Arata, presidente y director ejecutivo de Pacific Rubiales, le salió al paso a estos análisis y considera que no se trata solo de Pacific y que será cuestión de esperar a que retorne la confianza en todo el mercado. "La acción se va a recuperar pues los fundamentales de la compañía siguen intactos. Ahí están la producción y las reservas", afirma.

Además, en su concepto, la compañía está subvalorada y lo confirma con tres indicadores que para él lo demuestran. "El primero es que el valor presente neto de los activos productivos que tiene la compañía tan solo en Rubiales, Quifa y La Creciente es de US$30 canadienses por acción y hoy está en US$26. El segundo es que el Ebitda del primer semestre será de US$900 millones y el del año de US$1.800 millones. Esto significa que la compañía hoy se transa en cuatro veces Ebitda -pues su valor de mercado es alrededor de los US$7.000 millones-, cuando el estándar en la industria es de entre 6 y 7 veces. Y, el tercero, es que 268 millones de acciones y 316 millones de barriles en reservas probadas significan una relación de 1,2 barriles por acción. Póngale cualquier precio", dice enfáticamente Arata.

Más rumores

El bajonazo de la acción de Pacific Rubiales, que pasó de un precio de cierre al 3 de marzo de $67.260 a $50.100 hacia el 15 de marzo, una caída de 25,5%, se debió a la confluencia de varios hechos.

Por un lado, a los resultados de la compañía en 2010 que, según diferentes analistas, quedaron por debajo de las expectativas. De otro, la "aparición" de una cláusula en el Bloque Quifa con la cual se establece que la participación de la empresa comienza a disminuir cuando se llegue a ciertos niveles de producción. A ello se sumaron rumores de que los directores habían vendido grandes cantidades de acciones y, sobre todo, el antecedente reciente de Alange. Esta compañía petrolera -que comparte accionistas comunes con Pacific- mostró unas cifras erróneas de producción que le costaron la salida de su presidente, Luis Giusti.

Para responder a todo lo anterior, Pacific Rubiales aclaró que la cláusula de Quifa era conocida por el mercado desde 2007, que no se realizaron tales ventas de los socios accionistas y, sobre todo, explicó sus buenos resultados. "La producción de 2010 fue menor a las expectativas debido a problemas en el oleoducto de Ocensa y al invierno, que dificultaron el transporte. En el caso de las reservas, los problemas han estado en la demora por parte del Gobierno de la expedición de algunas licencias ambientales, lo cual es un requisito para su incorporación", dijo Ronald Pantin, CEO y director ejecutivo de Pacific Rubiales. "Yo, por el contrario, creo que los resultados fueron excelentes. La producción creció 80%, el Ebitda y los ingresos se triplicaron, redujimos los costos, incorporamos y crecimos las reservas.

Para Arata, "hubo mucha inmadurez y desconocimiento por parte del mercado local. Por ejemplo, con los resultados del primer trimestre de este año hubo una pérdida contable dado que estábamos obligados a reportar con IFRS (estándares internacionales de contabilidad) y teníamos que reflejar el impuesto al patrimonio que pagaremos en los próximos cuatro años. Y salen informes de analistas hablando de resultados decepcionantes cuando esto no significará salidas de caja".

Este divorcio con el mercado se ha prestado para nuevos rumores y mucho ruido alrededor de la alta gerencia. En voz baja se habla de pago de salarios y bonificaciones excesivas, la inconveniencia de la vinculación del ex ministro de Minas, Hernán Martínez, a la junta directiva de la entidad y, sobre todo, de las relaciones de los accionistas principales con otros negocios.

Frente a esos señalamientos, Arata responde que "el salario real de los ejecutivos es de US$500.000 anuales, que se compara con lo que ofrece cualquier multinacional petrolera. La contratación de Hernán Martínez será efectiva a partir del 7 de agosto próximo, con lo cual no hay ningún impedimento legal y todo son ataques políticos contra el gobierno anterior".

En cuanto a los diferentes negocios en los que participa Pacific Rubiales, Arata es enfático en afirmar que no son parte de un mismo grupo, sino que pertenecen a empresas independientes con muchos inversionistas en común. Y dice que es de público conocimiento que están en sectores como oro y carbón a través de compañías como Gran Colombia Gold, Pacific Coal, entre otras.

Pacific Rubiales es, sin duda, una compañía con agresivas expectativas de crecimiento. La firma espera producir alrededor de 500.000 barriles diarios de petróleo (bdp) en 2015, para lo cual tiene enormes planes de inversión. Su importancia para el mercado es trascendental pues representa hoy 23,71% del Índice General de la Bolsa de Valores (IGBC). Solo el tiempo dirá en qué parará este divorcio o pelea momentánea con el mercado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×