| 6/20/2008 12:00:00 AM

La apuesta Suiza

Después de casi cuatro décadas de ausencia, la marca IWC regresa al país. El reto: dinamizar el mercado de la relojería fina.

En los 70, la familia Kling, dueña de la joyería Bauer, tenía una oferta anual para el país de cerca de 40 piezas de relojería de la marca IWC, una de las más prestigiosas del mundo y registraba gran demanda. Pero IWC se retiró del mercado porque no tenía la suficiente oferta para satisfacer la demanda mundial.

Los suizos sólo fabrican 50.000 piezas al año para todo el mundo y son selectivos con los países a los cuáles llevan su marca. Cuatro décadas después, regresaron porque ven a Colombia como uno de los destinos más atractivos de América Latina. Como ellos, más de una marca está haciendo su apuesta en el país.

El éxito que obtuvo Bauer en su momento con esta marca lo llevó a negociar con el Grupo Richemont (dueño de IWC desde 2001) la distribución exclusiva de la marca en Colombia. Esto implica destinar un presupuesto de inversión que supera los US$300.000 para la exhibición, promoción y distribución de los productos. Pero en un mercado cada vez más competido, ¿podrá Bauer replicar el fenómeno de aceptación que tuvo hace unos años con esta marca?

Las apuestas apuntan a que sí. "El consumidor de relojería en Colombia es muy refinado. Hay un alto número de coleccionistas de las mejores marcas y un amplio conocimiento sobre lo que significa tener un buen reloj", dice Ricardo Kling, gerente de Bauer.

Sin embargo, este sector también se ve afectado por la presencia asiática, el contrabando y la falsificación de productos que se venden por debajo de los precios oficiales de las marcas.

Rolex, Chopard, Patek Philippe, Porsche Design, Audemars Piguet, Tommy, Eterna, Longines y Orient, luchan contra el contrabando y dan la 'pelea' en el mercado.

Las crecientes inversiones publicitarias dan cuenta de ello. Según Ibope, mientras en el primer trimestre de 2006 las marcas de relojes invirtieron $476,7 millones en publicidad en medios impresos, la cifra aumentó en el primer trimestre de este año a casi $800 millones.

El representante de IWC para América Latina, Máxime Ferté, manifestó que Colombia merece mayores esfuerzos en inversión y en buena oferta de relojería. "Por eso estamos de nuevo aquí. América Latina representa un 5% de la producción mundial de IWC y Colombia figura como uno de los países más representativos de la región para nuestro objetivo de posicionar la marca", dice.

Aunque no se tienen estadísticas exactas, los empresarios calculan que en Colombia se venden 40.000 piezas importadas al año, y Orient Colombiana representa cerca del 50%.

En el caso de las marcas suizas más costosas, cuyo valor está entre los US$5.000 y los US$50.000, Ricardo Kling comenta que registra un incremento anual de cerca de 20%. En el año 2000 se vendían menos de 100 piezas y actualmente este mercado llega a 300 piezas en promedio.

La tendencia es hacia una competencia cada vez más reñida y con una oferta muy selectiva, donde el tiempo será el único encargado de mostrar si verdaderamente Colombia tiene el potencial que los empresarios están esperando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?