| 4/4/2014 3:10:00 PM

Juegos de poder

El 20 de mayo de 2013 el canciller holandés Frans Timmermans sorprendió a los seguidores del informe anual Google Zeitgeist –que recoge lo más destacado del pensamiento mundial– cuando al referirse a la situación política que vive Europa hizo una analogía con la serie de televisión Game of Thrones.

Timmermans utilizó siete citas de la serie –que en su opinión es la metáfora que mejor captura el espíritu de la época actual–, entre ellas la famosa frase “The winter is coming”, quizá la expresión más conocida por los seguidores de la serie que debutó en el canal de televisión HBO el 17 de abril de 2011.

Aunque está recreada en paisajes fantásticos y en tierra de dragones, Game of Thrones ha logrado cautivar al público con temas actuales como la pobreza, la crisis política, la religión, la guerra, la lealtad y el sexo, entre otros. La serie está basada en la saga Canción de hielo y fuego, del escritor estadounidense George R.R. Martin, quien ha publicado cinco libros de una saga planeada en siete tomos.

La historia narra los conflictos por el poder que libran varias familias nobles del reino de Westeros, quienes buscan quedarse con el Trono de los Siete Reinos –representado por una silla con espadas–. Los protagonistas luchan a muerte apelando a la intriga, el sexo y la violencia para lograr sus objetivos. Esto lleva a que los personajes sean buenos y malos, revelando lo mejor y lo peor de la condición humana. A diferencia de otras series, en cada temporada de Game of Thrones mueren algunos protagonistas y la historia se vuelve cada vez más compleja con la lógica de que “todo puede empeorar”.

El estreno de la cuarta temporada, en el canal pago HBO, está programado para el 6 de abril y, en la antesala, crece la expectativa entre los fanáticos por el desenlace de esta historia que mueve millonarias cifras y bate récords.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?