| 5/28/2010 12:00:00 AM

La diversificación de mercados llega a África y Asia

Aunque abrir nuevos mercados no es sencillo, los exportadores colombianos le están apostando a destinos inusuales en África y Asia con confitería, mantequilla, leche en polvo y ganado en pie.

El pasado 23 de marzo llegó a la República del Líbano la primera exportación colombiana de ganado en pie. Se trató de un embarque de 3.000 bovinos despachados desde 28 fincas de Córdoba, Sucre y Bolívar, en una negociación por US$2,1 millones.

Esta exportación a un destino inusual es destacada por el director del ICA, Luis Fernando Caicedo Lince, quien considera que cada vez más los empresarios están buscando alternativas ingeniosas al cierre del mercado impuesto desde el año pasado por Venezuela y han encontrado en Asia una ventana de negocios interesante.

Pero esta no es la única exportación inusual de los últimos meses. También, a instancias de una mayor dinámica en la búsqueda de nuevos mercados, se han exportando 100 toneladas de mantequilla a Marruecos, 200 toneladas de leche en polvo a Bangladesh y ganado en pie a Qatar e Indonesia, entre otros destinos.

Estas ventas han sido coordinadas por la autoridad sanitaria, que en menos de dos años ha logrado la firma de 73 protocolos sanitarios que garantizan a los países que reciben los productos colombianos el cumplimiento de las exigencias de higiene, seguridad y salubridad.

Según Caicedo Lince, "hay exportaciones que están cambiando continuamente, que por ejemplo son viables por cuatro o cinco meses y luego, por condiciones de mercado, precios, usos o gustos, cambian y ya no lo son". Sin embargo, esto no ha desanimado la firma de protocolos sanitarios, que resultan clave a la hora de abrir nuevos mercados para los productos colombianos. Entre los nuevos destinos con los que el ICA y el Ministerio de Agricultura están buscando firmar protocolos para abrir nuevas oportunidades están Rusia, Hong Kong, Vietnam y China.

Confites, a paso firme

Otra industria que se abre espacio en mercados no tradicionales es la confitería, que desde hace unos cinco años empezó la exploración de destinos y le apuntó al mercado árabe, cultura en la que el dulce juega un papel tradicional y donde no hay barreras sanitarias para estos productos.

Este mercado de confitería en Medio Oriente está valorado en US$113 billones y ha crecido a un ritmo de 13% anual en los últimos tres años. Además, factores como el mayor ingreso per cápita de una amplia población de compradores jóvenes, que demanda confites duros, mentas y confites suaves, lo hacen más atractivo para los productores colombianos.

Ricardo Vallejo, vicepresidente de exportraciones de Proexport, señala que efectivamente hay crecimientos importantes en esos nuevos mercados. "Colombia exporta hoy US$22 millones a África en confitería: está entre los cinco principales proveedores de dulces a Marruecos y, en Sudáfrica, es el segundo proveedor de confites después de Brasil, con US$13 millones vendidos el año pasado".

Aunque estas nuevas ventas presentan una rápida evolución y Sudáfrica ya ocupa el cuarto destino de importancia en esta materia, Venezuela, Estados Unidos y Perú, siguen siendo los principales destinos. En 2009 se exportaron a Venezuela confites por US$42,6 millones (25,1%); a Estados Unidos, US$19,5% (11,5%); a Perú, US$17 millones (10%) y a Sudáfrica, US$11,9 (7%). El cambio es relevante si se compara con las estadísticas de exportaciones previas a 2007, cuando al mercado venezolano se exportaban cerca de US$80 millones, según Proexport.

Para la industria nacional, los bombones, caramelos, confites y pastillas son los productos de mayor demanda externa, con una participación de 72,9% y ventas por US$174 millones. Chicles y demás gomas de mascar recubiertas de azúcar representan el 15,1%, con ventas por US$25,7 millones. Estas exportaciones se concentran en el Valle del Cauca, 77%; Caldas, 13,7% y Antioquia, 3,6%. El año pasado, 65 empresas exportaron a 89 países.

Dentro de las empresas que se destacan en el comercio con destinos inusuales están Aldor, Dulces La Americana, Súper de Alimentos y Colombina, entre otras. Diana Muete, directora de comercio exterior de Dulces La Americana, cuenta que tienen negocios con países como Liberia, Kenia, Tanzania y Senegal, que demandan confitería dura, donde el producto estrella es el Bigbom XXL, una chupeta rellena de chicle. Dubai, Yemen y Jordania también aumentan sus pedidos a un ritmo de 10% anual. "Siempre hemos sido buscadores de nuevos mercados, asistimos a ferias internacionales y hacemos contactos con los confiteros más importantes, tanto de África como de Asia. En Medio Oriente ya tenemos un vendedor árabe que nos representa".

Hoy, para esta compañía bogotana Sudáfrica representa el 40% de su mercado de exportación. "Allí se reemplazó lo de Venezuela, adonde dirigíamos en 2007 el 20% de nuestras exportaciones, por más de US$1 millón, cifra que se desplomó el año pasado y cayó a US$200.000", comenta Muete. Esa empresa reportó en 2009 ventas totales por $30.000 millones, de los cuales el 60% provino de las exportaciones a África y el mercado árabe. "Este año esperamos crecer 15% por esta diversificación. Nuestros productos gustan por la variedad, precios favorables y calidad", señala.

Pero abrir nuevos mercados no es una tarea sencilla. La ruta que están trazando los envíos de ganado en pie, la mantequilla, la leche en polvo y los dulces colombianos en mercados grandes y hasta ahora desconocidos como el africano y el asiático, evidencian que para diversificar solo se requiere dar el primer paso. Luego hay que demostrar capacidad, pues una vez se 'endulzan' nuevos clientes hay que estar listos para atenderlos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?