| 5/27/2005 12:00:00 AM

La disputa aérea por España es a otro precio

Una demanda represada que exigía volar más barato entre Madrid y Bogotá, motivó la llegada de nuevos operadores tras este mercado étnico que hasta hace poco controlaban sin problemas Avianca e Iberia.

El hecho de que por lo menos 350.000 colombianos vivan actualmente en España y de que un gran porcentaje de ellos haya legalizado su situación, despertó una de las más tenaces disputas por el mercado étnico que se moviliza entre los dos países. Luego de que Avianca e Iberia se repartieron casi por mitades esta ruta, una de las más rentables para la primera pues representa el 15% de sus ingresos operacionales (unos US$39 millones anuales), llegaron otras dos empresas a disputarse la intención de vuelo de los colombianos. Se trata de AirMadrid y Air Plus Comet, consideradas aerolíneas de bajo costo, que entraron con tarifas hasta US$300 por debajo de las tradicionales.

Antonio López, experto en turismo del Instituto de Empresa, de Madrid, explica que esta apertura, "a la que por muchos años se opuso el gobierno colombiano para proteger a su ex aerolínea nacional", se había demorado. Según el investigador, la creciente demanda de una población que exigía este servicio mucho más barato, motivó a los nuevos operadores a ir tras este mercado étnico que ha crecido de manera acelerada. Mientras que en 1992 volaron entre España y Colombia 74.435 pasajeros, en 2002 lo hicieron 203.566, en 2003, 220.517 y en 2004 257.886. "Ahora, literalmente, todo es a otro precio. Gracias a la competencia, un gran número de colombianos está viajando por primera vez, desde su llegada, a su país natal para visitar a sus familiares. Al mismo tiempo, muchos otros están viajando por primera vez a Europa y España", sostiene López.

De hecho, uno de los efectos más importantes de esta competencia que se desató con la entrada de Air Madrid, en junio del año pasado, y el aterrizaje de Air Plus, en mayo del presente, es la bajada de precios. Antes de que llegaran estos nuevos operadores, viajar entre España y Colombia costaba en la tarifa más económica entre US$900 y US$1.200, mientras que ahora se consiguen pasajes ida y regreso a US$669, US$599 y hasta de US$300, como el que acaba de lanzar Air Madrid en la clase turista para mayo y junio, siempre y cuando se vuele con un acompañante y la fecha máxima de regreso sea el 28 de junio. Avianca, por ejemplo, no solo amplió la disponibilidad de tarifas económicas sino que lanzó una tarifa en clase turista de US$669.

Isabel Patricia Orozco, gerente de Air Madrid en Colombia, sostiene que la compañía decidió entrar en este mercado al ver que los vuelos de Avianca e Iberia reportaban ocupaciones del 82%, lo que representa una buena oportunidad de negocio. Explica que cuando los aviones salen tan llenos es obvio que a los usuarios se les dificulta conseguir tiquetes y se hace necesaria una mayor oferta. Otro hecho que también llamó la atención de la compañía española, es que las tarifas de Avianca e Iberia siempre fueron muy similares y sobredimensionadas, como si hubiera un acuerdo previo al respecto. Pero esta versión fue rechazada de plano por las dos compañías. "Si se han dado coincidencias es producto del mercado, pues le recuerdo que es la Aeronáutica Civil la que autoriza las tarifas", refutó José Luis Díaz, gerente de Iberia en Colombia.

Sin embargo, Avianca siempre ha argumentado que el mercado entre los dos países está sobreofertado, lo que según la aerolínea ha llevado a que algunos operadores ofrezcan precios por debajo de los costos. "Esta situación es preocupante para Avianca, dada la vulnerabilidad económica de la empresa frente a la solidez financiera de las líneas europeas que cuentan con el respaldo y los subsidios de sus respectivos gobiernos", sostiene la compañía. Según sus cálculos, durante el presente año, el mercado a Europa crecerá apenas en 9%, mientras que la capacidad ofrecida en la ruta para el primer trimestre aumentó en 35% con la entrada de Air Plus. De igual manera, advierte que las rutas intercontinentales requieren ocupaciones cercanas al 80% para ser rentables.

En respuesta a estas afirmaciones, AirMadrid sostiene que en su caso la rentabilidad está asegurada con una ocupación del 70%, pues vuelan con aviones modernos que llevan muchos más asientos y gastan menos combustible, lo que no sucede con los de Avianca. "Si quieren ser igual de competitivos, deben poner una flota más moderna y que esté a la medida del mercado", sostuvo Orozco. Para la ejecutiva, la ocupación promedio de sus aviones en los últimos meses ha sido del 90%, lo que refleja que sí había una demanda represada.

AirMadrid vuela con AirBus A330-200 y A340-300 con capacidad para 298 pasajeros, mientras que Air Plus lo hace en B747 con capacidad para 325 personas. No obstante, Avianca defiende su flota. Sostiene que la ruta es operada en aviones Boeing 767, similares a los que utilizan American Airlines, KLM, Alitalia, United, Air Canada, LanChile, Varig, British Airways, Delta y Continental, entre otras. "Tal operación está certificada por la European Aviation Safety Agency, EASA, entidad que certifica y avala la operación de las empresas desde y hacia Europa. Igualmente, estas aeronaves, de matrícula estadounidense, están avaladas por la Federal Aviation Administration, FAA, autoridad reconocida mundialmente por su rigor en el control y vigilancia de las operaciones aéreas originadas o con destino hacia Estados Unidos".

Aunque el número de frecuencias sea equitativo, para Avianca el hecho de que la competencia tenga aviones mucho más grandes hace que las aerolíneas españolas movilicen muchas más personas y por tanto se genere un desequilibrio de 3.193 sillas semanales, lo que equivaldría a 18 frecuencias adicionales.



Las jugadas

En medio de esta dura disputa comercial, cada aerolínea intenta hacer sus propios goles y deshacer los de su competencia. AirMadrid, por ejemplo, trató de volar directamente entre Madrid y Bogotá mediante un convenio de códigos compartidos con AeroRepública, que le fue negado por la Aerocivil, porque la compañía colombiana no contaba con los mismos recursos técnicos que la extranjera. Sin embargo, en junio de 2004 logró volar entre Madrid, Cartagena y Bogotá aprovechando una cláusula del acuerdo aéreo entre Colombia y España, la cual otorga tres vuelos semanales a la empresa española que promueva el flujo de turistas extranjeros hacia La Heroica, San Andrés o Santa Marta. No obstante, AirMadrid reconoce que el propio presidente Uribe intervino para que la Aeronáutica Civil les quitara la doble parada en Cartagena. Pero no contentos con esto, ahora abogan para que les autoricen la entrada directamente por Bogotá, saliendo por Cartagena. Avianca, por su parte, se opone rotundamente a esta pretensión alegando que el verdadero interés de AirMadrid es competir por el tráfico étnico existente en la ruta Madrid-Bogotá-Madrid, y no incrementar el turismo hacia Colombia.

Air Plus, por su parte, que comenzó operaciones en mayo, sí logró que la Aerocivil le aprobara un acuerdo de códigos compartidos con AeroRepública, lo cual le permite volar directamente entre Madrid y Bogotá. Esto tiene con los pelos de punta tanto a Avianca como AirMadrid, que anunciaron demandas por considerar que se trata de un acuerdo virtual que no reúne los requisitos legales, como el de que ambas aerolíneas tengan una infraestructura similar. María Eugenia Rey, gerente de Air Plus en Colombia, dijo al respecto que los argumentos de sus competidores fueron desvirtuados durante la audiencia pública en la que, junto con AeroRepública, sustentó el proyecto y que por eso recibió la aprobación de las autoridades de aviación tanto colombianas como españolas, a las que corresponde aplicar e interpretar el convenio aéreo que regula la operación entre los dos países. "Eso es potestad de los gobiernos y no de los competidores. De todas maneras, debemos recordar que el acuerdo que firmamos con AeroRepública no solo corresponde a los modelos tipo en la industria, sino que incluso tiene cláusulas idénticas a las de muchos acuerdos que Avianca ha firmado con otras aerolíneas y que le han sido aprobados", sostuvo la ejecutiva.

Avianca, entre tanto, no se queda atrás y ya está promocionando vuelos directos entre Cali y Madrid, gracias al acuerdo de códigos compartidos que firmó con Iberia. Con bombos y platillos, está anunciando que desde el próximo 3 de junio se convertirá "en la primera y única compañía" que ofrecerá vuelos directos y sin escalas desde Cali a la capital de España y de regreso. La nueva ruta tendrá dos frecuencias semanales, los martes y viernes. Además, prevé la posibilidad de un vuelo directo desde alguna ciudad del Eje Cafetero a Madrid. Sin embargo, para AirMadrid, Avianca no puede operar la ruta Cali-Madrid porque no está contemplada en el convenio bilateral. "Las nuevas frecuencias se fijarán por consulta de las autoridades aeronáuticas. Eso significa que si Avianca va a operar ese trayecto, tendrá que renegociar el convenio bilateral, lo que no se ha hecho", explicó Orozco. Sin embargo, Avianca sostiene que la ruta Cali-Madrid sí está contemplada en el actual acuerdo, según consta en el acta final de la reunión de consulta realizada el 7 de junio de 2001.

Pero la competencia apenas comienza. Y todo parece indicar que sí hay cama para tanta gente, pues según Antonio López, del Instituto de Empresa, de Madrid, pese a que los nuevos operadores están volando con ocupaciones que superan el 80%, los aviones de Iberia y Avianca siguen saliendo llenos. "Se está creando el hábito de poder viajar que antes no existía. Y es ahí donde se ha generado un nicho nuevo en este mercado bilateral", sostiene.

Entre tanto, AirMadrid y Air Plus Comet coinciden en que el mercado les está dando la razón a sus estrategias de precios bajos. "En este momento, ya estamos por encima del punto de equilibrio y tenemos todas las intenciones de seguir en el mercado y de tener una operación a muy largo plazo", sentenció María Eugenia Rey.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?